8/1/10

Fernando Díaz está siendo mal asesorado. La oposición en Alcorcón sufre de anemia.


Bajo mi punto de vista, el PP en Alcorcón sigue equivocándose en las formas de hacer oposición.

Tras ver, analizar y publicar el reportaje fotográfico del PP en Alcorcón donde sacaban una buena obra con niños, errando en colocar el logo del PP en la parte posterior, se puede pensar que utilizan a l@s niños para hacer política y publicidad de su partido. NO hacía falta colocar logos ni pancartas de ningún tipo. Con la imágen de l@s Concejales habría bastado y sería más que suficiente.

Tras leer la nota de prensa sobre el intento de engaño de Cascallana hacia la Comunidad de Madrid en el tema de la vivienda pública en Alcorcón, nota de prensa fuera de todo lugar, de momento y de contexto. Un error con mayúsculas.

Tras ver el desastre de desgobierno y de oposición que sufrimos, queda muy claro que los desastres políticos del Gobierno y de la oposición de Alcorcón se sienten y se palpan. No se explican. Pero no todo queda ahí.

Este es el peor desastre de oposición en los últimos años. La oposición política en Alcorcón sufre de anemia y es cada vez más raquítica.

Por mucho que algun@s nieguen la mayor, el PP en Alcorcón tiene problemas. Pero el mayor problema es la falta de regeneración y de sentido político para hacer oposición.

No faltará quien diga, y con algo de razón, que la apatía de l@s vecin@s de Alcorcón con el PP viene de la mano de la falta de carisma de quienes nos deben representar, con lo que no harán más que refrendar la ausencia total del partido de oposición y su incapacidad manifiesta para renovar sus cuadros y sus propuestas.

Lo del PP en Alcorcón es más que un desastre. Que el PP en Alcorcón no produzca nada mejor, y que siga dominado por Cascallana y los suy@s con los continuos desaciertos políticos, demuestra que las cosas no se están haciendo nada bien en el, hasta el momento, único partido de la oposición en el Ayuntamiento.

Está claro que Fernando Díaz está siendo mal asesorado y lo llevan a una nueva derrota. El PP en Alcorcón da señales de que se está resquebrajando y esto no deja de ser intrigante. Éste resquebrajamiento está significando desacuerdos y hasta desavenencias crecientes dentro del PP en Alcorcón que no están pudiendo controlar. Pero como nada es perfectamente imperfecto, hay voces en el PP de Alcorcón que quieren cambios... y mejor que esos cambios vengan cuanto antes.

Si bien es cierto que la aceptación de Cascallana está en descenso, no menos cierto es que a la oposición le va aún peor. La oposición como tal, cada día se percibe más débil.

Nunca estuvo Alcorcón tan necesitado de una oposición alternativa como en estos tiempos, con un desgobierno fracasado y un Alcalde desacreditado. Pero, lamentablemente, la oposición no parece acrecentada en la proporción que correspondería a los fracasos de Cascallana y l@s suy@s.

Pero a día de hoy, el PP en Alcorcón, aparte de ser un partido perezoso e indeciso, ha desaprovechado ya demasiadas oportunidades. Van hacia la derrota final.

Es difícil suscitar confianza a medio plazo en una oposición que no parece capaz de ventilar una atmósfera viciada.

Como dice un amigo mio socialista en Alcorcón y de las juventudes: hasta que no se vayan la mayoría de los que están en el PP en Alcorcón de ahora, volveremos a tener la confianza de l@s vecin@s.

