19/10/15

Un partido sin afiliados es un partido sin alma. Un partido que no cuenta con sus afiliados, es un partido vacío.

Me da mucha pena ver cómo afiliados al Partido Popular, que pusieron el hombro en muchas y diversas situaciones, son olímpicamente dejados de lado, contando solo con ellos para llenar autobuses, actos, ir de interventores y apoderados en elecciones, y se acabó. 

Un partido sin afiliados es un partido sin alma. Un partido que no cuenta con sus afiliados, es un partido vacío. 

¡Qué lástima! 

Los afiliados no podemos permitir que nuestro partido siga siendo un partido anémico, sin personas de peso que puedan discrepar libre y abiertamente de una decisión de la cúpula del partido. No podemos permitir que se sigan nombrando Presidentes y Candidatos por el sistema del dedazo. El Partido Popular es el partido de todos sus afiliados, y como tal, tenemos y debemos poder tomar decisiones en el seno de nuestro partido. 

No debemos permitir que se siga con el desprecio a quienes son el alma y cuerpo del Partido Popular, sus afiliados.  

Para terminar con esta crisis política, moral y de corruptela que vivimos, el Partido Popular necesita una regeneración, y esta debe ser liderada por las bases del partido. Debemos exigir poder tener decisión y un partido más abierto y trasparente. Mientras que todo siga igual y nada cambie, los palos en forma de resultados electorales seguirán llegando. Llevamos cinco palos seguidos en forma de resultado en urnas con una perdida de votos descomunal. Veremos el 20 de Diciembre, pero pinta en bastos, ya que los cambios prometidos por el Presidente del Partido tras el batacazo de las Municipales y Autonómicas se hacen esperar, que digo que se hacen esperar, que no se harán. 

La regeneración debe comenzar por la apertura del partido y con primarias. Si el Presidente piensa que realizando actos elitistas, donde únicamente su círculo más cercano y dirigentes varios, pueden asistir, comete un error de tamaño desproporcionado.


No hay comentarios: