28/6/10

Sacresa presenta el concurso de acreedores con una deuda de 1.800 millones de euros

El grupo inmobiliario Sacresa ha presentado esta mañana el concurso de acreedores en el juzgado mercantil número dos de Barcelona, según confirmaron fuentes judiciales, con una deuda de cerca de 1.800 millones de euros, tras no lograr ningún acuerdo con entidades financieras.

En Alcorcón esta noticia es especialmente dura pues unas mil viviendas se verán afectadas ya que las viviendas que se estaban construyendo dejarán de hacerlo y las que se pensaban construir no lo harán.

Y esto es especialmente sangrante sabiendo que estas personas tendrán que seguir pagando mes a mes por una vivienda de la que no tienen ninguna garantía y para no caer en falta de pago.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El principal problema con el que se están encontrando las empresas del sector de la construcción lo constituye el estancamiento absoluto del mercado de la vivienda; por dicho motivo, no pueden dar salida al producto acabado por ausencia de demanda y ello acarrea un gravísimo problema de liquidez en dichas empresas. Si a ello se suma el endurecimiento en las condiciones de concesión de todo tipo de créditos por parte de las entidades bancarias, muchas de las empresas se ven abocadas a solicitar el concurso de acreedores, para intentar al menos evitar las duras sanciones que pueden producirse, de conformidad a lo previsto en la Ley Concursal, como consecuencia de un retraso en dicha solicitud.

Respecto a si el concurso es una solución para su continuidad, en principio la Ley Concursal es una norma pensada para ofrecer soluciones al objeto de que las empresas sometidas a concurso puedan continuar, mediante un pacto o convenio con sus acreedores. Desgraciadamente, sin embargo, y ante el contexto económico que afrontamos hoy en día, la realidad se está encargando de demostrar que tal voluntad del legislador, en un número muy elevado de concursos, no deja de ser un buen propósito de muy difícil consecución, con lo que la mayoría de las empresas se ve abocada irremediablemente a la liquidación.

Por ello, amigo Pedro, no me gustaría estar en el lugar de los vecinos y vecinas que, de buena fé, invirtieron sus ahorros y su futuro en una vivienda de este grupo. La experiencia nos indica que el camino será largo, muy largo, y tortuoso.

Lamento decir esto, pero sé de lo que hablo, a nivel profesional.

Lo siento mucho, mucho, de veras, por la buena gente que pueda verse perjudicada por esta situación.

Anónimo dijo...

La Sentencia de la Sección 1ª de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de fecha 27 de abril de 2009 , viene a sentar la doctrina jurisprudencial de que toda reclamación por incumplimiento de obligaciones recíprocas por parte de una constructora declarada en concurso debería haberse realizado en sede del procedimiento concursal -como acreedor- sin que sea posible, con posterioridad a la declaración de quebrado, instar reclamación civil alguna por ello.
Así, la única vía para poder garantizar, en situaciones concursales, el cumplimiento del obligado a entregar o poder resarcir los daños que dicho incumplimiento pueden causar en los afectados es haciendo uso de otros instrumentos, como seguros de caución o avales a primer requerimiento, que deberán convenirse en el contrato que rija a las partes.

Todo ello, puede llevar un tiempo excesivamente largo, y además un resultado no del todo satisfactorio, para la buena gente que ha depositado sus ahorros y sus ilusiones de futuro, en una empresa de este grupo.

Realmente , como manifesté en una entrada anterior de este mismo blog, sé de lo que hablo a nivel profesional (tú me conoces bien, amigo Pedro), y lo lamento mucho, muchísimo, por todas esas personas a las que deseo toda la suerte y justicia posible.

Anónimo dijo...

Por favor la deuda les viene por querer controlar Metrovacesa y por la avaricia de sus dueños.
El concurso de Sacresa es el tercero mayor de la historia empresarial española, tras los de las también inmobiliarias Martinsa, que se declaró en concurso con un pasivo de unos 7.000 millones de euros, y Habitat (2.800 millones).

La mayor parte de la deuda de la empresa procede de la 'batalla' que los Sanahuja libraron entre 2006 y 2008 por tomar el control de Metrovacesa, lo que les llevó a acumular un endeudamiento superior a los 5.000 millones. Ante sus problemas financieros, en febrero de 2009 la familia de promotores tuvo que ceder el control de esta inmobiliaria a un grupo de bancos y cajas.

El concurso afecta a todas las compañías del grupo de los Sanahuja, excepto una firma que tiene un préstamo de 700 millones con el HSBC, con garantía del 11% del capital de Metrovacesa que aún ostenta, y alguna otra sociedad que no tiene actividad.

Alf. dijo...

Muy bien lo de la crisis, y todo eso, pero estos señores no diran que no han colocado las viviendas que estan construyendo en Alcorcón y en algunos otros lugares. Pues las tienen vendidas y "bien cobradas" antes de empezar a construirlas.

Lo que pasa, que hay que analizar a quien se va a dar el contrato de construcción de "Obra Pública", y no darselo al primero que pase por la Gran Vía.

Me imagino que el Ayuntamiento se personara como acreedor, y no deje a los chavales que lo hagan ellos.