21/11/11

Cascallana debería dejar la Secretaria General del PSOE en Alcorcón hoy mismo.

Es evidente: Enrique Cascallana ha perdido toda la credibilidad por parte de los vecinos de Alcorcón y debería plantear su marcha de la Secretaria General del PSOE en Alcorcón cuanto antes. Cuanto más tarde en marcharse, más se desquebrajará el PSOE, un partido que tienen en la sala de espera que lleva hacia la muerte política del mismo. Ya ocurrión en las elecciones al Senado en el 2008, cuando Cascallana sufrió un duro varapalo en forma de resultado electoral en Alcorcón a su candidatura para el Senado. Después llego la debacle socialista en Alcorcón en las Municipales, donde la candidatura socialista encabezada por Cascallana dejaba a su partido por los suelos.

En el día de ayer, año 2011, los vecinos de Alcorcón vuelven a dar la espalda a Cascallana, dejando a este por detrás, incluso, de su compañera de partido Isabel Pérez y a poco más de un centenar de votos de Costantino López, también compañero de partido político.

Ni que decir que la diferencia de votos entre el cabeza de lista del Partido Popular, Pio Garcia Escudero y el propio Cascallana no tiene parangón. Parece ser que los de fuera traen más confianza a los vecinos de Alcorcón que el señor Cascallana y todos los que dicen tener ADN alcorconero. Algo para hacerselo mirar.

La figura de Cascallana como política es la figura que evidencia un fracaso en la gestión del Ayuntamiento de Alcorcón. Pero este fracaso no es únicamente el fracaso de Cascallana. Es el fracaso de un equipo, el equipo de Cascallana, que es tan culpable como él del desastre de desgobierno que hemos tenido. Por lo tanto, si se marcha Cascallana, se deben marchar todos y abrir un espacio abierto al diálogo y a la regeneración.

Alcorcón no se puede permitir tener más Cascallanas en el Ayuntamiento. De mantenerse en el PSOE de Alcorcón este equipo de personas afines al cascallanismo, el PSOE se verá al final del abismo, en un tunel sin salida y en una guerra interna constante. Y para evitar esto hace falta abrir ese espacio de reflexión y diálogo. Tienen que regenerar el PSOE en Alcorcón y dar cabida a la entrada de aire fresco, joven, preparado y alejado de las políticas de Cascallana. Y no vale únicamente con cambiar las caras, hay que plantearse un giro en el rumbo del partido y de la ideología del mismo. Si siguen acercando al PSOE a posturas y postulados de extrema izquierda, el PSOE está condenado al ostracismo absoluto.

Cascallana debería marcharse ya. No valen excusas. No valen pegas. No vale nada. Vale la honestidad política.

Aquí os dejo las cifras del ridículo de Cascallana en Alcorcón en su candidatura al Senado.
Cascallana, quinto senador en numero de votos en Alcorcón.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo se andará , el poder de Cascallana se resquebraja, la gente se reune y los planes se perfilan

......YO.....lo digo. dijo...

Este pajaro H m P, no se va.

A no ser que le peguemos una patada en su augusto culo.

Yo gustosamente se la daria.

Es mas me encantaria, darle un punterazo en plena rabadilla.

Anónimo dijo...

Cascallana está blindado en el Senado...
Para eso vale el Senado, para blindar a gentuza que ha robado a mansalva.
Qué vergüenza de país!!