30/3/09

Cascallana, Alcorcón y el abismo.


A nadie se le escapa que el Alcalde de Alcorcón, Enrique Cascallana, le da la espalda a sus veci@s una vez sí, y otras también. Y esto, en un breve plazo de tiempo, le pasará factura.

El coste de dar la espalda será directamente proporcional a la cuantía de veces que el Alcalde lo ha hecho, y seremos los vecin@s los que entonces le daremos la espalda al Alcalde. ¿Como? Sencillo: En las urnas.

Estoy seguro que en los vecin@s de Alcorcón imperará en sentido común, y tras todas y cada una de las escaramuzas políticas que el Alcalde lleva encima, el costo político será irremediable. Todo eso sin contar lo que queda hasta que lleguen las elecciones municipales, ya que al ritmo que llevan en sus despropósitos políticos, cualquier día nos sorprenden con algo que se escape a nuestro raciocinio, más aún si cabe. Además a este Señor no lo sacamos de su poltrona ni con espátula por muy mal que, incluso él, sabe que lo está haciendo.

Este proceder de dar la espalda a sus vecin@s, sus opiniones y necesidades, resulta incompatible con los valores de transparencia y partipación que fundamentan y dan calidad a la democracia. ¿Y saben lo peor de todo esto? Que en el PSOE de Alcorcón todo esto lo saben. Son conscientes de la pérdida de credibilidad de su proyecto, saben de la pérdida de credibilidad de su gestión, saben de la pérdida de credibilidad de todos y cada uno de los miembros que componen el actual gobierno municipal, saben de la pérdida de credibilidad en sus palabras, en sus actos, y se saben fuera de la Alcaldía en las próximas elecciones municipales. Y sólo cuando pierdan la Alcaldía notaran el escozor donde la espalda pierde su nombre.

Pero entonces ya será tarde, no para ellos que seguro los recolocan en otros puestos para seguir viviendo del cuento y del dinero de los demás, será tarde para Alcorcón como Municipio, que tardará muchos años en salir del agujero donde lo ha llevado Cascallana con sus compañeros. Tarderemos años en recuperar muchas cosas, pero sobre todo, tardaremos años en sanear unas arcas municipales deterioradas como núnca, hasta el punto donde la historia de Alí Babá se quedó corta.

Y por ahora Alcorcón no ha tocado fondo en este abismo político que nos ha tocado vivir. Ahora bien, no queda mucho tiempo para que Cascallana y su séquito salgan con las maletas por la puerta del Ayuntamiento, espero que para no volver jamás.

Y ese día, yo estaré allí para celebrarlo. No lo duden.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

chapeau. mi marido y yo tambien estaremos alli.

Anónimo dijo...

yo estaré para celebrar el triunfo otra vez del Partido Socialista, que experiencias negativas ya tuvimos con el Sr Zuñiga

Pedro dijo...

Hola.
Con mi bisabuelo también hemos tenido experiencias negativas, pero mi bisabuelo ya falleció hace unos cuantos años. Ahora bien, espero que mi hijo y mis nietos puedan darme alegrías.

Deje el pasado y mire el futuro, que ya es hora.

Anónimo dijo...

SR PEDRO AL FIN Y AL CABO EL MISMO PERRO CON DISTINTO COLLAR. LA DERECHONA RANCIA Y CACIQUE. ¿ES QUE NO VE USTED LA PRENSA ESPIONAJE ,CORRUPCION?

Pedro dijo...

Hola.
Sí, claro que leo la prensa. A diario. De todos los colores para intentar tener una visión más objetiva de los asuntos.

Pero como puede apreciar, hablo de política municipal. De los partidos a nivel municipal. Si hablamos de política nacional no hay partido que se salve. Todos tienen mucho por lo que callar.

Un saludo y gracias por su aportación.