6/6/11

Se terminó el peor Gobierno de la historia de Alcorcón.

No hace falta ningún esfuerzo para que, a día de hoy, paseando por Alcorcón y hablando con vecinos, comerciantes, asociaciones, etc. se eleven multitud de voces que juzgan y han sentenciado en las urnas,  al desgobierno Cascallana, calificandolo de desnortado, corto de miras, sin programa político ni ideas, incoherente, pragmático, oportunista, que no sabia lo que quería, que vivía al día, que sólo buscaba la foto, que únicamente buscaba permanecer en el poder, que hoy dice una cosa y mañana la contraria, que "maltrataba" a la oposición política... Tal descripción aplicada al Alcalde en funciones de Alcorcón no deja de implicar ya un hecho calamitoso de por sí, podíamos preguntarnos además: ¿es eso todo?
A Cascallana y los suyos suelen dedicarse comentarios chanceros y desdeñosos, destacando, especialmente, su poca educación política, así como su negación para argumentar y ser todo lo contrario que prudentes. A veces, incluso, se les acusa de estar de espaldas a los vecinos y de que no gobernaban. A mi juicio, no son suficientes la sátira, la guasa y la crítica sin más en lo que era la oposición. Urgía más crítica política. Eran necesarias más propuestas claras de crítica y alternativa al desgobierno de Alcorcón. Y David Pérez trajo la luz al oscuro panorama político que teníamos en Alcorcón y que marcaba un futuro tan ténebre que daba miedo.

Es más que evidente que la via de Cascallana y los suyos significa despotismo a raudales y neutralización de la oposición política, "represión a la disidencia y a los críticos al régimen", control de los medios de comunicación mediante partidas económicas, despilfarro a saco... En estos últimos años de legislaturas socialistas en Alcorcón se han dicho barbaridades, se han traspasado tantos límites, se han trasgredido tantos y tan elementales principios de normalidad democrática, con tanta naturalidad e impunidad, que serán muy difíciles de olvidar y todavía más de superar.

El extremismo ideológico de Cascallana y los suyos no queda reducido al terreno del discurso, a la soflama de los mítines y periodos electorales. Lo alarmante y lamentable es que el extremismo funciona por medio de una acción de desgobierno claramente despótica, provocadora y de espaldas a los vecinos.

Cascallana siempre ha jugado con dos barajas: actúa dentro del sistema, pero para saltarse el sistema. Amaga, acelera y rectifica en mil asuntos. Pero, en lo esencial, no cambia de vía. Acaso si no ha ido todavía más lejos con su plan, ello se deba sólo a su incompetencia política y la de los que le rodéan.

Quedan, apenas, seis días para el fin del desgobierno de Cascallana, aunque ya las elecciones municipales han marcado un antes y un después. El problema será, vendrá y saldrá, cuando Cascallana y los suyos ya no ocupen el Gobierno Municipal y se vea, con luz y taquígrafos, como ha sido su gestión y como dejan el Ayuntamiento.

Cascallana pasará a la historia como el peor Alcalde que ha tenido Alcorcón. No cabe la menor duda. Y esto se ha visto reflejado en el varapalo electoral que ha sufrido su formación en las urnas, donde ha dejado al PSOE en uno de sus peores resultados históricos en nuestro Municipio.

Pero no pasará nada, él se marcha, deja el Ayuntamiento, vivirá como Diputado de la Comunidad de Madrid donde pasará con más pena que gloria, como ha pasado en el Senado. e intentará ocupar un hueco en el nuevo PSOE nacional que, es algo obvio, nacerá tras el desgobierno Zapatero.

7 comentarios:

Eternauta dijo...

Aprovecho este post en tu blog para dar las gracias a Cascallana y su gobierno por la mejora que ha experimentado la ciudad en los 8 años que llevo viviendo en ella. Gracias por tantos centros cívicos, parques, aparcamientos, subvenciones de los libros de mis hijos, por las pizarras digitales en las que pueden aprender y que instalaron asumiendo competencias de la CAM, gracias por el apoyo en la lucha contra la marginación del sistema British en el bilingüismo de la CAM, por las esculeas infantiles, por la vivienda accesible, por el espacio de las Presillas que es una maravilla, por el proyecto CREAA que abre nuevas opciones de futuro a la ciudad, etc..

Anónimo dijo...

yo tambien quiero dar las gracias a cascallana por dejarnos sin parques por jodernos los castillos por joder todos los parques para construir sus plazas por talar a saco por subirnos los impuestos por quitarnos aparcamientos en la calle por querer hacernos pagar aparcamientos por subir el numerito del coche por joder el pequeño comercio por arruinar alcorcon por el ruinoso creaa por tirar la biblioteca vilumbrales... tanta paz lleves como dejas

Anónimo dijo...

¡¡¡ FUELLE !!!

VON VOYAGE

y a tomar por el ....

JODIDO POR VELODROMO CASCALLANA dijo...

Pero que pasa, es que no hay nadie en ese partido llamado PSOE, que ponga fin a tanto desproposito, por decirlo de una manera cordial.

A este pajaro que hemos largado del Ayuntamiento, no se le puede llamar Socialista.

Este forma parte de ese otro ramal, demasiado largo por cierto,
llamado "SUCIOLISTOS"

Anónimo dijo...

Despues de bastante tiempo, uff ocho años,nada mas y nada menos, para mi el "FUELLE" sigue siendo un misterio,aun no se si es IDIOTA o DIVINO.

Lo unico que tengo clarisimo es que si tuviera o tuviese que hablar
durante 60 minutos de sus exitos y dones personales, le sobrarian 59.

Anónimo dijo...

Yo no le doy las gracias a Cascallana porque se abriera el paso a Fuente Cisneros desde Parque Oeste o desde la variante de la M-50. Le doy las gracias a la Asociación de Vecinos Fuente Cisneros que es la que envió decenas de escritos a este Ayuntamiento (que desoyó a los vecinos y les insultó), al Ministerio de Fomento, a la Comunidad de Madrid...
Yo no le doy las gracias a Cascallana por los parques realizados y el Centro Cívico ni por los arreglos en el arroyo en Fuente Cisneros. Le doy las gracias a la Asociación de Vecinos que luchó por ellos, llevando su aislamiento y falta de dotaciones a los medios de comunicación.
No le doy las gracias por hacernos dar la vuelta por detrás de la gasolinera BP en un giro peligroso e imposible para autocares y camiones, para salir hacia Móstoles.
No le doy las gracias por no entenderse ni hablar con su vecino el Alcalde de Móstoles (lo hizo tras la presión vecinal en los medios).

Anónimo dijo...

¿Ya se nos ha olvidado a Pablo Zúñiga?