2/6/11

Municipalismo y participación ciudadana.

Para cambiar el sistema, hay que estar en el sistema. No queda más remdio. Si se está en un partido político es para actuar en política, y funcionar en política es ante todo ser realista y aceptar lo actual, sin que esta cambie la ética pero renueve completamente la estrategia. Y siendo realista, la única forma de empezar el camino es la vía municipalista.

Los municipios son el mejor ámbito para empezar a crear un cambio social, es el primer núcleo político y por lo tanto el germen de cualquier cambio importante. La acción política del municipio es mucho más concreta y cercana, por lo tanto los programas y las lineas estratégicas deben estar completamente encaminadas a los objetivos concretos de cada lugar, siempre inspirados en cada ideología. sin caer en el electoralismo populista pero tampoco perdiéndose en el idealismo utópico y poco realista, costumbre muy arraigada.

La estrategia municipalista es preocuparse única y exclusivamente de los problemas del municipio. Por lo tanto, el primer paso será el de estudiar su situación concreta y específica, tanto económica como socialmente, siendo esta última que la debería ser más importante.

Debe de tener dos vías bien definidas: una científica y otra de primera mano, potenciando la participación ciudadana e intentando involucrar a los vecinos en la toma de decisiones de sus barrios. La vía científica tratará los asuntos laborales así como estudiará las estadísticas sociales del municipio, como por ejemplo la lista de preocupaciones de los vecinos, el número de desempleados (los motivos), las reivindicaciones públicas producidas en los últimos años etc… La vía “de primera mano” es el primer contacto directo con la ciudadanía, y es como indica el nombre, conocer los problemas por medio de conversaciones con los propios vecinos y el tejido asociativo.

Esta última vía es fundamental y doblemente importante: por un lado tienes la posibilidad de conocer de primera mano los problemas reales de los vecinos, más allá de frías estadísticas y, por el otro lado, darás a conocer a tu proyecto, tus intenciones, tus formas y tus valores a los vecinos, que verán en ese gobierno, como mínimo, alguien que les escucha.

Es importante advertir que el factor humano en la vía municipalista es fundamental, por lo tanto el partido en gobierno debe estar siempre trabajando el “de primera mano”, potenciando la participación ciudadana real, no la que hasta ahora hemos tenido en Alcorcón.

Tras definir claramente los objetivos y la linea estratégica a llevar, se deberá presentar públicamente los proyectos por barrios de forma que sea claro, conciso, realista y responsable, para que los vecinos de cada uno de los barrios puedan efectuar las alegaciones que estimen oportunas y poder, así, sentirse participe de las decisiones del gobierno municipal que les representa.

Las cosas no ocurren porque sí y  un resultado positivo, depende exclusivamente del trabajo y el esfuerzo en base a una linea programática. El realismo y la objetividad debe prevalecer sobre ensoñaciones, pues estas siempre enturbian cualquier trabajo de este tipo. Creo que este es el camino posible, y aunque yo no sea ningún científico-político, sé que la participación ciudadana, la fidelidad, la constancia y el realismo obtienen resultados satisfactorios casi siempre.

Con el panorama actual, el fomentado por Cascallana y De Andrés, los vecinos de Alcorcón han perdido por participar en la vida de Alcorcón cuando se debería conseguir todo lo contrario: la involucración total de los vecinos del municipio.

La particiapción ciudadana es el sistema de construcción municipal por y para los vecinos. A diferencia del electoralismo que sólo pide el voto cada cuatro años, la participación ciudadana llama a construir y participar a los vecinos dentro del actual sistema de representación política. Se trata de revolucionar las instituciones municipales para que estas ofrezcan dinámica y eficientemente alternativas y soluciones a través del trabajo de todo el municipio.

El trabajo debe estar encaminado hacia la estructuración de una comunidad viva, donde el municipio como entidad política y territorial adquiera el poder necesario para poder constituir una plataforma de representación de vecinos. El municipio, como una familia política, deberá ser un organismo vivo compuesto por los politicos y los vecinos. Para tal efecto es preciso un cambio de concepto radical: el municipio no es una estructura de políticos, es una comunidad de vecinos.

