12/5/11

El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero... de los demás

Tanto en Alcorcón, como en España, parece realidad las palabras de Margaret Thatcher: “El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero …de los demás”, o lo de Winston Churchill, premio Nobel en 1953: “El socialismo es la filosofía del fracaso, y su misión es distribuir la miseria de forma igualitaria para el pueblo".

En las palabras de Churchill hay una gran verdad. Según los actuales socialistas, ellos son los adalíes de la igualdad, el resto somos de extrema no se que. Por eso quieren la miseria igualitaria para todos.

Cuando Cascallana y los suyos llegan al Ayuntamiento, las provisión de las arcas era aceptable, por no decir buena siendo un Ayuntamiento y mientras que había pasta y la deuda era pequeña, o no era, Cascallana y los suyos se desenvolvían muy bien, sin problemas. Y de mano, hasta se multiplican los amigos que los jalean y los adulan. Como no reparan en gastos, la caja se vacía y es entonces cuando comienzan a surgir las primeras complicaciones.

Cuando se gasta así el dinero, como lo han hecho Cascallana y los suyos,  tan a lo loco, no hacen falta crisis económica. Ya se encargan ellos de provocar su propia crisis.  Y es que el derroche de quienes actualmente rigen los destinos de Alcorcón, se ha convertido en un mal endémico, si es que no forma parte de su ADN.

Con esta lluvia de subvenciones y la gestión catastrófica y nefasta, hemos llegado a un grado de deterioro económico inasumible.  El desgobierno de Cascallana, acosado por una exagerada deuda que no para de aumentar, se ha quedado ya sin margen de maniobra. No le quedan más que las salidas de las ocurrencias, a veces extremadamente disparatadas. Quizás con esa cocina de excelencia, que subvenciona tan generosamente, quiera imitar a los emperadores decadentes de la vieja Roma, como Nerón, que no hacía más que organizar grandes comilonas mientras el imperio agonizaba. Y eso es lo que está ocurriendo Alcorcón. Cuando Winston Churchill decía que “el socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, la prédica de la envidia, su misión es distribuir la miseria de forma igualitaria para el pueblo”, parece estar describiendo nuestro día a día en Alcorcón.

Para Cascallana y los suyos, el Estado del Bienestar parece ser apenas la oportunidad de repartir dinero público, tanto si el destinatario lo necesita como si no, con la esperanza de captar y/o mantener su voto.

Se ha terminado la era Cascallana, lo quiera o no lo quiera el actual Alcalde, al que le quedan diez días al frente del Ayuntamiento. El cambio se debe de producir por higiene democrática y para que llegue al Ayuntamiento un equipo de personas capaz de gestionar bien, de gobernar escuchando y haciendo que los vecinos participen de forma activa,  y de gobernar para todos, no únicamente para los suyos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que se puede esperar de semejante INUTIL.

Ademas ya lo expresa la rima popular:

El FUELLE
jodiendonos
disfruta.

¡INIGUALABLE¡
¡INSUPERABLE¡
el mas valiente
................

hon-wasabi dijo...

No es mal Argumento.

La verdad que viven en una Utopia irreal, vendiendo y queriendo hacer con el dinero de todo lo contrario que una familia sensata haría.
Colocan y colocan a dedo a gente amiga sin importarles el precio y lo que saben del puesto.

Adjudican obras Faraonicas y veces al que no deben, pero es amigo.
Pero todo pasa factura

Y al final los mas perjudicados los trabajadores y las Familias Humildes..

Que no pues nada, sigan con la suya.

Un saludo Wasabi.