26/5/11

Cascallana se marcha. Crónica de una muerte anunciada.

En el día de hoy, Cascallana ha dado una rueda de prensa para anunciar que no tomará posesión de su acta de concejal, por lo que no encabezará la oposición en el Ayuntamiento de Alcorcón.

Esta renuncia de Cascallana era la crónica de una muerte anunciada y aunque el ruido de sables comenzó ayer por la tarde en una reunión de la cupula socialista, donde Cascallana ya anunció su decisión, la crónica de esta muerte anunciada viene desde hace años, concretamente desde el momento en que su desgobierno comenzó su semejanza con el despotismo ilustrada, desgobernando de espalda a los vecinos y alejado de ellos, sin escucharlos e incluso increpándolos si era menester.

Y nadie, repito, nadie puede decir que ahora hacemos leña del árbol caido. Es cierto que el árbol ha caido y se ha llevado un golpe en la línea de flotación que lo ha desquebrajado en su interior. Nosotros llevamos años peleando contra este desgobierno, desgobierno que más parecía el regimen de un cortijo que un gobierno para los vecinos.

Cascallana comenzó a construir su propia tumba política con la construcción de su mausoleo llamado CREAA en el Parque de Los Castillos, y sus decisiones contra las necesidades de los vecinos han sido tantas que el palo electoral no hace más que ser el fiel reflejo de lo que los vecinos de Alcorcón pensábamos de su desgobierno.

Ahora se marcha a Asamblea de Madrid, a la oposición, una oposición ínfima con el peor resultado que podian tener, encabezada por su amigo invictus y espero y deseo que pruebes la amarga miel de la oposición  a un Gobierno ejemplar y modélico, como es el de la Comunidad de Madrid. Ahora no tendrás que utilizar el pleno del Ayuntamiento para atacar de forma constante a Esperanza Aguirre.

Espero que le den de la misma medicina que Usted le ha dado a la oposición del PP encabezada por Fernando Diaz en los plenos. Exactamente la misma. Ni mejor ni peor.

Adios, Cascallana, Adios.

11 comentarios:

Francisco dijo...

Sin revanchismos, no es nuestro estilo, pero aun recuerdo una carta que envié al desfenestrado alcalde de Alcorcon, a proposito del destrozo del Parque de los Castillos, con el despilfarro económico para su faraonico creaa.

"Ojalá, le decía, su ceaa sea su tumba política"

Han tenido que pasar alrededor de tres años, para que el deseo de tantos vecinos, se haya cumplído al pie de la letra.

Lástima, que el Parque seguirá destrozado, por un simple dictador, que siempre hizo su voluntad, sin escuchar jamás a los vecinos, como si Alcorcón fuese su cortijo.
Y lástima también, por haber enterrado casi 20.000 millones de las ptas. antiguas,con las que dejó empeñados a los vecinos de este municipio.

!Hasta nunca!

Anónimo dijo...

Señor Enrique Cascallana: Porque no se lleva a su delfin la señora de Andres con Usted? menudo regalito deja al PSOE. Estando condenada por injurias y calumnias puede ser la portavoz de su partido? ASÍ LES LUCE EL PELO

Anónimo dijo...

anda que natacha de jefa se ha lucio el kaska. el forastero tiene gobierno pa rato mientras que esa señora lidere el psoe

Anónimo dijo...

Kaska hasta el ultimo momento haciendo daño machote anda que dejarnos a la perestroika en persona de lider socialista. no levantais cabeza en diez siglos

Francisco J. Torres dijo...

Al fin podemos despedir a Cascallana ( como dice el refrán: a todo...le llega su San Martín...) Enrique Cascallana ha sido un pésimo alcalde, y además no es una buena persona, la verdad es que Alcorcón no ha tenido suerte en los últimos años, ya que los endogámicos partidos tradicionales han impuesto malos candidatos Zúñiga, Díaz, Cascallana...y ahora Pérez ( aunque a este último habrá que darle un margen de confianza como a todo el mundo...aunque me temo lo peor, sobre todo con algunos fichajes de su candidatura e inminente equipo de Gobierno). En todo caso la buena noticia es la desaparición de Cascallana de la política municipal de Alcorcón después de varias décadas. Por cierto si se siente tan responsable del desastre electoral que tampoco tome posesión como diputado autonómico y que dimita como Senador ( ¿ a que no, Enrique, qué te va a que no te bajas de la poltrona del todo ? ) Tan solo espero que en todo caso lleguen tiempos mejores para todos los vecinos de Alcorcón.

Gengis dijo...

El #PSM está acabado. @todosconenrique no se atreve a estar en la oposición y los #socialistas de #Alcorcón cuestionan el liderazgo de @natadeandres

Anónimo dijo...

Como vecino de Alcorcon y militante socialista con mas de quince años de militancia exijo a mi partido unas primarias para que los militantes decidamos el futuro de nuestra asamblea local

Daymon23 dijo...

Cascallana se marcha a la Asamblea de Madrid, junto a su amada Espe, pero allí no están sus palmeros para insultar y abuchear, como hacían aquí.
Pobre...se va a revolver en su asiento.

Anónimo dijo...

¿Natacha a dedo?.
Venga ya!.
O sea, que la deuda para los demás.
Los problemas que los arregle David Pérez.
Y él, que la ha liado parda, a seguir en el machito, de su agrupación local.
Y encima, imponiendo a sus "machacas".
Y dice que es lo mejor para evitar lo que él mismo ha hecho "que se haga oposición a la oposición".
No hijo, te vas porque te han echado a patadas. Porque el pueblo te ha gritado a voces que no te quiere, por mayoría rotunda.
Pero no nos dejes a tu secuaz, que incluso ha sido condenada en una sentencia judicial.
Eso no está bien amigo
En fin, nada sorprendente: Cascallana hasta el final.

hon-wasabi dijo...

Yo añadiría que de un suicidio colectivo.

No supieron ni quisieron escuchar a nadie.
Por no escuchar no escucharon ni a los amigos.

Ellos mismo, ahora es solo su problema.

El nuestro pagar las deudas y seguir adelante.

Wasabi.

Anónimo dijo...

A Francisco J. Torres:
"Estoy de acuerdo en todo tu comentario, pero no entiendo como juzgas negativamente al equipo del señor Pérez, si parte de lo que hay en él fue lo que tú con Zúñiga pusisteis a dedo??".
Y pienso como tú... más de la mitad de su equipo son estómagos agradecidos, sin vocación de trabajo, sólo de vivir bien y gente que se cambia la chaqueta cuando les vaya bien...
Tiempo al tiempo.