26/11/10

REVÉS JUDICIAL AL AYUNTAMIENTO POR SANCIONAR INJUSTAMENTE A UNA TRABAJADORA

Aunque el sistema judicial es lento y alambicado, de ello se valen muchas veces nuestros gobernantes, al final dicta sentencia y hace justicia.

En sentencia firme, y por lo tanto no recurrible, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Madrid falla:

“1.-Estimar el recurso contencioso administrativo interpuesto /…. / Contra la Resolución de 23-9-09 del Ayuntamiento de Alcorcón (D. G. Administración), por la que se impone a la recurrente, una sanción disciplinaria de suspensión de funciones y remuneración por un periodo de tres días, por comisión de una falta GRAVE, por falta de rendimiento profesional, actuación administrativa que en consecuencia se revoca y anula, en cuanto que no es ajustada a Derecho, con las consecuencias correspondientes de haberse ejecutado la sanción impuesta.

2.- Condenar a la Administración demandada al abono a la totalidad de las costas del presente recurso” (La cuantía del procedimiento fue fijada en inferior a 18.030 €)

Ha costado más de un año, pero al final la justicia pone a cada uno en su sitio. A la trabajadora se le restituye su honorabilidad y deja en bastante mal lugar a la Administración. Desde el proponente del expediente, el Interventor Municipal, al propio Director General de Administración que firma la Resolución y en especial a la instructora del mismo, la Tesorera Municipal, que es la que cataloga la falta y propone la sanción que ahora es declarada no ajustada a derecho.

Y lo que nos resulta más grave es lo reflejado en los fundamentos jurídicos, que en su punto tercero recoge “La actuación impugnada responde en realidad a una situación de represalia ante la solicitud de traslado que realizó (por presunto hostigamiento laboral) lo que avala la tramitación del expediente y lo actuado en autos, en especial el informe de evaluación de riesgos psicosociales y la asistencia sanitaria prestada al efecto a la actora”.

Y en su punto sexto: “Particular relevancia alcanza el informe de Evaluación de riesgos psicosociales del Departamento de Intervención /… / no aportado por el Ayuntamiento, pese a ser requerido al efecto y que hubo de acordarse como diligencia final en la vista oral. Especialmente sus folios 31,32, 33, 34 y 35, cuyo contenido no es preciso reiterar aquí, revelan una situación en tal Departamento que ha de considerarse anómala…/”.

Desde esta Sección Sindical queremos felicitar a la compañera por su paciencia y tesón en la defensa de una injusticia manifiesta y exigimos a la Corporación que deje de mirar para otro lado en este tipo de “situaciones anómalas”, en este Departamento y en otros que ya hemos denunciado, y actúe de forma responsable para facilitar un clima laboral óptimo. De no ser así, estamos convencidos que las sentencias seguirán llegando lenta e inexorablemente.

Estaremos expectantes de qué medidas se toman desde los diferentes responsables, tanto de la Concejalía de Hacienda como de la Concejalía de Recursos Humanos.

Pincha aquí para ver la sentencia completa.

3 comentarios:

Pedro García dijo...

Sinceramente me alegro, por la sentencia a favor de esta trabajadora.

Solamente echo en falta una cosa, establecer las sanciones correspondientes al responsable de este asunto, el Interventor Municipal, que debería ser quien pagase los gastos del procedimiento y en su defecto su Jefe político el señor Cascallana.

Anónimo dijo...

Amigo Pedro:
Tu teson por estar en todos lados y los corta y pega que haces a veces te gasta malas pasadas y mezclas datos y noticias. La sentencia de consoliddación de grado es del Blog de CCOO y no tiene nada que ver con esta de UGT sobre un expediente a un trabajadora sancionada injustamente como represalia a una denuncia de ñposible hostigamiento laboral.

Anónimo dijo...

Menos mal que la justicia, a veces, funciona. En este caso pone de manifiesto que "anómalo" ocurre.
Veremos cuando cambie el gobierno municipal, me temo que van a salir muchas cosas a la luz, y que tendrán en muchos casos su reflejo en al código penal.
No es normal que un juez diga lo que dice éste, y no pase nada. No es normal. Por eso, en cuanto alguien esté dispuesto a hacer algo, más de uno va a tener que buscarse otro trabajo (si lo encuentra).