4/5/10

Como no somos el Municipio más endeudado y las cuentas del Ayuntamiento van bien, más dinero para el extranjero.

Cuando la deuda de Alcorcón es la mayor de la Comunidad de Madrid, únicamente superada por la capital, como en España no hay cerca de cinco millones de parados, como no tenemos una crisis galopante que está destrozando familias, como en Alcorcón a ojos de Cascallana no existen pobres como tampoco deben existir familias en paro, nuestro querido Alcalde se centra en firmar convenios y regalar 66.000 Euros a la Asociación Alba para que desarrolle proyectos de cooperación en Brasil, Ghana, Bolivia, Ecuador, etc.

El presidente de esta asociación, Macario Villalón, ha explicado que así podrán ayudar a más de dos centenares de niños de la calle de Bolivia o a que mujeres africanas sean asistidas tras el parto, por ejemplo.

Mientras tanto en nuestro Municipio cientos de personas tienen que acudir a comedores sociales de diferentes ONG'S para poder alimentarse.

Otros de los proyectos en desarrollo de Alba se encuentran en Uribichá (Bolivia), donde los voluntarios enseñan música a los residentes para favorecer la inclusión social, o en Ghana, donde se trabaja para la canalización del agua, ya que todo el peso para trasladarla recae en niños y mujeres.

También trabajan por la construcción de un aula en el municipio ecuatoriano de Quingeo, por la colocación de placas solares en centros sanitarios del Congo y por el mantenimiento de una escuela en Mozambique, donde este año han tenido que cerrar las puertas a más de seiscientos niños porque la media por clase ya es de ochenta.

Para Cascallana, es "muy importante conseguir los objetivos del milenio, entre los que se encuentra la erradicación de la pobreza en el mundo", por lo que ha resaltado el trabajo que realizan para ello "no sólo las instituciones, sino sobre todo el voluntariado y estas ONG's que están haciendo un trabajo magnífico".

Se le olvida a nuestro Alcalde decir, como ya ha dicho en más de una ocasión, que en Alcorcón no hay pobres.

Las Ayudas humanitarias son dignas de admiración, pero creo que cada cosa tiene su lugar y su momentos. Evidentemente, en la coyuntura económica que se encuentra España en general y Alcorcón en particular, no creo que sea el momento ni el lugar de donar dinero para obras en el extranjero, cuando hay personas en nuestro Municipio que no tienen dinero ni para pagar la luz y viven en sus hogares sin luz eléctrica. Y cuando digo esto se de que hablo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

eres un nazi