26/5/09

Cascallana y sus Concejales se oponen al Área única Sanitaria.


Así lo refleja el Partido Popular de Alcorcón en la nota de prensa que han remitido a los medios.

NOTA DE PRENSA

Los socialistas de Alcorcón se oponen en Madrid al Área Única Sanitaria que existe en Andalucía, Cataluña, Extremadura y País Vasco

El Gobierno municipal presentó ayer una moción en contra de la decisión del Gobierno de Esperanza rechazando la creación del Área Única Sanitaria que ha anunciado la Consejería de Sanidad. La iniciativa se enmarca en la oposición radical, sistemática y sin argumentos a la sanidad madrileña que lleva a cabo la izquierda madrileña (partidos políticos, sindicatos, medios de comunicación y asociaciones afines).

La creación del Área Única Sanitaria obedece a criterios de eficacia y ahorro, y permite superar un modelo creado hace 25 años, gracias a un desarrollo de las nuevas tecnologías impensable cuando se crearon las once áreas actuales.

El Área Única permite el ahorro porque elimina once equipos de compras, once juntas de personal, once almacenes, once juntas de valoración, once equipos administrativos, etc; creando uno centralizado. Además, reduce el número de trabajadores dedicados a labores de administración o gerencia, que vuelven de este modo a la atención al paciente, verdadera razón de ser de su profesión.

Además, el Área Única permite la puesta en marcha efectiva de la libre elección de médico, enfermera y hospital de referencia; así como la cita a través de Internet.

Pues bien, Cascallana, con el viejo y torpe argumento de que Esperanza Aguirre quiere privatizar la sanidad madrileña, se opone a una medida de cuya eficacia los primeros que dan cuenta son los socialistas de Andalucía, Cataluña y Extremadura, comunidades gobernadas por el PSOE en las que rige el sistema de Área Única Sanitaria; y del País Vasco, donde los socialistas acaban de llegar al poder pero no han manifestado el más mínimo interés por acabar con una política puesta en marcha por el anterior Gobierno nacionalista.

“¿Por qué, se pregunta Fernando Díaz, portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Alcorcón; lo que es bueno para los ciudadanos de otras regiones es malo para los de Madrid? ¿Por qué si esta política funciona en otras comunidades donde gobierna el PSOE no puede funcionar en Madrid? ¿Por qué atacan los socialistas de Alcorcón lo que sus correligionarios defienden y practican en otros sitios? ¿Por qué la izquierda de Madrid es tan sectaria?”

Por otro lado, lo de que la presidenta de la Comunidad de Madrid quiere privatizar la sanidad es una monserga que ya no se creen ni los que lo dicen. Y es una solemne tontería decirlo precisamente en el momento en que se ha anunciado la mayor oferta de empleo público de la historia en la Comunidad de Madrid, que prevé la incorporación de 5.288 nuevos sanitarios.

No parece que este dato indique intentos de privatización sino más bien todo lo contrario. “En cualquier caso, concluye Fernando Díaz, le pido a Cascallana en Alcorcón, lo que le pedimos a Gómez en Madrid: señores del PSOE dejen la salud de los madrileños al margen de su demagogia política”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El área única sanitaria tendrá como resultado una mayor eficacia en la prestación del servicio público, una mayor libertad de opción para el paciente, y una reducción de los tiempos de espera....
Pero, por contra, eliminará la posibilidad de que nuestros "Sindicatos de Clase" disfruten de miles de horas de liberados sindicales, (que pagamos todos) y que ahora se tendrán que poner a trabajar.

Esa, y no otra, es la razón por la que no están de acuerdo ni PSOE, ni IU.

Y esa, y no otra, es la razón por la que UGT amenazó a Esperanza Aguirre con realizar una huelga general en la Comunidad de Madrid.
(de chiste, por cierto, no hacerle una huelga a Zapatero, y sí hacerla a la Comunidad que más trabajo sigue creando en España).
Y esa, y no otra, es la razón por la que los sindicatos paralizan cada dos por tres Telemadrid, y lo que se les ponga por delante.

Egoísmo e Hipocresía política. Sin más cuentos.

La parte positiva de todo esto, si la hay, es que a los sindicatos cada dia que pasa "se les ve más el plumero" y quedan más en evidencia.

Por cierto, ¿por qué no hacemos en este país con los sindicatos lo mismo que ya ha hecho el Estado con la Iglesia Católica, y se financian sólo con las aportaciones de sus propios afiliados?. Es una idea que dejo por ahí. A ver qué os parece.

Seguro que a Cascallana no le gusta, claro.