11/2/11

Entrevista a David Pérez en el diario El Digital de Madrid.

Quedan poco más de tres meses para las elecciones…
103 días exactamente.

103 días, ¿cómo lo ven hoy?
Las perspectivas son las mejores. Ya partimos de unos resultados históricos en la Comunidad de Madrid, del 2007, cosechados por Esperanza Aguirre. Por tanto, nuestras perspectivas no son solo mantener los últimos resultados sino como todo parece apuntar mejorarlos. Pero no podemos caer en la autoconfianza y trabajamos intensamente para hacernos acreedores de la confianza de los madrileños. Pero todo apunta a una mejora muy importante.

El PSOE está en el otro apartado. Las encuestas no le dan buenos resultados y la marca Zapatero cotiza a la baja, ¿vende la marca Tomás Gómez?
Lo que no vende es el socialismo. Lo que ha fallado y demostrado inadecuado para afrontar los nuevos retos, como la crisis, es el socialismo, que ha fracasado estrepitosamente. Sus políticas de gasto e intervencionistas, han fracasado. Dentro de eso, hay personas que arrastran, además de la marca PSOE que está capa caída. Son, por supuesto, Zapatero, que en todas las comunidades autónomas están intentando que no vaya a sus mítines, como en Madrid, porque saben que donde va es un sumidero de votos que se pierde. Pero Tomás Gómez también resta, por mucho que quiera aparentar, es el equivalente a Zapatero. De hecho, el lema con el que se presenta es “hacer en Madrid lo que ha hecho Zapatero en España”. Si su carta de presentación es esa, está apañado. Tan es así que durante toda la legislatura, salvo ahora que ha adoptado un distanciamiento táctico para distanciarse de Zapatero, ha sido un fiel baluarte del Gobierno central, ha seguido todo a pie juntillas, incluso cosas en contra de los intereses de los madrileños. Ha justificado la discriminación presupuestaria que ha sufrido Madrid, los recortes sociales… Por tanto, Tomás Gómez y Zapatero son dos caras de la misma moneda.

Por lo que veo no teme que las primarias favorezcan a Tomás Gómez.
Una oferta política es mucho más que una campañita de verano. Es un programa, un trabajo durante cuatro años, es un proyecto, un equipo, es estar cerca de los ciudadanos. Y Tomas Gómez solo sabemos que fue a La Noria, que salió mucho en los medios en verano porque había que rellenar las páginas y que ha vuelto a desaparecer. Y que ha estado cuatro años poniéndose al lado de Zapatero en contra de los madrileños. Efectivamente y sería absurdo negarlo, las primarias han tenido una notoriedad, pero cuando detrás de una campaña de marketing no hay nada, queda el vacío. Y además no comparto la lectura de que las primarias fueron una fiesta de la democracia interna. Ni fue una fiesta ni fue democrática. Los socialistas, que son los que mejor se conocen entre sí, son los que más desconfían de sí mismos. Fueron unas elecciones en las que fueron necesarios observadores para que no se hicieran trampas unos a otros. Si eso es un ejemplo de democracia interna, no aceptamos lecciones de los socialistas.

¿Qué opina de las listas del PSOE a la Asamblea de Madrid?
No entro a enjuiciar la candidatura de los contrarios. Pero si la renovación del socialismo se llama Juan Barranco y los principios del socialismo los encarna Tomás Gómez, que los cambia cada dos por tres, si el cambio lo representa la delegada de Gobierno de Zapatero en Madrid, si es un refugio para futuros alcaldes que van a perder las elecciones en breve y hay que buscarles una salida, o de refugio de personas que van a ser purgadas por el PSOE Federal, desde luego no parece que sea una lista pensada para gobernar. Es una lista pensada por alguien que sabe que no va a gobernar, en la que se antepone los encajes en clave interna, el pago de apoyos, de complicidades y alianzas en clave interna se impone a la capacidad institucional, al reconocimiento del ejercicio de un buen gobierno o al servicio a los ciudadanos. Se premian a alcaldes que han arruinado sus pueblos, a políticos de otros tiempos, a aliados de escaramuzas internas… Esa no es una lista que encuentre el apoyo de los ciudadanos.

El Gürtel, el espionaje… ¿Puede pasar factura al PP madrileño estos casos?
Nada de eso es positivo y desde luego Esperanza Aguirre ha dejado claro que el PP no acepta estas conductas y ha sido tajante e implacable a la hora de adoptar medidas y eso lo ha reconocido la gente. Es una gran diferencia con lo que ocurre en el PSOE, donde no solo no se depura la corrupción, sino que a las personas que han sido condenadas, como la número 2 de Tomás Gómez inhabilitada nada menos que ocho años por prevaricación, se le mantiene en el cargo. Son dos formas de afrontar la higiene democrática y la responsabilidad política. La de Esperanza Aguirre ha quedado de manifiesto; la de Tomás Gómez también.

Ahora no hay dinero para casi nada, ¿con qué piensan ilusionar a los ciudadanos para que le renueven la mayoría absoluta el 22-M?
Ahora es momento de responsabilidad. Cuando hay que hacer ajustes, que no son lucidos, pero sí necesarios, se demandan políticos responsables, que anteponen el bien general y el rigor en la gestión a la propaganda y al lucimiento inmediato. Llegan tiempos de altura de miras para tomar medidas que nos permitan sentar las bases de una economía más sólida y de un empleo más protegido ante las eventualidades de los ciclos económicos. La Comunidad de Madrid es en este aspecto un ejemplo, porque llevamos un año creciendo y tres trimestres creando empleo. El modelo de la Comunidad de Madrid puede servir de base para el resto de comunidades autónomas y tirar de la economía española como ya está haciendo. Y eso es por las políticas liberales de bajadas de impuestos, rigor y equilibrio presupuestario -somos la única comunidad que ha cerrado las cuentas en equilibrio presupuestario-, apuesta por la I+D+I, por las infraestructuras productivas, apoyo a los emprendedores, reducción de la burocracia, creación de las condiciones para atraer a inversores extranjeros –ya recibimos el 65% de todas las inversiones que llegan a España-. Todo ello se traduce en oportunidades, en empleo y en crecimiento.

Las encuestas dan hasta ahora una buena valoración a Esperanza Aguirre, no así a otros líderes como Zapatero o Rajoy. Dice que es la Comunidad de Madrid es la locomotora de España, ¿podría ser la presidenta de España viendo que Rajoy no tiene una buena valoración?
Yo no tengo constancia de que el señor Rajoy no tenga una buena valoración. Lo que dicen las encuestas es que Rajoy va a ser el próximo presidente del Gobierno y lo que importa en este caso no son tanto las personas como las ideas, que ahora son más necesarias que nunca en un país que ha retrocedido en cohesión, en prosperidad, en solidaridad, en proyección exterior, en unidad de mercado, en estabilidad institucional. Ahora más que nunca son necesarias las ideas del Partido Popular y estarán representadas en el Gobierno, desde luego, por los mejores. Esperanza Aguirre es un ejemplo de gestión, de compromiso con unas ideas, de servicio a los ciudadanos, de cercanía, de valentía en la defensa de los principios, de coherencia, y de eficacia en la gestión y a la vista están los resultados. Esperanza Aguirre es la política más relevante de la democracia española y, por supuesto, del panorama actual.

¿Y sacaría mejores o peores resultados que Rajoy?
Esperanza Aguirre trabaja para revalidar su mayoría en la Comunidad de Madrid, donde ha obtenido el mejor resultado de la historia. El PP tiene políticos de gran altura capaces de defender nuestras ideas, de hacerlas realidad en las instituciones, de traer prosperidad y crear condiciones para el empleo en cualquier administración. Y Esperanza Aguirre es de esas personas capaces que lo da todo por el servicio a los ciudadanos cuando asume una responsabilidad. Esperanza Aguirre está dando todo por los madrileños y trabaja por la defensa de la Comunidad de Madrid, de la libertad y de España. Y trabajando por Madrid, que es esa vanguardia de progreso, está haciendo un gran servicio a España, que tiene en Madrid una punta de lanza para salir de la crisis.

¿Cree que UPyD estará en el nuevo panorama político madrileño?
Yo creo que no, pero si lo formara sería bienvenido.

¿Se fía de la nueva Batasuna?, ¿está con el postulado que defiende Mayor Oreja?
Creo lo que dice Mayor Oreja, porque ha demostrado que acierta. La nueva Batasuna, la vieja Batasuna o cualquiera de los nombres que ha adoptado todo es una basura. Son la misma basura en distintas bolsas, que contienen violencia y muerte. Lo único que hay que esperar es la desaparición absoluta de ETA y su todo entorno de muerte, violencia, mentira, extorsión y mafia que es lo que es ETA.

Viendo la que está cayendo con la crisis económica, la próxima legislatura amplían diputados y han estado todo el mes de enero parados…
Bueno, puntualizo. No hemos estado parados. Hemos estado preparando iniciativas para traer iniciativas a la Cámara. Los periodos inhábiles, por decirlo así, sirven para que el diputado haga una de las funciones principales que es moverse por los municipios, detectar los problemas de los ciudadanos y traerlos aquí para subsanarlos. Otra cosa es lo que haya hecho el PSOE, que ha estado centrado en sus peleas internas y a sus ajustes de cuentas. Nosotros trabajamos para los madrileños.

¿Son un buen ejemplo los políticos para la sociedad?
Creo que no se puede generalizar. No todos los políticos como Zapatero que no tienen palabra, o como Tomás Gómez, que cambia sus principios cada dos por tres, o como Trinidad Rollán, que está condenada a ocho años por prevaricación. Hay políticos que no se les valora, algunos de ellos ni cobran, como concejales de pueblo que trabajan por sus vecinos, que solo tienen una vocación de servicio. Ha que huir de esta moda de despreciar a los políticos. Yo defiendo que se enjuicie a los políticos por su labor, y no todos descalificados por el mal ejemplo de unos pocos. La mayoría estamos aquí para servir a unos principios, a una sociedad, con la mayor honradez posible y con la mejor de las voluntades. A mí no me gusta la descalificación general de los políticos, porque sería una descalificación general de la democracia. Hay de todo, pero hay que enjuiciar a cada uno por su actuación.

Llegamos a Alcorcón. Cuando Esperanza Aguirre le dijo ven, lo dejó todo como dice la canción o se lo tuvo que pensar.
Acepté en el mismo momento, porque llevo muchos años en política madrileña y conozco muy bien la situación de la Comunidad de Madrid y sé de la importancia de Alcorcón, que tiene un gran futuro por delante. Por desgracia esas posibilidades han estado limitadas durante demasiado tiempo por un gobierno de izquierdas ineficiente que han tomado políticas inadecuadas que en lugar de impulsar ese progreso han hecho perder oportunidades. El ejemplo es el actual alcalde, que ha arruinado al pueblo. Alcorcón es uno de los cuatro ayuntamientos más endeudados de España. Su política de este y otro alcaldes socialistas del sur es del pasado, incompatible con los nuevos tiempos y el futuro de su ciudad. De política de gasto, de derroche, de ordeno y mando, de intervencionismo, de no escuchar a la gente, de subir impuestos y esto tiene que cambiar. Han puesto a los vecinos al servicio de estos alcaldes, y tiene que ser al revés. Los alcaldes tienen que estar al servicio de los ciudadanos y devolver la voz a los vecinos de Alcorcón, a los que ahora mismo el alcalde no escucha. El PSOE ha convertido al Ayuntamiento en un problema para los vecinos. Lo que tiene que ser es un aliado del vecino para arreglar sus problemas. Y ahora es un lastre.

¿Le gusta el paracaidismo?, ¿ha hecho cursos? Lo digo por las críticas que vienen desde Alcorcón.
No lo necesito porque soy diputado de toda la Comunidad de Madrid desde hace tres legislaturas y represento y lucho por todos los madrileños incluidos los vecinos de Alcorcón. Y a diferencia de lo que han hecho los socialistas, yo aquí en esta cámara he peleado para que vinieran inversiones a la Comunidad de Madrid que el PSOE nos quitaba, para que se defendieran derechos que el PSOE pisoteaba y para defender los intereses de los vecinos de Madrid y de Alcorcón. Eso es lo que he hecho durante todo mi mandato. A diferencia de lo que ha hecho el señor Cascallana, que en el Senado ha llegado a votar en contra de medidas de transporte necesarias para los vecinos de Alcorcón y lo ha hecho por someterse a Zapatero. Ha antepuesto su sometimiento al PSOE a los intereses de Alcorcón. Eso se llama traición y es deplorable. No necesitamos un alcalde que vote en contra de nuestros intereses, sino un alcalde que defienda ante todo al vecino y sus necesidades, y se enfrente a quien se tenga que enfrentar por defenderlos. ¿Paracaidista? El señor Cascallana viene de Vallecas, yo vengo, es verdad, de Campamento, pero de mis 38 años, desde los ocho he tenido un contacto muy intenso con la ciudad de Alcorcón, a la que estoy unido familiarmente y con otros muchos nexos. No soy una persona ajena a Alcorcón, ni Alcorcón es una ciudad ajena a mi vida y a mi compromiso político. También te digo que no me va a pedir el pasaporte un señor que viene de Vallecas y que lo único que ha hecho ha sido arruinar a sus vecinos. Sus planteamientos no son compartidos con la gente, quieren un alcalde que les escuche, que gestione adecuadamente sus recursos y que les saque del atolladero en que les ha metido el PSOE y no se dedique a pedir el ADN a nadie. En cualquier caso, el ADN del señor Cascallana es un ADN de incumplimiento, de derroche, de prepotencia y de fracaso. Las mías son de servicio, de transparencia, de diálogo y de rigor en la gestión. Y uno es de donde pone su cabeza, su corazón, su proyecto familiar y su compromiso político y yo estoy absolutamente volcado en Alcorcón. Soy un vecino más de la ciudad, que aspira a poder contribuir a mejorar la realidad del municipio con todo mi esfuerzo y mi sacrificio.

¿Qué falla en las grandes ciudades del Sur manden ‘generales’ de Madrid para ser los candidatos? Lo digo porque el PSOE ha mandado a Móstoles a David Lucas.
No me gustaría compararme con David Lucas, son planteamientos muy distintos. En Alcorcón vamos con un proyecto de gobierno, que encuentra su apoyo entre los vecinos de Alcorcón. De hecho, ahora dedicamos más tiempo a preparar las soluciones que vamos a poner en marcha cuando ganemos el 22 de mayo que en la campaña electoral. Trabajamos ya en clave de responsabilidad institucional. No creo que el señor Lucas vaya con ninguna pretensión de ganar, sino para amortiguar un batacazo en un partido que ni siquiera ha existido. El PSOE en Móstoles tenía desmantelada la Agrupación.

Ha dicho que Alcorcón está arruinado, ¿teme que se dejen de pagar las nóminas a los funcionarios?
Ojalá que no, pero el señor Cascallana ha puesto a sus trabajadores y al Ayuntamiento al borde del precipicio. Solo la falta de transparencia nos impide saber cuál es la situación real del consistorio, pero solo por dar unos datos. La deuda reconocida del Ayuntamiento de Alcorcón es de 143 millones de euros sobre un presupuesto de unos 200 millones de euros. Y tiene una amenaza encima de tener que pagar por los justiprecios de unas expropiaciones mal hechas en el Ensanche Sur, es decir por una pésima gestión del PSOE, otros 100 millones de euros en indemnizaciones. Y además, parece ser que podría haber facturas impagadas por valor de 200 millones. Yo he preguntado al señor Cascallana cuál es esa cantidad para poder realizar un plan de saneamiento. Le pediría que si respeta algo por los 103 días que le quedan como alcalde, que deje aflorar la realidad para hacer ya un plan de saneamiento por el bien de Alcorcón. Le pediría que dé a conocer cuál es la dimensión del agujero que nos deja, para poder preparar las medidas que se necesitan aplicar de forma inmediata.

Con el poco dinero que hay, no prometer grandes cosas es difícil para un candidato nuevo, ¿no?
Si nosotros cayéramos en la tentación de obviar la situación que tiene el Ayuntamiento de Alcorcón, que es muy grave, y nos lanzáramos a la política de prometer y prometer, de gastar y gastar, seriamos como los socialistas. Lo que nos corresponde es precisamente sanear la situación que nos han dejado y esa labor es muy poco lucida. Es más fácil gastar, hacer todo tipo de obras y dar todo tipo de subvenciones, es muy lucido y lo agradecido desde el punto de vista electoral. Lo que ahora corresponde hacer es tomar medidas de responsabilidad institucional, que no serán fáciles y que para mí van a ser costosas. Pero, como todos los dirigentes del PP, yo antepongo la responsabilidad institucional al puro beneficio electoral.

Supongo que se está empollando bien los problemas de Alcorcón. ¿Cuáles serían las tres primeras medidas que adoptaría si fuera alcalde?
La primera, una auditoría, para conocer la magnitud del pufo que deja el PSOE en Alcorcón. Ligado a esto, pondremos en marcha un plan de viabilidad financiera del Ayuntamiento. A partir de ahí, vamos a trabajar en varias áreas. La primera es dar respuesta al problema de movilidad y aparcamiento que hay en el municipio. No puede ser que la gente tarde 45 minutos en aparcar porque el señor Cascallana ha decidido eliminar las plazas de aparcamiento en superficie. Estas decisiones, no consensuadas y arbitrarias, acaban perjudicando la calidad de vida de los vecinos. Otra medida será hacer un plan intensivo de seguridad para acercar la Policía a los barrios y a los vecinos. El señor Cascallana prefiere destinarlos a fines burocráticos y esa no es la voluntad de los agentes, que quieren servir y garantizar la seguridad de la gente. Es el señor Cascallana el que no administra bien los recursos policiales. También devolveremos la voz a los vecinos y poner la política municipal al servicio de la gente y no al revés. Además dinamizaremos la economía, estimularemos el pequeño comercio y, una cosa central en mi campaña, es el apoyo a la familia. La familia tiene que ser protagonista del futuro de Alcorcón. Para algunos socialistas modernos la familia es algo anticuado y por eso la desprecian y la persiguen pero para mí no hay más moderno ni con más futuro que la familia. Los anticuados son ellos.

