28/11/11

Alcorcón se «ajusta» al futuro

Austeridad, rigor, transparencia y servicio al ciudadano son los ingredientes principales del presupuesto de Alcorcón para el año 2012. El municipio, con una deuda heredada de los socialistas de 612 millones, camina hacia delante con drástico recorte de todo lo superfluo y con una reducción del gasto del 28,5 por ciento. Desaparecen las comidas y dietas de los concejales. Los almuerzos que realice el alcalde, a título institucional, serán de «menú del día».

Lo que está claro —tras la quiebra técnica municipal dejada por el anterior regidor, Enrique Cascallana (PSOE)—, es que hay que pagar la deuda de 612 millones de euros sin, por ello, mermar las prestaciones a los ciudadanos. Así, en el presupuesto para 2012, recientemente aprobado, 19 de cada 100 euros (26,2 millones en este ejercicio) son para el pago a entidades bancarias, proveedores e intereses derivados de tal deuda.

En números, el citado presupuesto supondrá 232,3 millones de euros en gastos consolidados y casi 253,4 millones en ingresos también consolidados. Pese a la crisis generalizada, 7 de cada 10 euros se destinan a gasto social y a dar servicios a los ciudadanos y 2 a la promoción económica.

Menos alquileres

Se eliminan las indemnizaciones por razón de servicio en concepto de manutención y desplazamiento del alcalde y los concejales y, además, se reduce un 65 por ciento el gasto de «órganos de representación». El actual regidor, David Pérez (PP), ha decidido comer de menú cuando se trate de almuerzos institucionales y, por ello, no entrarán servicios como vinacoteca, tabaco o bebidas alcohólicas.

La partida dedicada a estudios y comunicación social, gastos de campaña, publicidad y propaganda se reduce en un 68 por ciento, es decir, 465.200 euros menos que el ejercicio anterior. Sólo se contemplan, según fuentes municipales, las campaña dirigidas única y exclusivamente a la información al ciudadano.

En la optimización de recursos del programa «Administración del Patrimonio», específicamente en la partida de «arrendamiento de edificios», el presupuesto recoge una merma del 67 por ciento, fruto de la reubicación racional de algunos servicios del Consistorio en edificios de propiedad municipal y, por lo tanto, a coste cero.

El actual equipo frena la presión fiscal «para ayudar a los vecinos a superar la crisis», asegura David Pérez. Así, se han congelado impuestos y adaptado las tasas a su coste real. Incluso se han mejorado y mantenido beneficios fiscales, recuperando algunos que, como los referidos a familias numerosas, «fueron eliminados por el equipo municipal socialista» aseguran desde el Ayuntamiento.

Otra de las novedades es la creación de nuevas medidas para facilitar el pago de los tributos tanto a vecinos como a empresas del municipio. Ejemplo: el fraccionamiento en seis meses del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), el IAE (Impuesto de Actividades Económicas), o el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica.

Por último, se suprimen una serie de gastos «que no suponían un beneficio directo al ciudadano» como el pago a partidos políticos.

http://www.abc.es/20111126/madrid/abcp-alcorcon-ajusta-futuro-20111126.html

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y que pasa con Esmasa?

Es una verguenza que los mandos y personal que aprobaron el convenio único, ahora vayan pregonando lo bueno de un posible ajuste. Habria que haber tenido un poco de conciencia, de lo que suponia esa ruina...

Veremos si aceptan la bajada estas personas, al resto de personal no le quedara otra opción..

Anónimo dijo...

pues a esos mandos no le quedara otra que tambien tragar o que van hacer pues eso comerselo con patatas la bajada y si no pues que pidan la cuenta y punto.