29/9/15

En el PP urgen los cambios internos: Sin regeneración, imposible.

Como ya expuse por redes sociales la misma noche del batacazo que se dio mi partido en Cataluña... Andaluzas, Europeas, Municipales, Autonómicas, Catalanas... batacazo tras batacazo hasta el batacazo final.

Aznar, siempre Aznar, parece ser el único que entiende y sabe leer los resultados electorales. Cinco batacazos y la dirección Nacional de mi partido sigue sin escuchar los mensajes que le envían sus votantes y sus afiliados.

Cuando escucho a los líderes nacionales hacer balance de lo que ocurren en cada una de las elecciones, perdonarme, pero me da la risa floja. 

Rajoy ha apostado por el tancredismo y la auto-complacencia. Tras una reunión con la cúpula del partido (un circulo cerrado nombrado por él mismo) se mostró convencido de que él mismo sigue siendo la mejor opción del PP de cara a las legislativas de 2015... y lo que opinen los afiliados, ¿para que? Eso sí, hay que tirar de los afiliados para cubrir mesas electorales con interventores, apoderados y para llenar actos, pero su opinión no importa nada.

El atrincheramiento político en toda regla que protagoniza no entusiasma nada ni a los votantes ni a los afiliados,  que necesitan ahora más que nunca un líder capaz de afrontar la situación con realismo. A Rajoy más le valdría empezar a plantearse abordar algunos cambios en el partido, cambios de calado empezando por introducir las primarias abiertas en la elección de sus candidatos.

Está visto y comprobado que únicamente el cambio de caras a dedo no sirve. Véase Albiol como último de los ejemplos. Hay que involucrar a los afiliados en las tomas de decisiones y, sobre todo, en la decisión de quien quiere que les represente. El Partido Popular necesita cambios de funcionamiento profundos si quiere seguir representando al centro derecha español. 

Si hay algo evidente es que en mi partido, tras cinco batacazos, siguen sin aprender. Los votantes del PP, elección tras elección, llevan mandando un mensaje muy claro a la cupula nacional del Partido Popular expresando alto y claro, con votos, que quieren que el partido cambie, de que la forma que actualmente están haciendo política y llevando el partido no es la que quieren sus votantes y afiliados, pero es que, reitero, parece que no aprenden.

No hace falta que salga encuesta alguna del CIS para saber lo que está pasando en el PP. Cualquiera que respire la calle y hable con los afiliados con un poco de atención tiene idea clara de que todo el mundo echa pestes. Pero los lideres nacionales no se enteran.

Vivimos en una época en la que las decisiones no pueden tomarse sin contar con los ciudadanos. No estamos en el Siglo XX, estamos en el XXI y los ciudadanos son democráticamente maduros. Yo no estamos en la transición, en política hay que conocer bien el territorio en el que se deben mover los políticos y hacer que su partido se mueva y avance a la par que la sociedad. Pero en la dirección nacional de mi partido no se enteran. 

Pero hay una cosa clara, en la sociedad actual, fracasa el que no atiende ni entiende.

El Partido Popular necesita una regeneración, no solo en caras, si no en su modelo interno de funcionamiento. La dirección nacional del PP no puede, ni debe caer en el error de seguir realizando política igual que se hacia en el siglo XX. Las circunstancias han cambiado y la sociedad también. El ciudadano demanda más información, más participación, más cercanía y más trasparencia. Y, como no puede ser de otra manera, el afiliado al PP , como ciudadanos, también. 

Es un error grave de la dirección nacional no regenerar el partido abriéndolo a sus bases y seguir manteniéndose tan alejados de los afiliados, sin contar con ellos más que para los actos y para las mesas electorales.

Pero parece ser que todo seguirá igual.... hasta el batacazo final.
 


1 comentario:

El Abuelo de Los Ángeles dijo...

Pedro, cada día admiro más tu valentía en exponer tus ideas con las que estoy completamente de acuerdo. Ya veremeos cuando llegue Diciembre como nos vamos a reir. A algunos nos ha costado la calle pero......Un abrazo.