1/4/09

Pagar el plato de la ineficacia.

No hay nada peor que ver fantasmas donde no existen. Y si esto proviene de un partido político que nos debe representar, peor aún.

Cuando la ineficacia y la ineficiencia se enfoca en tirar balones fuera y todas las culpas de los males en el mundo mundial son enfocados a una persona que no tiene nada que ver y se mantiene al margen, estamos llegando a una condición de paranoia peligrosa.

Cuando no se está a la altura de las circunstancias en las actuaciones y la altura de mira está muy por debajo de lo que los vecin@s se merecen y demandan, buscar las culpas en otra persona es algo que podríamos calificar de estupidez política.

Entiendo que, de vez en cuando, hay que tirar balones fuera en política. Lo que se llama cortina de humo. Pero pretender que ese humo sea permanente o que el balón no caiga nunca del tejado, es ofender la inteligencia de los demás.

Es más fácil culpar a los demás que reconocer los errores o limitaciones propios. En la medida en la que sabes más de ti mismo, entiendes por qué y para qué te pasan las cosas, aprenderás una nueva forma de interpretar aquello que sucede, entendiendo como, cada experiencia que llegue, tendrá algo que ver con el momento actual.

Tomar conciencia de tu proceso de evolución y de tus limitaciones, te ayudará a buscar ese avance necasario, sin la necesidad de buscar "enemigos" y fantasmas donde no los hay.

Buscar enemigos puede ser un tanto peligroso, porque a veces, la tortilla se vuelve. Y eso puede no interesar en política. Que cada uno haga lo que crea sin pisar a los demás. Esa es la filosofía en la que hay que centrarse. Pués como ya dije en un artículo anterior, a lo mejor la hora de la cortesía se termina. Que todo tiene un límite y mi paciencia parece que se aproxima a ese límite.

No hay comentarios: