18/5/10

Alcorcón necesita cambiar.

No voy a vender la burra de que Cascallana puede perder las próximas elecciones en Alcorcón. Confundiría mis ganas con la realidad. Así nos va.

Lo que pasa es que en Alcorcón es muy difícil no contagiarse de una sensación que flota en el ambiente. Veámos. Cascallana está ya en campaña. Tiene un trabajo muy duro por delante y con buen criterio ha decidido comenzar cuanto antes. La puesta en escena no es casual, sabedor de su denostada imágen política y de su nefasta gestión en nuestro Ayuntamiento. Por eso se ha adelantado al resto de fuerzas políticas y sigue con su famosa campaña "Hablemos", en la que casualmente únicamente hablan ellos.

En Alcorcón nos hace mucha falta savia nueva, ideas frescas, valentía, osadía incluso. La naftalina campa a sus anchas desde hace tiempo por todas las estructuras del Ayuntamiento y la política en Alcorcón, fruto de las sobradas mayorías absolutas que cada año, como fieles votantes, le regalamos a Cascallana y a la profesionalización de la política que han hecho much@s.

En Alcorcón la imagen del cambio se encarna en la figura de Fernando Díaz. El cambio lo debe apuntalar en lo que ya he dicho anteriormente: savia nueva, formación, ideas frescas, valentía, osadía y pasión por la política. El arte de lo imposible a día de hoy tal y como está la oposición actualmente. Ya he dicho en muchas ocasiones que el PP en Alcorcón tiene que dejar de tener los Concejales más tristes jamás conocidos en Alcorcón.

Fernando Díaz tiene la oportunidad de mejorar las cosas, de mejorar las vidas de todos sin olvidar a nadie. Quiero creerme que Fernando Díaz puede ser lo que necesitamos. Aunque no gane. Y ya si gana, es por todos asumido que tantos años de mayoría absoluta no son buenos para nadie. Sólo necesitamos arriesgarnos un poco.

Pero, no sé, tengo la sensación de que este hombre es una apuesta segura (a lo que hay que añadir una gestión nefasta por parte de Cascallana en Alcorcón y de Zapatero en España, que beneficia muy mucho, al partido en la oposición). Vamos, que no es votar a ver qué pasa. Y sí, me posiciono claramente. Necesitamos un cambio, de verdad. No recambios del mismo partido.

Es vital para Alcorcón que el gobierno llegue a manos de alguien diferente a Cascallana con un grupo fuerte, formado, que ilusione, con el empuje, la juventud y las ganas por querer hacer de Alcorcón un Municipio mejor y de cambiar las formas y los fondos de hacer política municipal, alejados de las actuales políticas cascallaniles que poco, o nada, aportan ya a Alcorcón.

La cuenta atrás ha comenzado. Sólo hace falta que nos lo creamos y que Fernando Díaz estructure lo que tiene que ser el PP del futuro, ese que tiene que luchar por ganar la Alcaldía de Alcorcón y llevar la normalidad al Ayuntamiento.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si la imagen del cambio en Alcorcon es Fernando Diaz, no me extrañaria nada que no cambiasemos, porque este señor ya fue hace 12 años teniente alcalde, y a la vez concejal de hacienda y urbanismo, casi nada, y creo recordar que ha sido candidato a Alcalde en alguna que otra ocasion, asi que con señores como este no me extraña que el cambio no llegue a este municipio si debe ser de la mano de este señor. Por tanto que sea otra persona la que enarbole la bandera del cambio, que el señor Diaz, no representa ningun cambio, ni en personas ni en ideas.