14/12/09

Mi tesoooooooooooro.

Hace más de quince años que el actor norteamericano Danny de Vito en su visita a Madrid comentó lo maravillosa que "será la ciudad cuando encuentren el tesoro". Bueno, pues a estas alturas podemos decir que le ha salido una gran competencia al Faraón de Madrid. Alcorcón va camino de convertirse en el Municipio record en cuanto a una imagen de una ciudad siempre agujereada.

Cascallana está realizando obras de una envergadura faraónica, grandiosas obras de remodelación de la ciudad con las que parece pretender pasar a la historia. Y lo hará, pero no precisamente por estas obras.

El PP de Alcorcón nos da una mala noticia: determinadas obras se retrasarán, es decir, que no han encontrado el tesoro, todo ello aderezado con una ampliación de presupuesto para estas obras... ¡y nos lo queríamos perder!.

Pero no hay problema. El segundo plan E sacará a Cascallana de algún apuro, pero ya no todo vale con este segundo Plan E. Los Ayuntamientos no podrán dedicar el dinero a arreglar aceras, ni a asfaltar calles, ni a terminar aparcamientos, ni a nada de eso que hasta ahora se ha dedicado.

Los proyectos del nuevo fondo deben estar relacionados con el medio ambiente, las nuevas tecnologías, I+D+i, la educación o la cultura. Además, el Gobierno dará prioridad a las propuestas que generen empleos estables.

Ya veremos si esto se cumple... pero permitirme que lo ponga en duda.

Todo esto, a parte de una pesadilla para l@s vecin@s de Alcorcón, es lo más parecido a una abducción alienígena o a una leyenda urbana. Pero no. El faraón de Alcorcón, no es una leyenda urbana.

Una leyenda urbana es una historia moderna que nunca ha sucedido, contada como si fuera cierta. Casi parece la definición del currículo de un político. En realidad es como regresar a Homero antes de Homero, es decir, antes del Homero que luego se escribió, pero sin su grandeza. La tradición oral de andar por casa, el chisme de escalera, el cotilleo de vecin@s. Que luego, si cuaja, se escribe. Nos vamos entendiendo, es decir: confundiendo, que vienen a ser casi lo mismo.

Porque lo que hoy un tanto tontamente llaman leyendas urbanas son lo que siempre se han conocido como bulos o rumores. Lo fundamental es que sean mentira, además de inverosímiles.

Pero lo de Alcorcón no es una leyenda urbana ni nada relacionado con alienígenas. Es única y exclusivamente la nefasta gestión municipal llevada a su máximo exponente. Sin más.

No hay comentarios: