24/7/15

La propuesta de reforma de la Ley Electoral se queda muy corta.

El Partido Popular, mi partido, ha presentado una propuesta de Reforma de la Ley Electoral para el ámbito municipal. Esta reforma es más que necesaria, pero la propuesta de mi partido, bajo mi punto de vista, se queda muy corta. Veamos.

La propuesta  pasa por otorgar una “prima de mayoría” a la lista que consiga el 35% del voto ciudadano, siempre que además se distancie de la siguiente candidatura en al menos cinco puntos. También incluye la realización de una segunda vuelta en caso de que sea necesario. Con esto se garantizaría que gobierne la lista más votada.


Esa misma asignación de concejales se producirá cuando una candidatura haya obtenido mayoría simple, haya superado el 30% de los votos emitidos en la circunscripción y se distancie al menos 10 puntos porcentuales a la siguiente. Los puestos no asignados a la lista mayoritaria se distribuirán entre las restantes listas en función de los resultados electorales.


En el caso de que no se den estos supuestos, se iría a una segunda vuelta electoral pero solo entre las candidaturas que hayan logrado al menos el 15% de los votos válidos emitidos en la circunscripción, “quedando expresamente prohibidas las coaliciones o uniones de candidaturas”.
Las candidaturas que no hayan obtenido por lo menos el 5% de los votos válidos emitidos no serán tenidas en cuenta.
Hasta aquí podría estar de acuerdo, pero se queda muy corta, ya que, al ser una propuesta para el ámbito municipal, dejan de escuchar las más que clamorosas peticiones de los ciudadanos para que se desbloqueen las listas electorales.
El desbloqueo de las listas electorales, sobre todo en el ámbito municipal, como es el caso de esta propuesta de reforma de la Ley Electoral que propone el Partido Popular, mi partido, haría que, entre otras muchas cosas, se recuperara la confianza en el político, pues el vecinos podría votar a la persona que tenga o se gane su confianza, y no a una lista cerrada impuesta por un partido. 
En el momento de la votación, actualmente,  el elector no vota a ningún candidato concreto, sino a una lista cerrada y bloqueada de candidatos que previamente ha sido diseñada por el partido político preferido. 
El concepto de representación entendido como una relación principal/agente se vuelve aún más difuso, el representado no tiene capacidad para elegir a su representante, sino que otorga un poder a un tercer actor, que es quien decide la persona que representará a ese votante. La falta de capacidad del votante para elegir a la persona que lo represente tiene la consecuencia más grave en la ausencia de mecanismos para premiar o castigar la actuación de un politico durante su mandato. 
El elector no puede culpabilizar a un representante concreto de la mala gestión realizada durante el periodo para el que fue elegido sin castigar a la formación política a la que pertenece. El votante no tiene, pues, la capacidad para castigar al mal político y a la vez votar por su opción política preferida. Como consecuencia de ello, el elector puede bien abstenerse o bien votar a su segunda fuerza política preferida. 

Se produce así una paradoja curiosa, y es que en un sistema democrático donde se persigue la mayor participación política, el propio sistema electoral podría estar promoviendo la abstención de los votantes. 


Además, el sistema de listas bloqueadas y cerradas convierte al partido político en el verdadero gestor de la representación política. La identificación del cabeza de lista con el Municipio no tiene por qué existir y el partido puede actuar de una forma estratégica para colocar a los candidatos que "más amigos séan del lider" en posiciones de salida con independencia del Municipio.

Se encuentran así situaciones donde personas con un contacto nulo o mínimo con el Municipio son colocadas por su partido como cabezas de lista . 


En definitiva, el establecer nuestro sistema electoral las listas cerradas y bloqueadas para elegir los políticos no sólo limita la capacidad del elector, sino que, sobre todo, puede fomentar el fenómeno de la abstención, al reducir el voto a la expresión de la preferencia ideológica y no permitir mecanismos de control de los candidatos ofertados por el partido político preferido. Una posible reforma electoral debería sin duda tener en cuenta estas consideraciones no sólo para mejorar el funcionamiento de la democracia, sino también para fortalecer la idea de representación política.


El uso de las listas cerradas y bloqueadas se adoptó como medida provisional en el RD-ley de 1977. En un principio, todos los especialistas en materia electoral coincidían en señalar que dada la inexperiencia del electorado español, las listas cerradas y bloqueadas facilitarían la labor educativa del electorado, así como colocaban a los partidos políticos en una mejor posición para liderar los primeros pasos de la vida democrática (Santamaría, 1977; López Nieto et al., 1977). Sin embargo, el sistema de listas cerradas y bloqueadas se perpetuó en la LOREG de 1985 y ha estado vigente hasta la fecha, produciendo los efectos que ya se han descrito.

Existen varias formas para corregir los efectos de las listas cerradas y bloqueadas. De hecho, casi todos nuestros vecinos europeos que tienen un sistema de representación proporcional, excepto Portugal, utilizan listas que ni son cerradas ni bloqueadas.


Yo defiendo la posibilidad de que las listas sean abiertas y desbloqueadas, pero lo que está más claro que el agua es la necesidad de una regeneración democrática comenzando por el inicio, por el principio, por la modificiación del sistema electoral y por una Ley que regule la elección de candidatos en listas desbloquedas para que podamos elegir real y directamente a los políticos que queremos que nos representen y cargos de los partidos políticos sean elegidos mediante el proceso de "Un afiliado, un voto" por parte de los afiliados en unas primarias reguladas por Ley.


Y, ojo, esta demanda es algo más que es un clamor entre la ciudadanía. Es una necesidad imperiosa, mucho más imperiosa si cabe, a nivel Municipal, donde los vecinos de un Municipio conocen y tienen cerca a los que les representan y quieren representarles.

No hay comentarios: