30/7/09

¿Olvido o censura?


Hace pocas fechas, nuestro amigo Dionisio García, autor del Blog de Alcorcón los males no vienen sólos (http://blog-de-alcorcon.blogspot.com/) sacaba a la luz un artículo más que interesante sobre la censura a la que se había visto sometido por parte de cierto partido político en su blog. (https://www.blogger.com/comment.g?blogID=8699347492864803212&postID=3670048841481605697).

Comienza a ser preocupante la censura o el olvido de colgar algunas opiniones en este blog. Ahora le ha tocado el turno al que suscribe. Veo bien que se moderen las opiniones, pero todo el que me lea conoce perfectamente que intento ser siempre educado y no ofender.

En este blog se sacó el artículo de crítica sobre las declaraciones de Cascallana en el Parque Mayor, artículo del que me hice eco dando la importancia que tenía a que ese partido fuese el único que sacara este grave tema a la luz. Pero mi opinión no es bien recibida en ese blog ya que realicé un pequeñísimo comentario a ese artículo y a día de hoy sigue sin aparecer.

Claro que, el problema de los que censuran, es que para ellos solo hay una visión de la realidad válida, solo una opinión posible, solo una ética, solo una opción política.

También surgen problemas cuando tenemos en cuenta que términos tan incómodos para un censor como libertad de pensamiento o libertad de expresión tienen tan buena acogida hoy en día, al menos en su faceta teórica. Los mismos que intentan silenciar a los demás quieren poder expresarse libremente ellos mismos.

Dejo comentarios nada ofensivos y no los aceptan o cuando los administradores del blog se dan cuenta lo borran. ¿Censura? No lo sé. Cada quien tiene la libertad de aceptar o no los comentarios que se dejan. Para eso existen las opciones de activar la moderación, desactivarla, borrar los comentarios hechos e incluso activar o desactivar la opción para que se puedan dejar comentarios. Pero que esto venga del blog de un partido político que presume de tolerencia, de regeneración democrática, de libertad y pretende ser representante de l@s vecin@s de Alcorcón es, cuanto menos, preocupante. Es lo más parecido al Gobierno de Cascallana donde sólo representa a su electorado y no al resto de l@s vecin@s que tienen una opinión diferente y diferenciada.

Yo solo siento que mi opinión (en este caso no era ninguna crítica ni nada parecido)con la cual algunas veces trato de generar debate como se puede apreciar en este blog, en donde he respondido a comentarios opuestos a lo que pienso, ha sido ignorada e incluso borrada, tal vez porque no fue de agrado del administrador, o porque no la podía contestar, o porque molesta hasta mi nombre, o qué se yo.

La única solución viene, en mi opinión, de manos de la tolerancia. Si hay algo que mi ética u opción política me prohiben ver o conocer, solo tengo que apartar mi mirada. Pero no puedo prohibir a los demás lo que los demás no tienen derecho a prohibirme: el libre ejercicio de las libertades de expresión y pensamiento.

El único limite que se le puede poner a la libertad de cada uno es la libertad de los demás. Si lo que yo pueda decir solo puede perjudicar a quien me escuche o lea, este siempre tiene la opción de no escucharme o no leerme.

Pero pueden quedar tranquilos que no volveré a escribir un sólo comentario en ese blog. Lo que menos me gusta es molestar.

1 comentario:

ROSI dijo...

Pedro:
Ya sabes: PERSEVERANCIA.
Si no quieren....Tres tazas.