12/8/10

Los Señores de Alcorcón y el holgazán de Pepón.

Me han pasado por email un blog basado y centrado en los comics. Me lo han mandado porque entre esos comics hay uno que habla de Alcorcón y a continuación os expongo. Os recomiendo la lectura de este blog sobre todo a los que sóis, como yo, amantes de los comics.

Otro singular personaje que aparecía en las revistas de la editorial Bruguera era el holgazán Pepón, un parasito social de campeonato.

Se trata de un tipo regordete, descamisado, que vive en casa de su hermana y su cuñado, los Señores de Alcorcón, al que no le gusta trabajar, pasándose el día tumbado a la bartola en un divan y pensando únicamente en comer y dormir.

Su cuñado, un abnegado oficinista, que busca aparentar más de lo que es, harto de la vagancia de Pepón, le busca diferentes trabajos, que no le duran ni un día ante las burradas que comete en los mimos.

El Sr. Alcorcón suele tratar a patadas a su cuñado lo que le granjea discusiones con su mujer, que sale en defensa de su hermanito, diciendo que es un pobrecillo y un incomprendido.

El caradura de Pepón se las ingenia siempre para dejar mal a su cuñado, sufriendo este las consecuencias y porrazos de los desagisados de Pepón.

Estas historietas, realizadas por Segura, uno de los dibujantes más expresivos de la escuela Bruguera, reflejan muy bien una tipología social, el caradura o parasito familiar, que se aprovecha de sus familiares para vivir del cuento. Seguro que muchos de ustedes conocen a personajes así en su entorno.

Para aquellos que tiene que soportar a elementos de esta guisa va dedicada esta historieta de hoy.



http://elmaravillosomundodelostebeos.blogspot.com/2010/08/los-senores-de-alcorcon-y-el-holgazan.html

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo del holganzan del PePon va como anillo al dedo de esta historia que me recuerda a cierto lider de partido politico que holgazanea permanentemente y su famila de concejales tampoco le van a la zaga. Y son de Alcorcòn casi todos, como en el comic que has puesto.

Anónimo dijo...

coño pedro, ni pintado para el pp de Alcorcón. Qué bueno!

Jesus dijo...

Parece mentira, es hoy el día que a mis 55 años aun leo las "desternillantes", historietas de cuando tenía 12 ó 14. El pobre Arturito siempre con cara de vinagre, por culpa de su cuñado que no daba palo al agua, no me extraña que terminase desquiciado de los nervios y le obsequiase continuamente con tremendos "puntapiés" que acababan poniéndole de patitas en la calle, pero ni por esas, ya que al final regresaba a su divan, no sin antes haber mediado su hermana, la esposa de Arturito a quien encima le soltaba la bulla.