9/5/14

Opinar con criterio propio. Acercar los políticos a los ciudadanos.

No me considero un verso suelto en esto de la política de Alcorcón. Todo lo contrario. Sí de algo se me puede tachar es de que, tanto mi imagen como mi nombre van asociados a la gestión y a la defensa a ultranza de David Pérez. Y orgulloso. Se equivocan, y mucho, quienes piensen que soy el verso suelto del equipo de David Pérez. Lo que sí intento es tener cierto criterio lógico en las decisiones y, sobre todo y por encima de todo, escuchar y atender a los vecinos de Alcorcón, que es a quien nos debemos y parece que muchas veces se olvida.


Pero hay veces que si no se airea la ropa y se tiende para que se seque y se airee, la humedad puede generar artrosis galopante en cualquier organización, y sobre todo en aquellas que deben ser más transparentes y limpias que otras. Por eso mis opiniones, con los vecinos, en las redes sociales, en la radio y allí donde tengo oportunidad de expresarme, son tachadas de "incendiarias" o me califican de verso suelto en el PP de Alcorcón. Una gota en un océano, me decían unos afiliados.


Sí pienso, y creo que debe ser así, que dentro de los equipo, y más aún en los partidos políticos, existen diferentes tendencias y formas de pensar. Lo grande de un líder es saber aunar estas diferentes tendencias, como hace David Pérez. Pero, y aquí el segundo punto que hay que abordar, es importante que los afiliados puedan elegir a las directivas de su partido para ver el respaldo que pueden tener cada una de las diferentes opciones que hay en cada partido. Me gusta llamarlo "Congresos abiertos", donde los afiliados muestren su preferencia mediante sus votos en unos congresos organizados a tal efecto, para que represente al partido la opción mayoritaria. Ahí sí que, los afiliados, se sentirían representados por unas siglas y unas personas elegidas democráticamente por la mayoría de los afiliados. En ese momento comienza el trabajo del líder de aunar esfuerzos entre todas las tendencias para llevar al partido al mejor resultado.


Y esto no es ser un verso suelto. Esto es pedir única y exclusivamente, que se democraticen el funcionamiento interno de los partidos, tal y como nos obliga la Constitución Española en su artículo 6, el que dice y de forma literal:


  "Artículo 6
         Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos."


Un afiliado, un voto


El tercero de los puntos a tratar, por el cual también me critican y recibo ataques, es por pedir un cambio en el sistema electoral. Bien al sistema alemán, bien con listas abiertas. Los ataques provienen, normalmente, de esas personas que viven de la política desde hace muchos años y que, quizás, sus méritos con los vecinos no son suficientes para poder seguir en el noble arte de la política más tiempo, y necesitan de los aparatos de los partidos para subsistir y seguir en ella.


En Alcorcón tenemos un claro ejemplo de lo que pasa cuando hay listas abiertas. Últimas elecciones al Senado, donde las listas son abiertas. Cascallana, el ex alcalde de Alcorcón lideraba la candidatura del PSOE al Senado por Madrid. En Alcorcón fue el quinto candidato por número de votos, es decir, los tres primeros fueron los tres candidatos que presentaba el PP, la cuarta elegida fue la segunda candidata del PSOE y el quinto el señor Cascallana, quien, reitero, encabezaba la candidatura socialista. Y a esto es a lo que tienen miedo esas personas, políticas, que se dedican a la política de manera profesional, dependiendo, siempre, del aparato del partido y no de sus méritos con los ciudadanos.


Quizás, lo que le pasó a Cascallana, podría pasarles a ellos también y quedarse fuera. Los ciudadanos son inteligentes, y, a estas alturas, la madurez democrática está más que demostrada. Tratemos a los ciudadanos como personas adultas, y para ello, dejemos que elijan de forma libre y democrática. De no llevarse a cabo estas reformas en todos los partidos y en el sistema electoral, la democracia estará tocada, pues el representante político de los ciudadanos no será tal, ya que representan al partido político de turno por encima de los intereses generales de los vecinos. Y así, las cosas, no funcionan.


Con estas cosas que apunto creo que dejo clara mi postura y mi opinión. Pero eso no es ser un verso suelto, es simplemente, opinar con criterio propio e intentar poner mi granito de arena para acercar los políticos a los ciudadanos en un momento en que la desafección hacia lo que llaman la clase política está en un grado más que preocupante

No hay comentarios: