26/2/09

¿Realmente somos revolucionarios?

"Somos revolucionarios". Nuestra Lider sigue dando en las narices a todos aquellos que tratan de situarla en un extremo u otro de la política. "Es revolucionario que nos importe un bledo el que nos atribuyan estar "a la derecha de la derecha" por defender la igualdad y la libertad de todos los ciudadanos españoles, más allá del lugar en el que residan, de su entorno social o de su opción electoral. Es revolucionario que nos declaremos españoles sin complejos; y que actuemos, cada día y en todos los frentes, como tales".

"Somos revolucionarios". Rosa Díez lo explica en su blog personal: "Quizá a alguien le pueda sonar demasiado fuerte esta afirmación. Pero si vamos a la acepción cuarta que el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua le da a la palabra "revolución" : 4. f. "Cambio rápido y profundo en cualquier cosa". , nos encontraremos con que lo que estamos haciendo es, efectivamente, revolucionario".

"Es absolutamente inusual que para defender sin tapujos sus convicciones un partido político haya de mantener un discurso que puede considerarse políticamente incorrecto; es revolucionario que ese partido exista y que cotidianamente practique la política de decir lo que quiere decir sin miedo a que le entiendan. Es revolucionario ir al País Vasco y explicar que queremos revisar el cálculo del Cupo, porque la Comunidad Autónoma del País Vasco contribuye a las Cuentas Generales del Estado por debajo de lo que le corresponde. Es revolucionario ir a Navarra y decir lo mismo respecto de la Aportación. Es revolucionario ir a Castilla la Mancha y explicar por qué estamos en contra del nuevo Proyecto de Estatuto de Autonomía. Es revolucionario quedarse sola en el Congreso de los Diputados votando en contra de esa Ley".

Sigue Rosa Díez: "Es revolucionario que un partido político renuncie a ser considerado de centro, derechas o de izquierdas. Es revolucionario que los dirigentes de un partido político no quieran protegerse detrás de un adjetivo. Es revolucionario que los dirigentes de un partido político utilicen las palabras para que quien le escucha sepa con certeza lo que defiende o lo que quiere decir. Es revolucionario que un partido político reclame lo mejor del liberalismo y de la socialdemocracia. Es revolucionario que un partido político proclame que las políticas de progreso no son propiedad ni de la derecha ni de la izquierda, que desde ambas posiciones políticas se llevan a cabo políticas progresistas y regresivas, indistintamente".

"Es revolucionario que haya políticos a los que no les importe que les llamen "fachas" por defender los símbolos constitucionales. Es revolucionario que nos importe un bledo el que nos atribuyan estar "a la derecha de la derecha" por defender la igualdad y la libertad de todos los ciudadanos españoles, más allá del lugar en el que residan, de su entorno social o de su opción electoral. Es revolucionario que nos declaremos españoles sin complejos; y que actuemos, cada día y en todos los frentes, como tales".

"Es revolucionario que exista un partido político, progresista y liberal, que no tenga juventudes. Y que, precisamente por eso, esté lleno de jóvenes".

Y concluye nuestra compañera en su blog:

"Lo que estamos haciendo se sale de la norma, de lo establecido. Somos libres, sinceros, altruistas. Decimos siempre la verdad; damos argumentos, intentamos convencer; escuchamos al otro, tenemos disposición a ser convencidos. Nos gusta la política y nos gusta la gente. Nos gusta representarla; no tenemos prisa en ser esto o lo otro: nos interesa hacer cosas , no lo que ponga en nuestra tarjeta. Y todo esto, amigos míos, hoy por hoy es revolucionario".

"Dejadme que os diga que si esta revolución triunfa, todas estas cosas dejarán de ser revolucionarias. Y entonces ya podremos irnos a casa. Mientras tanto, a trabajar, que la tarea es grande. Y el premio, maravilloso".

No hay comentarios: