19/4/10

Casi 200 parados de Alcorcón hacen prácticas remuneradas

Casi 200 vecinos de Alcorcón que se encuentran en situación de desempleo y han agotado todas las ayudas del Sistema Nacional de Protección Social realizan ya prácticas remuneradas en empresas de la ciudad.
Hasta el momento, 275 personas han solicitado esta Beca de Fomento de la Ocupabilidad y reúnen todos los requisitos de la convocatoria. Además, las empresas han enviado 211 ofertas de prácticas.

Esta iniciativa, impulsada por los firmantes del Pacto Local por el Empleo (Ayuntamiento, ASEPUR, UGT y CC.OO) permite a este colectivo realizar prácticas profesionales en empresas de Alcorcón durante cuatro meses consecutivos, por las que perciben 300 euros mensuales.

El alcalde de Alcorcón y senador por Madrid, Enrique Cascallana, ha recordado que no hay antecedentes de esta experiencia, cuya principal virtud es que se aborda la formación de los trabajadores “en función del tejido productivo”.

Cascallana ha resaltado las ventajas de esta medida, ya que “muchas veces dedicamos muchos recursos económicos a la formación, pero no tiene nada que ver con el mundo empresarial”.

Según el regidor, “si en un momento determinado formamos gente para el momento de recuperación económica en aquella parte de la producción que existe en la ciudad, estamos cualificando a personas para los trabajos que demanda el sector empresarial”.

Cascallana ha indicado que, posiblemente, este modelo pueda servir para entender lo que son las políticas activas de empleo y formación. El regidor ha mostrado su convencimiento de que “la experiencia de Alcorcón va a servir de modelo para muchas cosas que se hagan en el futuro”, al tiempo que ha reiterado el agradecimiento a los empresarios y sindicatos que han hecho posible poner en marcha este plan.

Las becas de fomento de la ocupabilidad han recibido el respaldo del Consejo Económico y Social, reunido recientemente en el Ayuntamiento

Fuente: Madrid diario.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Pedro, esta iniciativa puede ser positiva, pero tiene un peligro: los empresarios se acostumbran a tener un becario (= trabajador barato) y enlazan un contrato tras otro con el perjuicio del trabajador que suele ser despedido una vez transcurridos estos 3 meses.
El empresario vuelve a contratar un nuevo becario y así sucesivamente.
Este comportamiento del empresario es habitual en Alemania.