16/1/10

Nevada en Fuente Cisneros

Desde la Asociación de Vecinos Fuente Cisneros, queremos hacernos eco de las quejas de los vecinos del barrio por la actuación del Ayuntamiento con referencia al tema de la nevada del pasado lunes 10 de enero de 2010.

Son varios los vecinos que quieren poner en su conocimiento que el día señalado, las aceras del barrio eran impracticables por la cantidad de hielo acumulada en las mismas, nadie había echado sal como se ha hecho en otras partes del municipio.

No sólo las aceras, sino la propia calzada tenían una capa de hielo de varios centímetros de espesor ya desde la noche anterior, haciéndose impracticable la circulación de todo vehículo que no dispusiera de cadenas. No entendemos por qué podíamos salir de nuestras urbanizaciones gracias a la sal esparcida por nuestras comunidades de vecinos y que nada más llegar a la calzada no pudiéramos circular. No pasó máquina quitanieves ni esparcidora de sal alguna. El caos circulatorio en la parte de reciente apertura al tráfico, donde está el semáforo, se bloqueó ya por la noche ya que al estar en caída en forma de “V”, algunos coches quedaron atravesados en el medio por la placa de hielo formada en las rampas. Tampoco se esparció sal ni se pasó máquina u operario municipal alguno a resolver el problema.

Por otro lado, el único servicio de transporte público con el que cuenta nuestro barrio es un autobús que debería pasar cada 20 minutos y que por supuesto no pasó, sin aviso alguno por parte de la compañía (colgando un cartel en la parada, o enviando a algún empleado a avisar que se había suspendido el servicio), lo que ocasionó que a las 6:40h. hubiera una cola de vecinos de considerables dimensiones esperando un autobús que nunca llegó. Algunos fueron rescatados por “valientes” vecinos que decidieron conducir su coche particular desoyendo las recomendaciones de los distintos ministerios que desaconsejaban el uso de vehículos privados. Otros, alcanzaron el metro después de media hora de peligrosa travesía por las heladas aceras de Fuente Cisneros y Parque Oeste.

Entendemos que una nevada como la reciente no es un hecho corriente, pero al estar tan avisada por los medios de comunicación y por los servicios de meteorología del ministerio competente, estimamos que se debería de haber tomado medidas preventivas en nuestras calles.

Las preguntas que se nos han transmitido por parte de los vecinos afectados son las siguientes:

¿qué medidas tomó el ayuntamiento para paliar los efectos de la nevada en el barrio de Fuente Cisneros?

¿qué medidas tomará el ayuntamiento para paliar los efectos meteorológicos que se anuncien y se puedan tomar en el futuro?

A la primera pregunta tenemos respuesta: NINGUNA
A la segunda, esperamos que se nos responda por parte del Ayuntamiento

AV. Fuente Cisneros de Alcorcón
http://www.fuentecisneros.org/

2 comentarios:

Pedro García dijo...

Si hemos estado abandonados en el centro de Alcorcón y zonas cercanas, me imagino que en Fuente Cisneros habrá sido la repera.

Todo lo que exponen desde la lejanía me lo imagino, pero el sufrimiento ha sido tan solo de ellos. Esto se demuestra una vez más, que hace falta un grupo de Vecinos que recoja todos los problemas que conciernen a Alcorcón de forma global y que sepa representarlos para apoyarlos y luchar también con ellos.

Está claro que el Ayuntamiento ha pasado olímpicamente de Fuente Cisneros y que esto hay que reprochárselo por escrito, o como sea, de cara al futuro, para que tomen la debida nota, pero este desastre en mayor o menor escala ha sido general en todo Alcorcón, y que ha vendido nuestro Alcalde, pues nada, que todo estaba controlado y que tenía un ejercito de operarios manteniendo la ciudad. ¡Será embustero!

Desde aquí mi solidaridad ante todo lo que han sufrido.

Anónimo dijo...

El pasado día 12 cuando salimos del garaje vimos a la Policía Municipal pasar por la calle Fuente Cisneros ¡con cadenas!. Pero simplemente eso, pasaron, ni pusieron aviso de que hacían falta cadenas para circular ni avisaron a ningún servicio municipal para que viniera a abrir paso. ¡Una vergüenza!