8/3/11

La política municipal en Alcorcón debe ser una escuela de la democracia participativa.

Todo el que me conoce y me lee con asiduidad sabe que me apasiona, me fascina y, por encima de todo, creo en la política municipal. Y creo en la política municipal como medio para transformar, en este caso, Alcorcón y como medio para resolver los problemas de los vecinos, no para vivir del cuento y eternamente de ella sin oficio ni beneficio, como es el caso de muchos de los actuales políticos de Alcorcón. Y así nos va.

Los vecinos de Alcorcón piden que se lleven a cabo políticas más participativas, más cercanas, más próximas y el Ayuntamiento debe ser institución más propicia para llevar a cabo este objetivo, objetivo muy alejado en la actualidad de lo que los vecinos demandan.

La política municipal es la administración más cercana a los vecinos, donde ellos sienten más cerca la democracia y la libertad, y como tal, tienen que ser partícipes de esa política municipal. No únicamente cada cuatro años.

El trabajo de un partido político a nivel municipal debe estar encaminado hacia la estructuración de una comunidad viva, donde Alcorcón como entidad política y territorial adquiera el poder necesario para poder constituir una plataforma de representación ciudadana. Alcorcón, como una familia política, deberá ser un organismo vivo compuesto por los vecinos, y no por una clase política excluyente. Para tal efecto es preciso un cambio de concepto radical: Alcorcón no es una estructura de políticos, es una comunidad de vecinos.

Hace falta una Concejalía o una Dirección General de participación ciudadana en la que los vecinos de Alcorcón puedan tomar decisiones consensuadas que significarán un contrato entre los vecinos y el representado de trabajar juntos en un proyecto.

Este cambio conceptual es contrario a lo que hoy en día tenemos: es una llamada a la participación y al trabajo.

Alcorcón como comunidad será la viva representación de la ilusión política, social, cultural y económica de los vecinos. La Concejalia o Dirección de participación ciudadana deberá dotar a Alcorcón de foros donde los vecinos no sólo puedan expresarse, sino debatir y sobre todo construir. Estos foros se organizarían a modo de consejo donde estarían representados los distintos movimientos ciudadanos. Cada foro estaría concretado en un tipo de problemática: foro de la vivienda, foro de la cultura, foro de la seguridad, foro del trabajo etc…

Este tipo de organización involucra a los vecinos en los organismos que le representan y reforzarían así la legitimidad del sistema representativo en Alcorcón a través de su participación. Armonizaría la relación entre cargos electos y los electotes, que trabajarían mano a mano para la consecución de los objetivos y programas políticos. Impulsaría la vida social y política de Alcorcón, ya que todos los esfuerzos ciudadanos trabajarían en sinergia. Reactivaría la transparencia política y eliminaría el vasallaje y oscurantismo del que Alcorcón hace gala hoy en día.

Alcorcón como municipio debe volver a ser el centro de la vida política de los vecinos.

2 comentarios:

rafael dijo...

Pedro

Estoy de acuerdo contigo, creo que estamos todos hartos de los rifi rafes que se producen entre los distintos partidos, tantos a nivel nacional como en las comunidades y municipios.
Deben de ser claros y honestos en sus acciones y planteamientos, y en el examen que nos toca hacer cada 4 años valorarlos y votar con la cabeza, olvidandose de siglas.

vecinosporalcorcon dijo...

Amigo Pedro:

Es muy interesante esta propuesta.

Te felicito por ello.

Un abrazo,

Pedro García