14/5/11

Agradecimientos de la famila del Padre Zurita.

Querido "amigo Pedro".
No tengo la satisfacción de haber podido conocerte en persona pues resido en Valladolid.

Soy David García Antón, hijo de Pedro García Zurita y nieto de Eulalia Zurita Peral, sobrino y hermana de nuestro-vuestro querido Alfredo ("Padre Zuri", cariñosamente apodado por todos vosotros).

He podido leer la dulce reseña que brindaste en tu blog a nuestro amado e inolvidable grandullón, con cariño y absoluta devoción. En nombre de toda la familia, quiero transmitirte a ti, a todos los fieles seguidores de tu blog y a todos y cada uno de los asistentes, al velatorio y a la misa-funeral, todas vuestras palabras de cariño, admiración, respeto y amor.

Es absolutamente imposible describir el sentimiento con el que regresamos de Alcorcón. Un profundo dolor por la pérdida de nuestro "curita", desnutrido por una inmensa emoción, satisfacción y alegría por haber comprobado el cariño de todos y cada uno de vosotros puesto que Alfredo, dio su vida por lo demás y dio su muerte para los demás.

Muchas gracias por arroparnos y protegernos en unos días y en un momento tan especial.

La familia Zurita siempre estará en deuda con todos vosotros, siempre recordaremos a nuestro Alfredo y a su Alcorcón.

Un abrazo fuerte para ti y para todos los que complementan, hoy y siempre, el corazón de Alfredo.

David García.

4 comentarios:

El Abuelo de Los Ángeles dijo...

No había leído el comentario del familiar del Padre Zurita, pero me conforta ver que la familia ha apreciado lo que los vecinos hicimos por nuestro Párroco, todo fue poco para premiar su labor en San José de Valderas..

hon-wasabi dijo...

De acuerdo con el anterior y un abrazo de condolencia a su familia.
Wasabi

Anónimo dijo...

Una gran perdida, para su familia y para los que nos considerabamos de ella.
Descansa en paz

Anónimo dijo...

Para los que hemos crecido con zuri, era uno más de la familia.
En mi caso, pertenezco a la parroquia y he sido alumno trinitario desde los 6 a los 18 años.
Su muerte ha sido un mazazo para todos los que le queríamos y admirábamos y se hará duro no volver a verle caminar por nuestras calles repartiendo alegria y cariño a todos los vecinos .
Nuestro gigante bonachón nos ha dejado, pero su espíritu y su cariño nos acompañará toda la vida.