Qué tristeza tener una oposición de este nivel. Es una lástima no tener una oposición en buenas condiciones, es una lástima no encontrar una oposición inteligente que plantee un proyecto estructurado, visible, ordenado, interesante, que dé que hablar, que dé para pensar. Una oposición que pueda equilibrar el debate, que contribuya con las ideas del otro lado de la vertiente para que l@s vecin@s tengamos mayores referentes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un buen análisis amigo Pedro. Como simpre.
Tan sólo alguna puntualización según mi opinión. Fernando Diaz no está siendo mal asesorado. Él solito se basta y se sobra para piziarla contínuamente. No creo que el Sr. Diaz tenga la suficiente humildad como para dejarse asesorar. Creo que impone su estrategia. Y ésta, a todas luces, hace aguas por doquier.
Fernando Diaz tiene que irse, y pronto. Esta es la única salida para un PP que necesita una auténtica catarsis, y volver a empezar.
El Sr. Diaz está embebido de soberbia. Fué "colocado" en la presidencia del PP local tras muchos años de tutela, y su propia soberbia le llevó a hacer fuegos artificiales con un número de participantes en su elección que no es creíble, ni siquiera razonable.
Las recientes elecciones celebradas en un gran distrito de Madrid, como es Latina, con dos candidaturas fuertes, llegaban, juntas, a poco más de la mitad de los votos que decía el Sr. Diaz haber obtenido, para risa de todos lso que sabemos de lo que hablamos.
Su permanente obsesión por adquirir legitimidad, le ha llevado a perder más tiempo en anular a sus adversarios, en controlar el "cotarro", y en agarrarse a la poltrona, seguido de cerca por una tropa de palmeros que no aportan nada, pero que actúan de guardia pretoriana para seguir repitiendo en una lista de concejales que tiene asegurada por cuatro años, un salario millonario fuera de toda realidad social.
No conectan con el pueblo. No conectan con los afiliados. Ni tan siquiera son capaces de conseguir lanzar un medio de comunicación sólido.
Estropean lo que tocan porque no se lo trabajan. Funcionan a traspiés. Con precipitación. Sin trabajo serio previo. Y lo que es peor... sin voluntad.
Sólo están preocupados por silenciar (o comprar con promesas de futuro) a aquellos que son críticos con su gestión. Aquellos que ponen en solfa su torpeza. Aquellos que desean ser independientes para criticar, para pensar, y para decidir.
El PP de Madrid debe actuar. Y debe hacerlo pronto, si quiere conseguir algún resultado positivo en Alcorcón. Cascallana tiene este pueblo destrozado, y sin embargo está más bravo y beligerante que nunca contra Esperanza Aguirre, porque sabe que no tiene oposición, ni daño. Es más, cuando denuncian alguno de sus desmanes, lo hacen tan mal que incluso son Fernando Diaz y los suyos los que acaban denunciados en los juzgados.
¿Se puede ser mas torpe?. ¿Se puede actuar de peor manera?.
Están divididos. Despiden a sus responsables de prensa. Cambian a sus portavoces en el pleno. Y pretenden silenciar las voces que les acusan de división, en lugar de tener, al menos, la suficiente humildad para "soportarse" entre ellos lo que queda de legislatura.
Se critican unos a otros (todo se sabe), conspiran en reuniones unos contra otros (todo se ve), se descalifican entre ellos (todo se cuenta) .... en definitiva, pierden el tiempo, en lugar de trabajar.
Todos a su casa. Renovación total. Y que Dios reparta suerte.

Anónimo dijo...

Muy bueno el articulo y el ultimo anonimo. No se si Diaz es mal asesorado pero como dice mi marido siguen los mismos perderan los mismos y los ciudadanos de alcorcon seguiremos jodidos con casqui. Hace falta una limpieza en el pp pero de manera profunda.

Anónimo dijo...

A buen seguro, que cuanto mas gordo esta uno, mas anemia puede tener. Lo de "gordo", amigo Pedro, no va por las asiduas acompañantes del Sr. Diaz, sino en un sentido figurado. El Sr. Diaz se ha sentido gordo, mas bien inflado, por varios motivos. El primero, su hipotetico -y falso- apoyo partidista. El pp de Alcorcon no le apoya, le soporta como imposicion momentanea. El segundo, se ha sentido "tocado por la suerte", al pensar que los meros errores -que son muchos- de Cascallana, le llevarian en volandas a la victoria, a pesar de su propia incapacidad, indolencia y vagancia. Al final, el pp del Sr. Diaz es un gordo insano, que padece anemia galopante bajo el peso de una mal entendida magra salud.