22/9/15

Las peores primarias es no tener primarias.

 Las primarias ni dividen ni generan radicalismo. La introducción de elecciones primarias no genera posiciones más extremistas ni dividen. Al contrario, las primarias generan presión para que se produzca convergencia en ideologías y moderación.

Las elecciones primarias son el proceso por el cual los afiliados a un partido eligen a sus nominados (o a sus líderes) que posteriormente se presentarán a las elecciones. La evidencia empírica muestra que las elecciones primarias han fomentado la competencia. Las elecciones primarias favorecen la competencia dentro del partido.

Un candidato es bueno cuando satisface en mayor medida a una gran fracción de los afiliados. Para ello, o bien el candidato mantiene una ideología cercana a la media de los afiliados, o bien el candidato es valorado como muy competente por los afialidos o ambas.

La competencia en las elecciones primarias mejora el grado de responsabilidad adquirido por los candidatos y mejora el grado en que los candidatos representan al partido y a sus afiliados.

Varios países han mostrado un interés creciente en incorporar los procesos de primarias a sus partidos políticos: Dinamarca, EEUU, Alemania, Francia, Finlandia, Grecia, Italia, Israel, Japón, Noruega y Reino Unido han incorporado elecciones primarias para elegir a los líderes de sus partidos políticos.

El país de referencia es Estados Unidos debido a su larga trayectoria y experiencia en este tipo de elecciones. De hecho, desde sus inicios, estos procesos han sufrido importantes modificaciones, y algunos estados como California o Alaska acaban de aprobar sendas reformas en 2010 y 2011 respectivamente.

En unas primarias votan aquellos ciudadanos que están registrados y afiliados a dicho partido. En términos de los incentivos que tienen estos votantes a la hora de elegir un nominado podemos pensar en los siguientes comportamientos:

• Voto sincero. El votante opta por su candidato más preferido valorando tanto su cercanía ideológica como su carisma o competencia.

• Voto estratégico. En este caso, el votante opta por aquel candidato que tenga más opciones de ganar al nominado del partido rival. Un votante, entonces, puede primar su voto hacia un candidato más centrista, o hacia otro que es considerado como más competente o más carismático siempre que dicho candidato tenga más opciones de ganar las elecciones generales.

La democracia se materializa en reglas concretas de votación. Hay que estudiar y analizar con rigor dichas reglas para garantizar el pleno funcionamiento de una democracia.

Los procesos de primarias son cruciales para elegir buenos candidatos. Al igual que la competencia entre empresas contribuye a que las empresas innoven, la competencia en el proceso de nominación de un candidato contribuye a la creación de nuevos discursos y a la propuesta de medidas políticas más convincentes para el electorado.

Las peores primarias es no tener primarias.

Firma el compromiso primarias.

Yo pido primarias

No hay comentarios: