2/1/11

Gracias a Esperanza Aguirre por acordarse de los hermanos cubanos en su discurso.

Reproduzco a continuación el discurso que la Presidenta de la Comunidad de Madrid pronunció el día 31 de Diciembre. Quiero agradecer desde este humilde blog las palabras de Esperanza Aguirre a los cubanos. Algunos, que tenemos familia y amigos en Cuba, sabemos lo que llevan pasando años los que están bajo la bota de la dictadura comunista de los hermanos Castro. En un país donde pensar diferente y ser demócrata es un delito pagado con sangre y carcel, las palabras de la Presidenta de la Comunidad de Madrid son un soplo de aire fresco y un apoyo de una valía incalculable.

A continuación os dejo el discurso completo de Esperanza Aguirre.

“Queridos ciudadanos de la Comunidad de Madrid,


Un año más, y ya es el octavo, tengo el honor de dirigirme a todos los ciudadanos dela Comunidad de Madrid para felicitarles la Navidad y para desearles todo lo mejor para el año que va a empezar dentro de pocas horas.

Para mí dirigir estas palabras a los madrileños es, sin duda, un honor. Y, al mismo tiempo, es un deber porque hoy no hablo sólo en mi nombre, sino, y sobre todo, en nombre de todos los madrileños.

Con este mensaje, a pocas horas de las campanadas y las uvas que anunciarán el Año Nuevo quiero expresar los sentimientos y los buenos deseos que compartimos todos los madrileños.

Creo que hoy puedo decir que hablo en nombre de todos, jóvenes y mayores, madrileños de nacimiento y madrileños de adopción, de derechas y de izquierdas, empresarios y trabajadores por cuenta ajena, creyentes y no creyentes, cuando expreso el deseo de que el año 2011 nos traiga a todos salud, prosperidad, paz y un poco de buena suerte en todo lo que emprendamos en los próximos doce meses.

El año que ahora termina ha sido duro. Todos lo sabemos, y S. M. el Rey nos lo recordaba a todos los españoles en su mensaje de Navidad. Pero hoy creo que lo más importante es mirar al futuro con esperanza y con espíritu de lucha y de sacrificio. Los españoles y, desde luego, los madrileños han dado muchas muestras en la historia de su capacidad para salir adelante y para superar las situaciones más difíciles.

Hoy, cuando hablo en nombre de todos, quiero expresar la confianza compartida por todos en que con esfuerzo, con ilusión, con trabajo y con esfuerzo el año 2011 será mucho mejor que el pasado.

Eso es lo que deseamos todos y eso es lo que deseo hoy a los madrileños en nombre de todos.

Que se recupere la actividad económica para que vuelvan a crearse riqueza y puestos de trabajo.

Que lo parados encuentren el empleo que necesitan. Y, especialmente, todos esos jóvenes nuestros que hoy están sin trabajo.

Que la recuperación económica nos vuelva a la senda de la prosperidad. Y que seamos capaces de hacer que esa prosperidad llegue a los que tienen más necesidades.

Porque hoy, como todos los años en esta ocasión, quiero tener un recuerdo lleno de cariño y de apoyo para los que viven entre nosotros y tienen ahora problemas especialmente graves: los enfermos, las mujeres que sufren agresiones, los desempleados, los empresarios en dificultades, las personas con algún tipo de incapacidad, los inmigrantes que provienen de países en lo que las cosas no están mejor que aquí.

Creo que todos los madrileños compartimos el deseo de que en 2011 todos encuentren solución a esos graves problemas. Como creo que también compartimos el deseo de que la libertad triunfe en todos los lugares de la tierra, esa libertad que a los españoles nos garantiza nuestra Constitución pero que no existe en muchos lugares del mundo.

Y aquí, como he hecho alguna otra vez, quiero dedicar un recuerdo especial a la República hermana de Cuba que ya lleva 52 años bajo la dictadura comunista de los Castro. Que en 2011 la libertad llegue a Cuba es una noticia que nos alegrará

Y permítanme que termine con una referencia, precisamente, a nuestra Constitución de 1978. En aquellas fechas España también tenía que resolver un problema muy difícil, incluso más difícil que la salida de la actual crisis económica. Tenía que dibujar el marco de libertad en el que todos los españoles se encontraran a gusto. A base de consensos, de generosidad, de concordia y de diálogo entre todos se consiguió ese marco, que es nuestra Constitución.

Creo que el recuerdo de ese éxito y de la forma en que se alcanzó puede ser una buena guía para afrontar el año que va a empezar. Y con este recuerdo del consenso, del espíritu de concordia y del diálogo de 1978, vuelvo a expresar los mejores deseos que hoy los madrileños y, desde luego, yo misma, tenemos para todos al empezar este 2011, que tiene que ser el año de la recuperación del optimismo y de la esperanza."

1 comentario:

Dionisio García dijo...

Reconozco que no he podido leer el discurso entero, tan amablemente transcrito —no sé si literalmente o de oído— por don Pedro. Cuando llegaba por la mitad ya me empezaba a pesar como una losa, y al llegar a los 2/3, más o menos, lo he dejado.

En lo que he leído, lo más cargante me ha resultado la insistencia de la Presidente madrileña en que habla en nombre de todos —no se cuántas veces lo repite— lo cual, aun concediéndole que lo dice por el cargo representativo, creo que con una vez que lo dijera sería más que suficiente. Pero sea de esto lo que quiera hay una ocasión en que al decirlo revela el ventajismo que la señora se suele gastar; es cuando afirma: «hablo en nombre de todos [...] cuando expreso el deseo de que el año 2011 nos traiga a todos salud, prosperidad, paz y un poco de buena suerte [...]». Si esto no es ventajismo, que venga quien pueda y lo vea: con esos deseos es imposible no hablar en nombre de todos, porque a ver quien es el guapo que no está de acuerdo con ellos. Ni Perogrullo lo hubiera expresado mejor.