29/12/09

La compleja situación que vive Alcorcón.

La compleja situación que vive Alcorcón desde el punto de vista económico, político y su incidencia directa en la gestión de los servicios municipales, así como en la planificación del desarrollo de Alcorcón, es grave.

Cascallana y sus concejales/as son los responsables de velar por la transparencia de la administración y, por tanto, estan demostrando su incapacidad continua y su mala gestión, que ha llevado al Ayuntamiento a una situación insostenible.

Lo cierto es que no se puede esperar ninguna solución de este desgobierno cascallanil. Ya han dado todo lo que tenían. Un partido que, acostumbrado a vivir del poder, no tiene otro horizonte que seguir viviendo del poder a toda costa. Y así, en vez de ahorrar en cargos innecesarios, rebajarse sus escandalosos e inmerecidos sueldos y ser austeros con la gestión económica del municipio, este desgobierno sigue erre que erre en sus desaliños poniendo, incluso, zancadillas a las Asociaciones Vecinales en la organización y participación de eventos. Antes muerto que doblao.

Así que el desgobierno de Cascallana ha llevado al Ayuntamiento a una situación insostenible económicamente, y no vale que digan que es una situación generalizada. Ell@s solit@s se han metido en este charco, prometieron días de vino y de rosas y ahora se comprueba que son incapaces de gestionar el Ayuntamiento de Alcorcón.

El camino hacia la normalidad una vez Cascallana y l@s suy@s ya no tengan el poder será muy complicado. Quien conozca cómo han transcurrido las últimas legislaturas en este Municipio y cuál es el dramático estado de sus cuentas públicas sabe que conseguir este objetivo va a ser muy complejo, va a exigir una dedicación y una entrega absoluta, y va a necesitar de voluntad política, colaboración institucional y compromiso de todas las partes. También va a exigir sacrificios, porque la situación que se encontrarán los que lleguen será simple y llanamente insostenible.

Este cambio es urgente y necesario, en el que el nuevo equipo de gobierno se comprometa en un cambio de talante: hay que crear un Ayuntamiento por y para l@s vecin@s, una institución cercana, con personas ilusionadas. Un Ayuntamiento, en definitiva, donde se escuche y atienda a tod@s, un Ayuntamiento que defienda los intereses del Municipio y no los intereses de un@s poc@s.

Y ante este cambio, que ya se está produciendo en las calles de Alcorcón, Cascallana y los suy@s están desconcertados, porque no entienden que el dinero público es de tod@s, porque sólo entienden la política desde el sectarismo y desde el abuso.

Por mucho que le duela a Cascallana y l@s suy@s, el cambio que se está produciendo en la calle está presidido por la normalidad, y es el fruto del consenso y el sacrificio compartido por tod@s los afectad@s: L@s vecin@s. Y también hay miedo de que las cosas se normalicen, y de que este Ayuntamiento deje de ser gestionado como un cortijo para beneficio de un@s poc@s.

De hecho, la manifiesta irresponsabilidad e incompetencia (por usar calificativos leves) de Cascallana y l@s suy@s en la gestión municipal ha llevado al Ayuntamiento a una situación de muy difícil reversión.

Sin embargo quiero finalizar con un mensaje de optimismo. Trabajando con rigor, con sacrificio, con sentido común y con honradez se puede llevar a Alcorcón a algo que parece obvio, pero que en nuestro caso es casi una utopía: la normalidad.

Y para que esto ocurra tenemos que llevar a Cascallana lo más lejos posible de la Alcaldía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues con Fernandito Diaz y su tropa, lo llevamos claro.
Tenemos Cascallana para rato