25/3/10

Se acerca la luz en Alcorcón.

Para muchos de l@s vecin@s que vivimos en Alcorcón estamos atisbando un pequeño rayo de luz en forma de democracia que asoma por Alcorcón. Ese rayo de luz se llaman elecciones municipales y entra cada vez con mayor fuerza por nuestra ventana en forma directamente proporcinal al tiempo que se consume para la cita con las urnas. Yo creo que esta vez el Alcalde se está oliendo que el fin de su "tiranía" está cerca y que, por fin, después de ocho años se podrán saber todos los trejemanejes que se han llevado a cabo en nuestro Ayuntamiento durante tanto tiempo.

Desde el comienzo de su mandato, Cascallana, ha mantenido un comportamiento agresivo y alterado en su ejercicio gubernamental y en sus exposiciones públicas. Malas formas que se agravan cuando le toca intervenir en cualquier problema público del Municipio.

Un déspota tiene la autoridad absoluta no limitada por las leyes. Hace abuso de superioridad del poder y la fuerza. En política, fue aplicado por algunas monarquías absolutas del siglo XVIII, inspiradas en las ideas de la ilustración y el deseo de fomentar la cultura y prosperidad de los súbditos. Consecuentemente, el tirano es un mandatario que abusa de su poder y superioridad en grado extraordinario. Lo único que necesita el despotismo es crear el miedo. La virtud no le hace ninguna falta y el honor seria peligroso.

Los déspotas han recurrido siempre a una parte del pueblo para mantener en orden a la otra parte. Donde acaba la ley, comienza la tiranía. Los tiranos se han rodeado de hombres malos porque les gusta ser adulados.

En Alcorcón núnca ha existido un gobierno peor y este no esta lejos de parecer despotismo y tiranía.

Es lamentable la prepotencia de este Alcalde ante la cercanía de las elecciones municipales y la alta posibilidad de que pierda el sillón de la alcaldía. Alcorcón no se merece un alcalde así y estoy completamente seguro que en las próximas elecciones municipales los resultados en las urnas pondrán en su sitio a un alcalde prepotente que se cree que la alcaldía y Alcorcón son su cortijo y su dominio.

4 comentarios:

Pedro García dijo...

Sí Pedro, veremos esa luz que se acerca como bien dices.
Y la luz será muy clara en nuestras ventanas, si contribuimos a ayudar a mucho para que se quiten la venda en los ojos de la complacencia y el permisivismo que han tenido con los siniestros personajes que nos están dirigiendo, que han sabido mantenerles los ojos y bocas tapadas con artes malabares, con trucos barriobajeros que se les han ido deshaciendo entre los dedos.

Es inevitable que esa nueva luz llegue, pero necesitamos que lo haga con fuerza, sentido común, con realidad y decencia a todos los estamentos municipales de nuestro pueblos, y con un solo objeto, que resplandezca la verdad, para que se alejen todos los interesados manejos.

Queremos que esa luz sea serena y que los portavoces de la misma sean el sencillo y laborioso pueblo que la está necesitando con urgencia y después de una etapa tan negra de oscuridad.

Anónimo dijo...

Lo malo es que lo que viene tampoco es para impresionar. O sera cierto lo que se lleva oyendo por ahi. Que Fernando Diaz no ira en listas y va a desembarcar desde la Comunidad una Consejera, vecina de Alcocón, para guiar al PP a la victoria. Esto se va a poner interesante, afilen sus cuchillos porque las puñaladas para colarse en listas pueden ser mortales, para algunos.

Anónimo dijo...

Lo que es cierto, es que con Fernando Diaz los peperos no se comen una rosca.
Y con su tropa, menos.Habría que cambiarlos a todos en las próximas listas.
Aunque se perdiesen las elecciones, por lo menos se haría una oposición decente.

Anónimo dijo...

Qué buen vasallo si tuviese buen señor.