4/9/15

Las primarias aseguran que elegimos el mejor candidato


PAPELETA ELECTORAL A LA ELECCIÓN DE PRESIDENTE Y REPRESENTANTE EN EEUU. 


En EEUU no tampoco tienen listas cerradas, como las tenemos aquí. El presidente, cada senador y cada representante esta elegido directamente de los votantes de su país, estado o distrito. 

Por eso, y poniendo las legislaturas de Obama como ejemplo, ha realizado dos grandes campañas electorales, centradas mucho en las redes sociales, pero a la misma vez había campañas más pequeñas en todos los estados y distritos del país y eso obliga los congresistas tener una relación estrecha con su circunscripción porque son sus votantes y sin ellos no volverán a Washington.

Independiente de que si cae bien o no al presidente de su partido, tienen que ganar su propia elección en su estado o distrito. Eso explica porque el Presidente Obama tiene que negociar con los congresistas Demócratas y Republicanos para que voten por la legislación que quiere que se apruebe porque no están obligados a votar con nadie. De hecho, es común verles cruzar a votar con la mayoría del otro partido y muy raro, si no imposible, un voto que es 100% dividido por partido, algo imposible e impensable en España, que es todo lo contrario. Al que vota en conciencia, le sancionan por romper la llamada "disciplina de voto", quedando patente que no son representantes de los ciudadanos y sí del partido en cuestión y más concretamente del líder de turno que decide ponerles a dedo en una lista electoral o dirigiendo el partido en una Comunidad o un Municipio. Estamos a años luz democráticamente hablando de EEUU.

Las primarias sirven como ejemplos muy claros de cómo un sistema presidencial resulta en dos partidos que incluyen una diversidad de ideas y candidatos.

En EEUU, los partidos existen para cazar y desarrollar talento; formar y apoyar equipos de campaña; captar y distribuir financiación; organizar primarias, y mantener una estructura de activistas y líderes en todos los estados. Aunque lidera el partido, Obama no es el presidente del partido sino Tim Kaine, exgobernador de Virginia y aunque Michael Steele es el presidente del Partido Republicano eso no significa que es el líder de la oposición como aquí en España. 

Entonces, cuando están en las primarias presidenciales, el papel del líder del partido es fomentar un proceso justo que da una oportunidad igual a todos los candidatos para que los votantes pueden elegir el mejor. En 2008, Howard Dean, el presidente del partido entonces, tenía que mantener neutralidad para garantizar eso. Normalmente, sabemos quién es el candidato con los resultados del Super Tuesday, pero nada de 2008 fue normal, entonces, tuvimos este proceso tan alargado.

Las primarias presidenciales en EEUU son distintas a las primarias para otros cargos políticos porque en las presidenciales, están votando para seleccionar la distribución de votos de los delegados a la convención nacional. En otras primarias, es un voto directo que se gana directamente con una mayoría (en algunos estados hace falta un mínimo porcentaje, pero no vamos a complicarnos tanto). Nadie va a olvidar la primavera de 2008 y la cuenta de votos delegados. 

Hay dos argumentos que he oído repetido a favor de convocar las primarias: (1) es una forma de aumentar la participación en el proceso, haciéndolo más Democrático y (2) atrae la prensa. Este argumente simple muestra una vista muy idealista de las campañas primarias mostrando una falta de conocimientos y experiencia.  Cualquier responsable de una campaña primaria debe tener una idea mucho mas compleja del este proceso y entrar en el con sus ojos bien abiertos.

Las primarias representan una forma de animar el voto pero un voto especifico de los mas dedicados a seguir la política y sus partidos. Para ganar unas primarias hace falta animar el voto de la base del partido, algo que suele obligar los candidatos jugar hacia la izquierda o derecha de sus respectivos partidos. En general, el proceso de primarias produce candidatos más alineados con la base de sus partidos.

El objetivo de las primarias es desplazar del poder corrupto a los barones de los partidos hacia y desplazar este poder hacia los ciudadanos y, a pesar de las dudas sobre el sistema, es un éxito en todos los países donde se realiza, pues el elegido es el preferido entre los militantes y las bases de sus partidos: En EEUU por ejemplo, ya que he centrado mi artículo allí efectivamente, los partidos políticos Americanos tienen menos poder que antes y se puede argumentar que Barack Obama nunca hubiera llegado a la presidencia sin fuera una sistema de “dedazo” en vez de unas primarias. 

Los detractores de las primarias hablan del desgaste de los candidatos, la tendencia de hacer una “show” para la prensa y la falta de conocimiento adecuado entre los ciudadanos para poder elegir el mejor candidato. Otros opinan que el proceso de las primarias aseguran que elegimos el mejor candidato posible. 

Desde mi punto de vista,  es un paso crítico y un avance democrático, pues implica a los militantes del partido en el proceso hacia la elección general y hará que, tanto prensa, simpatizantes como ciudadanos estén pendientes de este proceso, porque no podemos olvidar que los partidos políticos y los políticos, sin los votantes, no ganan..





No hay comentarios: