9/6/11

La participación ciudadana impulsa la democracia real, y no debe ser privilegio de unos pocos, es un derecho y un deber de todos los vecinos, no como hasta ahora pasaba en Alcorcón

La participación ciudadana impulsa la democracia real, y no debe ser privilegio de unos pocos, es un derecho y un deber de todos los vecinos, no como hasta ahora pasaba en Alcorcón.

Se llenaban la boca abanderando, de manera falsa, que su desgobierno era el que más había potenciado la participación ciudadana. Mentira. No pediría que la participación en Alcorcón con estos que nos desgobernaban se asemejara a la participación ciudadana en Móstoles. Eso es imposible observando la diferente calidad de Gobierno, pero tener las Juntas de Distrito como camelo.... tampoco.

Estos adalies de las falsas libertades, tenían la participación ciudadana amoldada a sus maneras y era utilizada como mordaza para todo lo discrepante. Atado y bien atado el tejido asociativo. Ya lo dijo Alfonso Guerra, si te mueves no sales en la foto. Y el PSOE en Alcorcón fiel a los argumentos del viejo profesor y del hermanísimo, pues así lo hacían. Y el tejido asociativo, apesebrado, y con los miedos lógicos de no moverse para poder seguir saliendo en la foto, no hablaban por no molestar.

Por participación ciudadana yo entiendo "tomar parte" y está relacionado con la asunción de responsabilidades, con la implicación personal y directa en las situaciones que han de cambiarse, en los problemas que hay que solucionar y en las actuaciones que hay que planificar.

La participación ciudadana es un concepto relacionado con la democracia participativa. Se trata de integrar a los vecinos en general en los procesos de toma de decisiones, la participación colectiva o individual en política, entendida esta como algo de lo que todos formamos parte.

Para que las estructuras que componen los municipios funcionen correctamente, se debe hacer un análisis de las necesidades, o lo que es lo mismo, escuchar las demandas, puntos de vista, preocupaciones y necesidades de los vecinos que los componen.

La creación de canales de participación ciudadana es generada por los propios vecinos, quienes se organizan para hacer oír su voz y modificar, cuanto menos su entorno inmediato.

En mi opinión, lo más importante, a parte del resultado, que lo es también, es que personas pertenecientes a una comunidad trabajen en conjunto, se conozcan, se creen redes sociales, se establezca un diálogo, que puede dar lugar a muchas otras iniciativas, a parte, de para las que se creó.

Esta participación es necesaria para construir una democracia real y resulta muy importante para no dejar todo el control en manos de los gobernantes y establecer una especie de contrapeso que ayude a transmitir mejor las preferencias de los vecinos, suavizar y mediar en conflictos y favorecer acuerdos aportado inquietudes, diferentes puntos de vista y soluciones.

De fomentar la participación social, se encargan, o deberían encargarse organismos municipales. Estos serían los encargados de fomentar y facilitar diferentes mecanismos para que la población tenga acceso a las decisiones del gobierno, de manera independiente, sin formar parte de éste o de algún partido político. Se puede participar de manera individual o colectiva desde las asociaciones, entidades ciudadanas, organizaciones no gubernamentales, etc.

En la Unión Europea se estima que en torno al 31% de los europeos participan en asociaciones. Dicho porcentaje es más alto en el caso de los Irlandeses (48,3%) y menor en el caso de los Italianos (22,6%). En España se ha producido un aumento espectacular desde la década de los 90.

En la actualidad se calcula que el grado de asociacionismo estaría en torno al 40% en España. Pero tiene que quedar muy claro que estoy hablando de participación en términos únicamente de asociacionismo, y esta no es la única manera existente de participación ciudadana. Además hablo de afiliación y no de participación, ya que una cosa no implica la otra, hay que diferenciar entre participación activa y pasiva.

No me cabe la menor de las dudas que las Asociaciones son el vehículo principal  para la participación ciudadana, pero de unas Asociaciones independientes y de verdad interesadas en mejorar la calidad de vida de sus vecinos y de Alcorcón en general.

Cuando hablo de participación ciudadana lo hago desde la base de que debemos avanzar de un nivel meramente informativo y consultivo a establecer la posibilidad de incidir en la toma de decisiones. Que las personas que participamos no sintamos que hemos perdido nuestro tiempo en pensar en el interés público, sino que nuestro tiempo y nuestra opinión sean consideradas. Que participar sea una oportunidad más que un costo.

Nuestra legislación ha evolucionado correctamente, consagrando y posibilitando instancias y mecanismos de participación ciudadana, no cabe duda que aún se podría profundizar más en el tema y que en efecto, queda mucho por hacer y desarrollar, siendo un factor determinante de limitación, las incuestionables y permanentes deficiencias que viven nuestros municipios en cuanto a la autonomía municipal y a recursos se refiere, constituyéndose estos en permanentes obstáculos para una participación ciudadana más efectiva.

Creo que existe la posibilidad cierta de profundizar en una participación ciudadana efectiva, aprovechando la legislación que tenemos e incluso pese a los recursos escasos con que contamos.

Porque la premisa que debe prevalecer en cada municipio es obtener el máximo de utilidades con las herramientas que existen, aunque ellas sean insuficientes.

Más aún, es posible señalar que promoviendo la eficiencia y la eficacia de la gestión municipal, no sólo se maximizan beneficios presentes, sino que se genera un espiral virtuoso y ascendente en la administración pues el perfeccionamiento y utilización de mecanismos modernos de participación, permite entre otras cosas hacer más transparente el uso de recursos públicos, mejorar el control sobre las autoridades municipales, hacer más eficiente el gasto, priorizar necesidades con mayores niveles de satisfacción, y estimular la participación de la ciudadanía en los asuntos públicos.

Es por esta razón, que las nuevas formas o herramientas de participación, dentro del marco legal y presupuestario que hoy existe, deben superar el clásico modelo, no porque no sirvan, sino porque en el contexto de nuestra realidad actual, es insuficiente, o bien, han perdido relevancia práctica.

No significa lo anterior que lo clásico deba desaparecer, sino que se debe redefinir su acción y perfilar nuevamente sus capacidades, integrándose a las nuevas formas de participación ciudadana.
En definitiva, un elemento fundamental para que una herramienta de participación ciudadana sea eficaz y eficiente, es que exista una expectativa cierta de que a través de ella se puede lograr algo, es decir, que se pueda obtener un resultado esperado, aquello que los mismos vecinos se fijaron en un comienzo, pues la participación ciudadana implica tiempo y trabajo por parte de quienes se involucran en ella, y nadie está dispuesto a dilapidarlos sin motivo alguno.

2 comentarios:

hon-wasabi dijo...

Buen e importante articulo.

Me choca que no tenga comentarios

Un saludo Wasabi

Pedro Moreno. dijo...

Amigo hon-wasabi.
Muchas veces, cuando hay que leer y dar una opinión sin tener con quien meterse o insultar, suele pasar eso, que nadie participa. Todo el mundo calla. Me conformo con que se lea y cale. Un saludo.