19/12/12

La secesión, un peligro para el pueblo español.

Nos levantamos hoy con una noticia desagradable. CIU y ERC llegan a un acuerdo de Gobierno en Cataluña y dentro del marco de ese acuerdo se encuentra la fecha para un referendum ilegal de secesión de Cataluña con el resto de España. 2014 es la triste fecha.

Desde multitud de estamentos de la sociedad civil se ha reaccionado ante el peligro que supone para España y el pueblo español que no se cumpla la ley y se pueda permitir que en Cataluña o País Vasco pueda celebrarse un referendum ilegal sobre la independencia de ambas Comunidades Autónomas del resto de España. Reacción que hace poco llenó la Plaza de Colón de Madrid encabezada por la Fundación DENAES, presidida por Santiago Abascal.

Pero vamos un poco mas allá.

Si lo miramos bien, el común múltiplo de un estado de bienestar y de un estado grande y competitivo en todos los niveles, ha sido, es y será el común múltiplo de la unidad de todos los estamentos en ese Estado. Desde el común múltiplo de la unidad en el sistema político que impera hasta el común multiplo de lo social.

Por el contrario, ese Estado existe y debe existir para cumplir y hacer cumplir las leyes y de esa manera facilitar el bien común necesario para una convivencia al mayor numero de habitantes de ese Estado.

Puede parecer esto un sonsonete que cualquiera que lo pueda leer piense que lo único que escribo es de sentido común, pero parece ser el menos común de los sentidos en temas de unidad de España, Constitución, Leyes, secesionismo...etc.
Desde estas líneas únicamente quiero expresar mi opinión y, porque no, ofrecer mi lucha, por un principio que considero superior en el ámbito político, económico y social: La Unidad de España.

No pueden, ni debemos permitir que puedan, que un grupo de personas se salten la ley a la torera, más cuando esa ley pone en peligro el estado de bienestar, la unidad de España y, porque no decirlo, ponen en peligro la democracia.

El Presidente Aznar ha dicho en estos días que sí se permite realizar ese referendum ilegal se estará permitiendo que se cometa una legalidad y por ende, se estará permitiendo destrozar la democracia. Estoy totalmente de acuerdo con el Presidente Aznar.

Personalmente pienso y creo que es hora de rehabilitar el patriotismo, es hora de no avergonzarse por ser y sentirse español, es la hora de ondear la bandera de la unidad de España, alejando, cuanto más mejor, a esos que falsifican la historia y son capaces de todo con tal de romper la unidad que tantos siglos hace de ella y tanto bienestar le ha traido a lo largo de la historia. Es la hora de ondear sin pudor ni rubor, la enseña nacional, la de todos los españoles, la roja y gualda. Sin más.

Gran parte de la progresía de este país enarbola la bandera del fanatismo contra quien llama las cosas por su nombre. La progresía y los secesionistas tienen algo en común: hacen creer que ser patriota, que querer a España unida y por ende y dentro de esa unidad, a todas y cada una de sus Comunidades Autónomas y sus pueblos, desde Melilla hasta Galicia, pasando por Madrid, Barcelona, Pais Vasco y Galicia... solo son los que ellos llaman nacionalistas españoles (fachas en terminos izquierdistas) y que los que amamos España en su unidad somos una mezcla de voceros fanáticos. Son los mismos que hacen creer que ser patriota es querer ver soldados por las calles como en los años 30 o 60.  Niego la mayor y me rebelo ante semejantes majaderias.
El pasado glorioso de la España unida sirve más bien poco. Quizas para escritores e historiadores que cuentan el pasado de nuestro país, desde los Reyes Católicos hasta la actualidad. Vamos que el pasado de nuestro país únicamente sirve para hacer un museo.
El patriotismo de las personas que creemos y defendemos la unidad de España debe tener unas raices fuertes que permitan al árbol de la fe en la unidad crecer con un tronco tan grande y fuerte que jamás puede ser doblegado por el huracan del secesionismo. Eso sí, ese árbol del patriotismo tiene que estar lleno de verdades e ideas constructivas.

Basta ya de mentiras secesionistas. Basta ya de humillaciones a España. Basta ya de ser considerados fachas. Despertemos! Quien miente en sus locuras independentistas, quien humilla una y otra vez a España como Nación, quien nos llama fachas por defender la unidad de España son personajes indeseables que no hacen más que el ridículo constante con sus calumnias cargadas de lecciones falsas de cultura cínica, falsa y casposa. 

Debemos mantener bien altas nuestras voces y, más que nunca, hacer de nuestra presencia en las calles y en la sociedad una constante. No olvidemos que muchos de los que se sirven de la unidad de España y de sus estamentos son estómagos agradecidos que ejercen puestos superiores y desde ahí desprenden su ira y su odio histórico hacia la unidad de España. Y lo que es más grave. Su charlatanería envuelta en falsedades históricas les ha servido para hacer dinero, pagado de todos esos que ellos desprecian.

Y voy un paso más allá. Los que somos patriotas y defendemos la unidad de España no podemos limitarnos única y exclusivamente a protestar contra los traidores que quieren romper la unidad. Debemos movilizar a la sociedad civil española para que aporten ideas constructivas que hagan encontrar la senda de la unidad a los que la han perdido, debemos estar presentes en foros, crear conferencias, realizar mesas redondas... es decir, participar y fomentar la unidad.
España es un gran país con unas raices de más de 500 años. España es bella en todos y cada uno de sus rincones. España es un país sólido por la solidez de las familias...  No caeré en la simplicidad de suponer que han fallado en esta etapa convulsa en la que la unidad de España está en peligro quienes la han representado y aun en algún caso represenándola bastante mal y fomentando el crecimiento del secesionismo.
Espero, creo y confío en que los que actualmente representan a España y por tanto tienen que cumplir y hacer cumplir la ley, así lo hagan. Medios legales para parar el secesionismo hay. De sobra. Basta recordar únicamente los artículo 155 y 8 de nuestra Carta Magna.

Ante una realidad secesionista como la que hay en Cataluña, con fecha, no cabe esperar de los que ostenta el honor de dirigir nuestra gran Nación, una respuesta rápida y contundente.

Con la unidad de España no se juega.

P.M.G.

1 comentario:

Anónimo dijo...

TOMA YA!..ARTICULO FACHORRO!.