12/6/09

Cascallana sigue manipulando e interpretando a su antojo.



Lo del Concejal del PP en Alcorcón, Antonio Ramirez, no tiene nombre. Ya se pasa de castaño oscuro. Es una de esas personas que en todos los foros se coincide: es uno de los que no debería estar sentado con Fernando Díaz si quiere tener un equipo de personas competitivas para dar el salto a la Alcaldía. Eso ya nadie lo duda. Díaz tiene que tener en cuenta que no sólo pueden ser Concejales en la oposición, es decir, farolas o pasmarotes con sueldos astronómicos como ocurre en algunos casos. Pueden ser los próximos gestores del Ayuntamiento. Y las cosas demandan gestores y técnicos especializados de verdad para salir del pozo en el que Cascallana está metiendo al Ayuntamiento Concejalía por Concejalía, Estamento por Estamento. Sus formas de expresarse en público, tartamudeando y sin conocer los datos exactos de lo que quiere exponer, es muy triste. Para más inri, utiliza una palabra ofensiva contra los Sindicatos, como es la palabra:

CATERVA
(Del lat. caterva).

1. f. Multitud de personas o cosas consideradas en grupo, pero sin concierto, o de poco valor e importancia.

Como bien expresa el Diccionario de la RAE, esta palabra se utiliza en tono peyorativo.

Independientemente de si tiene razón o no en sus argumentos, eso puede ser objeto de otro debate, siempre he afirmado que el que pierde las formas, aunque lleve razón, la pierde.

Pero luego sale a la palestra el Alcalde, Senador, Vecino y Ciudadano de Alcorcón. Reconozco que a la hora de hablar en público "da un agua" a la mayoría de los Concejales del Partido Popular en Alcorcón. Pero su intervención es muy triste en cuanto a los argumentos que utiliza. Siempre demagogo, siempre manipulando, siempre interpretando a su antojo.

Vaya representación política tenemos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Patético.
Patética la forma de intervenir del concejal practicante ex CDS. ¿Por qué repite una y otra vez las palabras?. Tartamudea las frases enteras!.
Patética la cara de pasmo del su compañero de bigotes, que cuando habla de "caterva", se queda pálido, mirando a la Señora Pérez.
Patética la intervención del otro bigotes que preside el pleno, que le marca una filípica de no te menees. Da pena.
Patética la demagogia de Cascallana, hablando de lo que ha costado el conseguir el derecho de huelga de los trabajadores. Demagogia pura. Pero no habla de lo que nos nuesta a todos los 900 y pico liberados sindicales de la sanidad en Madrid.
Patético el comportamiento de Fernado Díaz.
Patética la actitud de la señora de detrás del practicante, asintiendo con la cabeza para hacer méritos, como si, en lugar de pena o vergüenza por la intervención de su compañero, se sientiera identificada con la chapuza. Pelín falso veo yo ese asentimiento contínuo.
En fin, la misma tropa de siempre, con los mismos defectos de siempre, y con el consiguiente desprestigio de siempre.
Nada nuevo.
El mérito es de los que tenéis ganas de tragaros este bodrio todos los meses. A ellos por lo menos, les pagan una pasta por estar ahí. Lo vuestro es vocación.
Lo suyo, mero interés.