6/3/10

Mi solidaridad con Orlando Zapata.


Me váis a permitir salirme un día del guión municipal que rige el blog para solidarizarme con una familia y con una causa más que justa reflejada, en este caso, en la persona de Orlando Zapata, disidente Cubano.

Zapata tenía 42 años, era originario de Santiago de Cuba. De familia humilde, dedicó su vida al oficio de albañilería. Los primeros problemas que tuvo con la justicia cubana se remontan a 2002 cuando era miembro del Movimiento Alternativa Republicana. En esa fecha le recluyeron en la prisión de máxima seguridad de Guanajay, en la Habana, acusado de delito de desacato.

En 2003 fue excarcelado y dos semanas después se volvió a encontrar con la Policía mientras desayunaba en un bar de La Habana. Su nombre apareció en el grupo de los 75 opositores acusados de conspirar con el Gobierno estadounidense a los que la Justicia cubana condenó a penas de 28 años de cárcel. Zapata siempre negó pertenecer a este grupo, pero sus demandas no sirvieron de nada, sólo contribuyeron a ir aumentándole paulatinamente su pena en prisión.

Orlando Zapata Tamayo, fallecido tras permanecer 85 de huelga de hambre como protesta por:

- Haber sido encarcelado por discrepancias con el régimen dictatorial castrista, condenado a tres años, y en la propia cárcel éstos se convirtieron en 30 años de privación de libertad.

- Por no dejarle vestir el uniforme blanco reservado a los disidentes del régimen que ingresan en prisión y sirve para que los presos de conciencia se diferencien del resto de presos comunes.

- Por impedirle la visita de sus familiares y de que le pudiesen hacer llegar, cada tres meses como venía siendo habitual, los alimentos que este ingería, puesto que se negaba a comer los que el régimen penitenciario castrista le proporcionaba.

- Para denunciar las constantes vejaciones y torturas le proporcionaba con periodicidad casi diaria.

Por todo ello, y acorde con sus valores y principios, Orlando Zapata Tamayo, emprendió una huelga de hambre contra el régimen dictatorial cubano que le llevó a la muerte el pasado día 23 de febrero, hubo de ser enterrado con nocturnidad, alevosía y por la vía de urgencia, puesto que hasta un funeral digno y público le fue negado por el régimen dictatorial.

Quiero, desde este humilde blog, condenar las dictaduras de uno u otro signo que en la actualidad tienen lugar en el mundo.

Es sabido que algunas dictaduras son bien vistas por algunos partidos políticos de un espectro ideológico determinado de nuestro País. Ya sabemos el doble rasero y la doble moral de estos partidos.

En un país donde llevar una camiseta de Ernesto Che Guevara es algo normal, en un país donde llevar camisetas de Ho Chi Minh no produce rechazo, en un país donde se mira hacia otro lado antes que criticar a un régimen con más de cien millones de muertos en el mundo, en un país donde existen personas que no reconocen como dictadura el régimen de los Castro, ese país está grávemente enfermo.

L@s mism@s que se llenan la boca de insultos hacia la dictadura de Franco, hacia la dictadura de Mussolini, hacia la dictadura de Hitler, hacia la dictadura de Pinochet, etc, miran hacia otro lado y, en multitud de ocaciones, niegan la mayor ante las dictaduras de Lenin, Stalin, Fidel Castro, Chavez, Ho Chi Minh, etc, cuando no, las defienden a capa y espada llegando a negar, incluso, que séan dictaduras.

Cincuenta y un año de dictadura no han sido suficientes para que la izquierda española se distancie del régimen de los hermanos Castro y condene sus atrocidades. Much@s siguen aquí instalados en el doble rasero ideológico que les permite, con plena impunidad, atacar con justificada dureza a las dictaduras de derechas, pero mirar para otra parte cuando se trata de regímenes tiránicos como el cubano, el venezolano, el chino o el iraní. Y ahí es importante y necesario que l@s ciudadan@s hablen alto y claro para poner en su sitio a quienes así actúan ante la evidente contradicción de perseguir a unos dictadores mientras se deja actuar en libertad a los otros.

Ese doble rasero da náuseas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No al turismo en Cuba.
Aislamiento total.