17/11/10

El PP exige a Cascallana que, por respeto a Alcorcón, devuelva la medalla que recibió del régimen marroquí, tras la represión que sufre el pueblo saharahui

Nota de prensa del PP en Alcorcón.

La portavoz adjunta del Partido Popular en Alcorcón, Laura Pontes, ha exigido hoy al Alcalde socialista, Enrique Cascallana, que devuelva de manera urgente la medalla recibida en 2008 por Mohamed VI, para evitar que la imagen de este municipio esté unida a la represión que sufre el pueblo saharahui.


La edil popular ha recordado que Cascallana fue distinguido con la orden oficial del Wissam Al-Alaoui, otorgada por el rey Mohamed VI en reconocimiento a la labor de acercamiento y entendimiento entre España y Marruecos. La condecoración reconocía los “múltiples méritos y su compromiso con el fortalecimiento de la amistad hispano-marroquí”.

Para Pontes, se trata de “una afrenta a los alcorconeros y a los españoles poseer una medalla entregada por un sátrapa que está vejando los derechos de un pueblo unido a España por el lenguaje y la Historia”.

“Si Cascallana tiene dignidad, debe devolver la medalla de inmediato, máxime cuando en 1994 hizo la visita a los campos de refugiados de Argel y mostró su solidaridad con los saharauis, para demostrar que no pretendía solo hacerse la foto y quedar bien. Después de las salvajadas y la represión que estamos viendo a través de los medios de comunicación, a cualquier ciudadano de bien de Alcorcón le repugna que su ciudad, a través de su Alcalde, esté unido a esta acción ilegal de acoso”.

Al respecto, Pontes ha anunciado que el Partido Popular llevará al próximo Pleno ordinario una moción para exigir la devolución de la condecoración si antes Enrique Cascallana “no es capaz de mostrar la humanidad y la integridad que debían regir sus acciones políticas”.

  •  

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cascallana no devolverá nada,
eso sí ya sabéis a quién va a echar la culpal, al PP, a la CAM, y a su bestia negra que es también Aznar.
Y lo dirá tan tranquilo y encima se fumara un puro habano, eso sí de Cuba, porque el consumismo le tira todavía mucho.