El municipio como comunidad será la viva representación de la ilusión política, social, cultural y económica de los vecinos. Los representates electos deberán dotar al municipio de foros donde los vecinos no sólo puedan expresarse, sino debatir y sobre todo construir. Estos foros se organizarían a modo de consejo donde estarían representados los distintos movimientos vecinales.

Este tipo de organización involucra a los vecinos en los organismos que le representan, reforzando la legitimidad del sistema representativo en los municipios a través de su participación. Armoniza la relación entre cargos electos y los electotes, que trabajarían mano a mano para la consecución de los objetivos y programas políticos. Impulsaría la vida social y política del municipio, ya que todos los esfuerzos vecinales trabajarían en sinergia. Reactivaría la transparencia política y eliminaría el vasallaje y oscurantismo de los municipios de hoy en día.

El municipio debe volver a ser el centro de la vida política, como lo es la familia de la vida social, y la participación ciudadana la herramienta para su legítima representación.

4 comentarios:

Guillermo dijo...

no puedo estar más de acuerdo con este post...

INICIATIVA VECINAL INDEPENDIENTE de ALCORCÓN dijo...

Está claro que para cambiar el sistema hay que estar dentro del mismo, pero no estamos de acuerdo en aceptar la realidad que no nos gusta, porque entonces nos volveríamos pancistas y estaríamos cercanos y remando en un barco que a nada conduce su destino y mantenimiento.

Pensamos que lo que hay que hacer es tener claro cuales son los problemas existentes y a la vista de los mismos buscar las adecuadas soluciones.

Coincidimos en que los municipios son un buen ámbito para generar el deseado cambio desde la base, la familia, la comunidad vecinal, el barrio, la zona, La Ciudad, y tratando sobre todo que los políticos estén a nuestro servicio y no al revés como estamos viendo. Por tanto en este sentido la utopía se puede hacer conveniente y necesaria.

Estamos totalmente de acuerdo con lo expuesto en el sentido de potenciar La Participación ciudadana y sobre todo un tema muy importante despertar la dormida o aburrida conciencia de nuestros vecinos que hartos de tanto desvarío en el tiempo, optan por pasar de implicarse en la solución de los problemas que les afectan en sus barrios, para ello hay que crear un sistema diferente que asimilen, entiendan y que les motiven para poner su afán en todo esto.

La experiencia vivida en nuestra Ciudad ha sido nefasta durante toda la época democrática, donde se ha visto tremendos errores que salvo honrosas excepciones, se han ido superando en el tiempo.

Sí, La Participación ciudadana debe ser el camino, pero que sea auténtica, sin manipulaciones, ni desvaríos.

El problema en Alcorcón, es no nos engañemos que disponemos de unas reglamentaciones en este sentido que están muy bien trenzadas, pero totalmente desfasadas y sus orígenes son conocidos por su claro tinte partidista.

Nos entusiasma este camino, pero queremos hacerlo con base, buenos cimientos y con espíritu sano y constructivo.

INICIATIVA VECINAL INDEPENDIENTE de ALCORCÓN dijo...

En I.V.I.A. tenemos muy claro como debería ser la auténtica Participación Ciudadana que está demandando los Vecinos de Alcorcón, y esto lo podéis ver en 3 artículos que publicamos en Enero de 2.011:

http://iniciativavecinalindependiente.blogspot.com/search/label/Participaci%C3%B3n%20Ciudadana

hon-wasabi dijo...

Yo pienso que el reconocimiento de la importancia que tiene la sociedad Civil, y su nivel participativo a través de Asociaciones sin animo de lucro, es un avance que esta por venir.

Difieren del modelo Socialista y de IU, en el cual ellos crean dichas asociaciones y desde la subvención y la subordinación consiguiente, repartiendo según una norma de clientelismo, las ayudas o la cesión de Locales y medios, las hacen un apéndice de la organización de los Partidos.

Ese es el merito de IVIA, que nacen por ellos y no desde arriba.

Un saludo Wasabi.