10/7/09

Debemos hacer de la participación ciudadana una realidad.

Recupero un artículo que escribí allá por el mes de Febrero de 2009. Es algo en lo que creo al cien por cien, por eso vuelvo a sacarlo a luz tras unos meses.

La Concejalía de Participación Ciudadana es una de las Concejalías que desapareció de nuestro Ayuntamiento, pero que responde al deseo del que suscribe de abrir nuevos cauces de comunicación con los vecinos, promover el asociacionismo y contar con todas las opiniones, articulándose sistemas de participación en torno a realidades territoriales como los barrios.

La participación de los ciudadanos en la vida municipal es un derecho ampliamente reconocido en nuestro ordenamiento jurídico. En Alcorcón la participación ciudadana tiene una larga tradición desde la llegada de los Ayuntamientos democráticos. La creación de una Concejalía de Participación Ciudadana supondría el compromiso de considerar la participación de los vecinos en el eje fundamental, es decir, en el funcionamiento de la vida municipal.

Desde el punto de vista de la Administración Local, el objetivo de la participación ciudadana consiste en poner en manos del ciudadano los cauces necesarios, ágiles y flexibles, que permitan construir entre todos el Alcorcón deseado. Del mismo modo, el Ayuntamiento ha de potenciar los acuerdos entre los distintos agentes sociales y debe ser capaz de adquirir compromisos compartidos que persigan el logro de proyectos comunes. Esta es la teoría, que debe nacer en un Marco Institucional y en un Reglamento de Participación Ciudadana, para terminar materializándose en acciones concretas.

Entre todos debemos crear un reglamento con la pretensión de fortalecer el movimiento asociativo existente, impulsar mecanismos de información y control por parte de las entidades de la gestión municipal y, en definitiva, intentar hacer más transparente la acción del gobierno municipal.

Como todos sabemos, a los actuales políticos eso de la trasparencia en la gestión y en todos los ámbitos de gobierno les da alergia o algo parecido.

Una de las primeras premisas para iniciar la creación del nuevo reglamento sería conseguir un texto normativo lo suficientemente flexible para poder adaptarse permanentemente a las necesidades, y además, que sea lo suficientemente sencillo y comprensible para sus destinatarios. Todos hemos conocido reglamentos de Participación Ciudadana que en vez de facilitar los procesos de participación los encorsetaban y limitaban, provocando el efecto contrario al deseado: la desmotivación por parte de las entidades. Entiendo que un Reglamento de Participación Ciudadana no es útil si se limita sólo a crear canales, espacios, órganos, etc... para que se constate el derecho a participar pero no se ejercite ese derecho.

La segunda premisa tiene que ver con el concepto mismo de Participación Ciudadana, y es,de hecho, el corazón del Reglamento de Participación Ciudadana. Todos somos conscientes que existe un elevadísimo porcentaje de personas que no quieren o no pueden participar en asociaciones y tienen el derecho de participar en la gestión municipal. Entiendo que la democracia no es sólo ejercer el derecho de sufragio cada cuatro años, sino que, las decisiones de gestión cotidianas afectan por igual a las personas, estén o no asociadas y por lo tanto tienen también el mismo derecho a participar de su gestión.

Para ello tendremos que acordar la creación de un Foro Ciudadano donde la mayoría de las personas fuesen elegidas aleatoriamente y quisieran participar, se establecieran mecanismos flexibles para poder participar en los consejos y se acercaran las decisiones de gestión, sobre todo en infraestructuras, al conjunto de los ciudadanos y ciudadanas afectados, mejorando los procesos de información y sugerencias, optimizando y potenciando las distintas posibilidades que los medios técnicos nos
permiten ahora. Hoy en día, con internet, esta iniciativa es mucho más sencilla y bastante más aplicable.

En fin, regeneración democrática, regenaración encabezada por los vecinos de Alcorcón, que al fin y al cabo son los que sufren directamente los errores y la falta de trasparencia de los politicos actuales.

No hay comentarios: