24/3/09

¿Son Los Verdes en Alcorcón una alternativa política?


Muchos son los correos y llamadas telefónicas que recibo con una pregunta común.¿Son Los Verdes en Alcorcón una alternativa política seria?.

Voy a intentar ir por partes y no extender mucho mi artículo. No quiero que se tome este artículo como una crítica. Nada más lejos de mis intenciones. Es una visión personal y una respuesta a esas preguntas que tantas personas me realizáis.

Tengo la suerte de conocer a Juan Carlos Martínes, máximo responsable de Los Verdes en Alcorcón y de vez en cuando mantenemos conversaciones políticas centradas en el municipalismo y en alternativas políticas para Alcorcón, proyectos viables, etc.

Juan Carlos tiene una gran valía como persona involucrada desde hace muchos años en la política municipal, en el asociacionismo y en el sindicalismo. Es un luchador por el cambio y por la regeneración democrática que tanta falta nos hace en Alcorcón.

Ahora bien, bajo mi punto de vista, tienen que dejar de lado algunos estereotipos políticos. No se puede ser verde, ni rojo, ni azul y punto. En política municipal eso no sirve. La política municipal del siglo XXI tiene que estar centrada y basada en los movimientos asociativos y en los problemas reales de nuestros vecinos. Y eso, no tiene colores. Tiene soluciones. Y esas soluciones no conocen de ideologías ni colores. Conocen de eficacia en una gestión centrada y basada en los vecinos, algo que hoy los partidos políticos en el ámbito municipal no hacen, ni quieren ni saben hacer.

Cuando en un blog, que al fin y al cabo es parte de la imagen de un partido, como es este caso, aparecen determinadas frases del siglo XX e incluso anteriores, te está marcando una ideología con la que todos los vecinos no comulgan, más cuando son utopías que a nada llevan y son políticas que ni siquiera las competencias son locales. Los vecinos comulgan con los problemas de Alcorcón, de su barrio y de sus calles. Con eso comulgan todos los vecinos. Cuando en los artículos de ese blog se sacan artículos que no tienen nada que ver con la política municipal, muchas personas dejaran de leerlo, pues para eso están los partidos a nivel nacional e incluso europeo. No digo que no se hagan determinadas reseñas, pero no tan constantes.

Cuando una política municipal se centra y se basa únicamente en el ecologismo, deja de ser una alternativa política real, para ser el voto de las personas que no saben a quien votar, no quieren votar a nadie, y siempre escuchas la misma frase: "votaré a los verdes". Es lo más parecido a tener un voto "marginal". Hay que dar soluciones a los problemas de las PYMES, hay que dar soluciones a la nefasta política de gestión que están realizando los actuales mandamases, hay que crear nexos de unión entre los vecinos y el Ayuntamiento, hay que dar solución al tema de impuestos, hay que quitar la tasa de pago a los Bomberos, hay que descentralizar la Polícia Municipal para que todos los vecinos la tengan cerca, hay que potenciar la lectura, hay que articular sistemas de atención de emergencia para personas en situación de dependencia, hay que crear un servicio público de alojamientos provisionales creando un registro único de acceso, en la época actual de crisis en la que muchos vecinos y vecinas de Alcorcón tiene graves problemas para poder alquilar y comprar vivienda, hay que apoyar a las familias cuidadoras de personas dependientes, hay que poner en marcha un sistema de préstamo de bicicletas que permita desplazarse de un punto a otro de la ciudad donde se pueda dejar la bicicleta para su uso por otro ciudadano, hay que aplicar beneficios fiscales municipales para las iniciativas empresariales jóvenes, hay que luchar para que se creen Ambulatorios en sitios de nuestro Municipio que son tan necesarios...etc.

Así puedo estar todo el día, pues Alcorcón necesita un cambio político de forma urgente para atender todas las necesidades que los vecinos demandan. Y eso no entiende de colores ni sabores. Entiende de eficacia en gestión. No sólo de luchar contra la tala de árboles vive el vecino de Alcorcón.

Aún con todo esto, creo que Los Verdes pueden ser una alternativa real en Alcorcón, en tanto en cuanto, den un pequeño giro a determinadas formas y fondos. Con las ganas de Juan Carlos y alguien que les guie en las políticas municipales, e incluso algo en la imagen del partido a nivel local, pueden lograr representación municipal.

Pero cuanto más tarden en realizar ese pequeño giro, el rédito electoral se irá esfumando proporcionalmente al mismo ritmo que tarden en girar. Pero estoy seguro que Juan Carlos sabrá dirigir fenomenalmete ese giro tan necesario para dar ese pequeño gran salto que les sitúe definitivamente cerca del Ayuntamiento de Alcorcón.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Se que Fernando Diaz no es santo de tu devoción pero cuanto antes nos hagamos a la idea de que es la unica alternativa posible, mejor, porque cada día que pasa es más evidente que Cascallana tiene que irse y solamente hay un voto útil. Lo que ocurre es que habria que conseguir que de alguna manera los verdes, o UPyD, o gentes con influencia como tú mismo o la blogosfera y demás pudieran influir en el PP para que no cayeran en la tentación de reeditar la nefasta experiencia de Zuñiga el pequeño prepotente

Pedro dijo...

No es cuestión de que Fernando Díaz sea o no Santo de mi devoción. Es más, personalmente, me parece un buen tipo y muy afable. Pero creo que se ha equivocado en las formas de enfocar la oposición del PP en Alcorcón. Y los vecinos también lo pensaron cuando le volvieron a dar la mayoría absoluta al peor Alcalde de la historia de Alcorcón, como es Enrique Cascallana Gallastegui.

Es más, en las reuniones que he podido mantener con Asociaciones de vecinos, culturales, amigos, conocidos y vecinos en general de Alcorcón, todos coinciden en que el PP de Alcorcón ha estado desaparecido en las dos legislaturas que Fernando Díaz lleva como "sherif". Y esto no es cuestión de ser Santo o no de mi devoción, como ya le he dicho. Es cuestión de tener contactos con los vecinos y vecinas de Alcorcón. Tener los pies en la tierra y relacionarse con las gentes a las que, los políticos, se deben por encima de todo.

Ún saludo.

Anónimo dijo...

Ya estamos otra vez con el voto (in)útil.

Traduccíón de "voto útil": Como el torpe de turno no sirve, colocamos en su lugar al otro torpe.

Así evoluciona el circo que representa la política de este país...

Salva

Anónimo dijo...

Los verdes están aún muy "verdes" y como bien dices hasta que no se quiten colores de sus mentes, no hay nada que hacer.
El PP en Alcorcón está "MISSING" con los representantes que tiene actualmente. Es de verguenza.
Los de IU ya sabemos de que va:
La única representante, aburre a las ovejas. Repite lo que dicen los del PSOE pero en plan "chupacharcos".

Por tanto o entra un partido alternativo, que dudo que los de UPYD con tu marcha tiren para adelante o entra un partido independiente contigo al frente y además teniendo en cuenta, que tienes que que darte mucha prisa para engancharse al carro y propagar a los vecinos, por otros medios, cuanto aquí denuncias a diario, pués no toda la gente(sobre todo mayor) tiene internet y conoce estos mecanismos de comunicación.
Así, que mucho me temo, que para nuestra desgracia, tendremos de nuevo a los nefastos políticos que ahora nos "desgobiernan".

Los Verdes Grupo Verde Alcorcón. dijo...

PARA SALVA :
Las personas que hemos participado activamente en la vida de Los Verdes Y SEGUIMOS LUCHANDO, deberíamos comprometernos con el proceso de construcción de la izquierda del siglo XXI, e incorporar como un elemento esencial de definición, los principios de cooperación, solidaridad y responsabilidad ecológica, que integran la Ecología Política. Es necesario inscribirse en ese proceso histórico de creación de una nueva fuerza, una fuerza para una nueva civilización, y hacerlo desde los postulados del ecologismo, entendiendo éste como la crítica de los sistemas teóricos y económicos que desprecian o no toman en consideración de forma suficiente la persistencia de los procesos ecológicos esenciales y de la biodiversidad como condiciones de cualquier civilización o cultura.

Pero esta participación, no debería ser en modo alguno en una coalición electoral cuyo horizonte teórico no parece sobrepasar los de la definición táctica de los Frentes Populares. Los Verdes deberían apartarse de cualquier proceso de refundación del comunismo. Intención legítima que no comparto y que me parece excluyente y/o contradictoria con la configuración del partido de izquierda democrática que necesita el país en los albores del siglo XXI.

La nueva izquierda -permanentemente barruntada y hasta ridiculizada pero nunca seriamente pensada- esa es la tarea que hoy, como en el 83, tenemos por delante. Una tarea histórica, con problemas muy diferentes en un contexto radicalmente distinto al de los años sesenta y aún de los ochenta.

Como ecologista me interesa destacar la importancia de los próximos años para la Unión Europea. Un simple repaso de los varios temas centrales resulta esclarecedor: la estabilización de las emisiones de CO2, las políticas en materia de transportes, el rumbo de la política agraria reformada y sus programas de acompañamiento (reforestación, medidas agroambientales, etc.), los fondos estructurales y de cohesión, la política de residuos, la de protección y conservación de la biodiversidad, etc. La práctica totalidad de estas políticas van a tener una influencia determinante en la conformación del modelo económico y territorial vigente en España en los próximos años.

En este contexto, el postulado democrático para la gestión de los recursos naturales representa la más consistente alternativa a la civilización industrialista, su negación en nombre del derecho que asiste a las generaciones presentes y venideras a disfrutar de forma equitativa de este patrimonio colectivo.

La Ecología Política representa, en lo teórico y en lo político, la construcción de un nuevo proyecto de contrato social que renueve el que ha fundamentado las sociedades contemporáneas democráticas, especialmente a partir de 1945. Un nuevo contrato social en el que los tradicionales términos de la contraprestación -capitalismo a cambio de democracia y bienestar- se amplian y modifican incorporando una dimensión global que potencie hasta el límite el interés general que le sirve de última justificación.

Así pues, la Ecología Política no es, no puede ser, el último banderin de enganche de cuantos voluntariamente desean situarse fuera o al margen del sistema democrático, en nombre de un pretendido estadio histórico superior (el "socialismo" la "sociedad sin clases", etc). En estas concepciones generalmente autodenominadas "rojiverdes" se refugian los últimos ensueños revolucionarios procedentes de la extrema izquierda tradicional y aún los proyectos de refundación del comunismo. La Ecología Política no puede servir de tonto útil o compañero de viaje a estos proyectos a todas luces caducos. Se trata más bien de dar un salto adelante, de trabajar por un "bloque histórico para el desarrollo sostenible" que pueda detener el rumbo de injusticias, miserias y degradación ecológica impuesto por el capitalismo tardío a la humanidad en este final de siglo.
Estoy convencido de que este bloque histórico puede construirse en torno al proyecto y al discurso de la Ecología Política definido por los valores de SOLIDARIDAD, AUTONOMIA, RESPONSABILIDAD ECOLOGICA Y DEMOCRACIA.

Anónimo dijo...

La única Alternativa en Alcorcón con sentido electoral y práctico sería, el presentar una lista de coalición como se hacen en otras eleciones.
Y yo apostaría por en programa de minímos y máximos entre:
Los verde, UPyD, y un grupo de personas independiente, pero que estén luchando por el ciudadano de forma real.
Creo que con este conjunto de personas, se podría pensar hasta en ganar las eleciones municipales y cambiar de una vez el sistema del ladrillo y otras cosas de esta ciudad.

Ciudadano dijo...

¿Los Verdes + UPyD + Ciudadanos de Alcorcón?

Utopía.
Suena bonito, pero es tan utópico...

Anónimo dijo...

Qué razón tienes al decir que lo que les falta a los políticos y candidatos es que piensen en los problemas reales, a pie de calle, que tienen los vecinos. Justo hacen lo contrario de para lo que fueron elegidos: olvidar, despreciar e ignorar a los vecinos.
Sinceramente, no veo alternativas.