¿Sería un alcorconazo que ganara el PP con mayoría absoluta o que volviera a ganar el PSOE?
Ha llegado la hora de Alcorcón, que tenga un gobierno que ayude e impulse su progreso real, que atienda sus problemas, grandes o pequeños, que cambie la política de allí. Es el momento que ha llegado. Va a haber una mayoría absoluta del PP y creo que va a ser una oportunidad histórica para cambiar las cosas que se han hecho mal, para sacar a Alcorcón de esa política atrasada, cutre y cortoplacista, del pasado que el PSOE ha practicado y que ha hecho que el municipio corra el riesgo de perder el tren del futuro. Pero ese tren no solo no lo vamos a perder, sino que lo vamos a coger y a ponernos al frente de ello para ser una punta de lanza de la economía madrileña y un ejemplo de gestión, transparencia, austeridad y de políticas volcadas en la familia.

¿Entonces la sorpresa sería que ganara el PSOE puestos en un Real Madrid-Alcorcón?
En este momento, nadie en Alcorcón, ni siquiera en el PSOE se baraja la posibilidad de volver a gobernar allí en décadas.

¿Cómo ha tomado en el PP de Alcorcón su llegada?
Es una apuesta de Esperanza Aguirre y el PP de Madrid muy fuerte. Es la primera vez que se presenta un portavoz parlamentario como candidato a alcalde. Es una apuesta por una forma de entender la política joven, moderna y abierta, que implican un cambio generacional. Es una apuesta suficientemente fuerte como para que haya sido recibida con mucha ilusión en el PP de Alcorcón. Desde que he llegado todo han sido facilidades y apoyos y se ha producido un fenómeno doble. Se ha producido una unidad absoluta de todo el PP de Alcorcón, lo que nos está dando una fuerza muy grande, y luego también de atracción de nuevas personas. Estamos registrando una avalancha de afiliaciones que se quieren sumar a este proyecto de cambio y de futuro.

¿Aguantará los cuatro años en Alcorcón si no logra la mayoría absoluta?
No contempla la posibilidad de no ganar. Pero nosotros no somos como los socialistas. Esa pregunta se la haría al señor Cascallana. ¿Qué va a hacer cuando no gane?, ¿va a dejar a Alcorcón con el agujero que nos va a dejar y se va a ir de rositas? Nosotros vamos a exigir responsabilidades políticas y de todo tipo por el daño tan grande que ha hecho esta forma de gestionar del PSOE abusiva e irresponsable. Espero que el señor Cascallana no haga un ‘sinpa’ monumental y nos deje este pufo como si no hubiera pasado nada.

Dado su pasado periodístico, queríamos saber si nos podía ayudar a poner unos titulares a la campaña electoral y a realizar preguntas a algunos líderes políticos. Ahí va la primera. Empezamos por la Comunidad de Madrid. ¿Qué titular le gustaría que pusiera el 23-M en los medios?
Esperanza Aguirre barre a un PSOE reducido a la mínima expresión.

¿Y en Alcorcón?
Alcorcón pone punto final a ocho años de socialismo

¿Qué le preguntaría a Esperanza Aguirre?
¿Como periodista?, ¿pero una pregunta difícil?

Sí, no como la que hacen en el PP en la Asamblea de Madrid para el lucimiento personal.
Le preguntaría cuál ha sido su momento más duro en su carrera política.

A Tomás Gómez.
Si no le da vergüenza decir que quiere bajar los impuestos y al día siguiente decir que los quiere subir.

A Enrique Cascallana.
Si no le da pena cortar cientos de árboles que llevan décadas formando parte del patrimonio de Alcorcón.

A Zapatero.
Que por qué no se marcha ya y deja de hundirnos y arruinar nuestro país.

A Rajoy.
Cuáles serán sus tres primeras medidas cuando gane las próximas elecciones generales

http://www.eldigitaldemadrid.es/articulo/general/8639/david-perez-quot-la-lista-del-psoe-en-madrid-no-esta-pensada-para-gobernar-quot

No hay comentarios: