17/2/10

El socialismo que fue y que ya hoy no es.

Andaba yo con un amigo por la calle Mayor cuando de pronto vi la silueta humana y humanista de un buen amigo ex-Concejal del PSOE en Alcorcón.

Vi a este amigo y ex-concejal socilista en Alcorcón andar despacio, pensativo, a cuestas con su soledad, y recordé como Juan Ramón Jiménez, recordaba tras ver un día a Machado: “Este hombre no parece un vivo, ni un muerto, parece un resucitado”

Debe ser que el socialismo en Alcorcón necesita una resurrección.

No quise saludarle, tan machadiano, por aquello del maestro: “Tengo a mis amigos/en mi soledad/ cuando están conmigo/ que lejos están”

¿Quién está lejos de l@s verdaderos socialistas, de los socialistas de siempre a diferencia de, por ejemplo, Cascallana? Posiblemente much@s.

El rostro de mi amigo venía de sus soledades, de la soledad pura de un buen socialista, y esa soledad era y será siempre como la que escribió Lope de Vega: “A mis soledades voy/ de mis soledades vengo, / que para andar conmigo/ me bastan mis pensamientos”

Baje ligéramente mi cabeza para no ser reconocido e importunarle con mi presencia, y le contemple, parecía llevar todas las cruces socialistas sobre sus hombros, sobre su alma.

¡Qué buen vasallo, si tuviera un buen rey!

Nos alejamos y volví mi rostro, y ya no veía al hombre, únicamente veía una i latina sin punto, veía un rosal sin rosa, tan sólo un tallo sufriendo las espinas, la rosa la habían arrancado otros.

Y yo empecé a "llorar" por los sociaslitas de verdad, por la rosa y por un socialismo que siempre fue, y que hoy ya no es.

3 comentarios:

Mi Alcorcon dijo...

Pedro, me descubro ante este artículo, como sabes hay en Alcorcón más socialistas fuera del PSOE que dentro.

Anónimo dijo...

Pues hay mas del PP, o se van, o los echan fuera o estan inputados o en la carcel.

JA JA

Pedro García dijo...

El socialismo, el ideal de muchos en su juventud, la idea naciente de una sociedad mas justa y nueva, ha quedado truncada, pues se marchito la rosa que lo sustentaba.

Efectivamente lo que ha quedado es otra cosa, que raya casi la locura entre sus miembros y miembras que están para que les hagan ya y sin falta algún tipo de cura, y tiene que ser mental y profunda.

Creo que sí que el socialismo que nos invade necesita un nuevo resurgir, que venga alguien con empuje y gancho que le dignifique y le devuelva sus rostro más humano que tanto esta necesitando y necesitamos.

Pues no es baladí, que por algo están perdiendo a tantas gentes que eran fieles seguidores, pero que se han desanimado en esta locura a la que nos están llevando y que no tiene fin.