6/4/11

Los padres y madres del Amor de Dios de Alcorcón, incondicionales del colegio

Ayer los padres de los alumnos del colegio Amor de Dios de Alcorcón estaban 'revolucionados' ante tanta prensa a las puertas del centro. La razón del interés era una sentencia de un tribunal en la que se condena al colegio a pagar 40.000 euros de multa a los padres de un ex alumno que fue acosado por cinco de sus compañeros de "forma continuada" cuando cursaba Primaria.

Los padres y madres del colegio Amor de Dios se mostraron de lado del centro sin fisuras. Acusaron a los padres de la supuesta víctima de "montaje" y defendieron la actuación del colegio en el caso. Una profesora contó incluso a este diario que era el niño en cuestión el que "acosaba a las chicas" y que "había que estar dentro para entenderlo". Otros padres acusaban a los medios de querer "manchar la labor del colegio".

La supuesta víctima del acoso escolar tiene hoy 11 años y va a 5º de Primaria (los hechos ocurrieron cuando iba a 3º, en 2008). Según fuentes del centro, mientras estuvo estudiando allí sacaba unas notas excelentes, motivo por el que las mismas fuentes dudan de la veracidad de la acusación. "Un niño al que acosan no puede sacar esas notas", dijeron. Desde el equipo de titularidad del colegio precisaron que los padres del niño están divorciados, hecho que ha dificultado la interlocución con ellos, y que el padre era violento e incluso llegó a amenazar al centro.

Desde el colegio, José Luis García, uno de los miembros del Equipo de Titularidad de la Congregación del Amor de Dios, se mostró ayer sorprendido por la sentencia. Declaró que tras conocer el supuesto caso de acoso, iniciaron dos movimientos para atajarlo: uno, a través de un inspector de la Consejería de Educación (que tras la investigación concluyó que no había indicios de acoso) y dos, un procedimiento interno por el que se avisó a todos los trabajadores del centro para que advirtieran si había o no acoso.

Según José Luis García, los padres solo comunicaron al colegio que el supuesto acoso se basaba en que al niño "le miraban mal, le rompieron un abrigo y le quitaron un estuche que luego apareció y que en realidad lo había perdido". Además, aseguró que los padres rechazaron una valoración de la orientadora y un cambio de clase.

Según José Luis García, la madre del niño presentó durante el juicio unas grabaciones con la orientadora obtenidas de forma ilícita como pruebas de la inacción del centro, algo que también ha despertado la indignación entre los padres de los alumnos.

LOS DETALLES DE LA SENTENCIA

El tribunal ha estimado íntegramente la demanda de los padres al constatar "el acoso sufrido por el menor y el daño inherente al mismo" y la "actitud omisiva del centro condenado, que no se puso en contacto con los progenitores de los menores de catorce años que acosaron a su hijo". El texto precisa que "el fundamento de la parte acusadora, basado en una acción de resarcimiento de los daños y perjuicios causados por la parte demandada, está en los artículos 1.902 y 1.903, párrafo 5 del Código Civil".

Asimismo, el magistrado afirma que el informe pericial aportado y ratificado de modo "contundente" por sus emisores no ha resultado contradicho por la parte demandada. Según el texto de la sentencia, fechada el 25 de marzo de 2011, "el acoso se inicia en 2º de Primaria, no habiendo podido apreciarse inicialmente en su gravedad por los padres, sino cuando se agravó en el curso siguiente (2008-2009), culminando en el presente curso 2009-2010".

Así, el texto señala que "en un principio los padres pensaron que eran incidentes aislados, con cinco niños distintos, sin ser conscientes de que, como luego se verificó, se trataba de una actuación grupal y constante". La sentencia también pone de manifiesto que "no sólo no se agotaron por parte del colegio las medidas de vigilancia y control que tenía a su disposición, sino que, además, no adoptó ninguna adicional, como ratifican fuera de charlas grupales y ofrecer al niño acosado un cambio de clase, por un hecho que califican de aislado y que no fue tal".

El abogado de la familia, Pedro González, ha comentado que "los padres pedían un resarcimiento moral y no económico", al tiempo que ha añadido que la cuantía es la mayor indemnización dictada en España por acoso escolar, aunque "es tres veces menor de lo que se podría haber pedido". También ha aclarado que el proceso no es penal debido a que todos los acusados son menores de catorce años y que se trata de "pedir responsabilidades al centro educativo".

González también ha concretado que la sentencia no es firme, ya que cabe presentar un recurso de apelación, y que durante el proceso, que comenzó en julio de 2010, "uno de los padres de los menores acusados testificó reconociendo la situación de acoso", un hecho que, según ha añadido, "es difícil de probar debido a la interiorización de la víctima, como sucede en casos de violencia de género". No obstante, ha advertido de que "la víctima no es sólo el menor acosado, sino que el centro educativo también se ve afectado".

Mientras, el psicólogo y uno de los peritos del caso Iñaki Piñuel ha advertido de que "el daño más grave que se le ha hecho al menor es el cuadro de estrés postraumático que sufre y no tanto las continuas agresiones, como clavarle lapiceros, los robos o la rotura de su chaqueta". Por su parte, la directora del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo (IEDDI), Araceli Oñate, ha denunciado que "la violencia en las aulas de los centros escolares es una realidad y las instituciones educativas lo están negando".

http://www.que.es/madrid/201104061709-padres-madres-amor-dios-alcorcon-cont.html

No hay comentarios: