2/9/15

El mal funcionamiento interno de los partidos pasan factura a España.

Los partidos políticos en España funcionan muy mal. Esta afirmación es repetida hasta la saciedad por la sociedad española. No hay ciudadano al que se le pregunte que hable bien del funcionamiento interno de los partidos políticos en España, y esto perjudica, y mucho, a España como país.

Una cosa es cierta. A día de hoy, los grandes partidos funcionan mal. No quieren modificar la Ley Electoral, cambian sus estatutos al antojo de la dirección de turno para, por ejemplo, distanciar el tiempo de los Congresos. Tienen inutilizados los órganos internos y las cúpulas, no elegidas por los afiliados, son las que eligen la dirección y los que colocan en listas electorales o cargos públicos. El resultado:Dudo que los cuadros y afiliados estén satisfechos con la dirección de sus partidos en este momento. 

Y todo esto tiene un motivo. La falta de reglas. 

En España hay que aprobar leyes de partidos como en Estados Unidos y Alemania. O como en Gran Bretaña, que tiene una ley de partidos implícita. En Alemania se hace y en Estados Unidos hay un sistema legal de primarias

En Alemania, por ejemplo,  la ley de partidos establece congresos cada dos años y unas normas de funcionamiento de los órganos de control internos y los sistemas de votación. La ley alemana establece que los candidatos deben ser elegidos por los afiliados en primarias. Y es importante también en Estados Unidos la absoluta transparencia: en la web de cualquier partido están los estatutos y normas de funcionamiento interno y las composiciones de los órganos.

Conozco muchos políticos que están deseando que esto se lleve a cabo, pues es una forma de salir de la imagen pública que tiene ahora la política, que no quieren que les abucheen. Hay que pedirles que tiren de sus direcciones para hacer una ley que obligue a los partidos a sistemas de votación internos.

Las primarias pueden ser abiertas o solo con los afiliados, pero lo fundamental es que lo organice el Estado por medio de una Ley. Que se integren en las elecciones a cargos públicos, como acaba de hacer el Partido Democrático italiano: un candidato frente a otro. Si son cargos internos, obviamente los militantes, pero que se regule en la ley electoral y que las semanas iniciales desde la convocatoria se cambie ese sistema tenebroso de cooptación interna por una votación. Pero que existan las primarias, que funcione la democracia interna. Un Afiliado un voto.ç

Existe un grave problema en la calidad de los políticos. Encima, si discrepas de la dirección, te sancionan o expulsan, y si eres cargo y votas en conciencia te sancionan por eso de la disciplina de voto.... como quien te coloca es la dirección del partido y no los afiliados..... pues ya se sabe. 

Si el mecanismo sigue siendo que las direcciones seleccionan a quienes entran en las listas y los órganos internos siguen inoperantes iremos a peor.

Por primera vez hay muchos políticos conscientes de esa situación. Si no se producen cambios en breve, hay un ambiente para que se plantee una Iniciativa Legislativa Popular en este sentido. El país y los ciudadanos lo demandan y es urgente.





No hay comentarios: