4/2/09

La neutralidad en política, es de cobardes políticos.

Quienes me conocen sabrán que soy una persona sensata y lógica (por lo menos la mayor parte del tiempo)y que en ocasiones soy demasiado rígido en ciertas acciones que hago, pero lo que soy es una persona activa, muy activa, y siempre tengo el coco dando vueltas para intentar sacar iniciativas nuevas y buenas para mi partido.

En fin, recientemente se armó una especie de revuelo por algún artículo que he publicado y que para el Régimen actúal de las mayorias ha sido doloroso,pués como todas las verdades, duelen.

A mi me tiene sin cuidado lo que haga o deje de hacer el Régimen actuál en cuestión, pero hubo algo de todo el embrollo que me hizo recapacitar sobre ciertos aspectos.

La gente tiene una sola cara, una sola voz y una sola forma de pensar y dirigirse en la vida. Los que tienen dos caras o varias generalmente son personas no del todo fiables, y que pueden vendernos por 3 monedas de oro y jurarnos ante los dioses que ellos no nos han traicionado.

Yo siento más respeto por quien se decanta mi enemigo abiertamente, que por quien quiere quedar bien con las dos partes.

Digo esto porque entre el mini apocalípsis que se vivió tras el descubrimiento sobre una persona que, presuntamente, recurre a las trampas, la mentira y el engaño para conseguir sus propósitos, también tienen tiempo para preguntar por mi a varias personas para intentar ver por donde van los tiros... porque verlos, los ven, pero no saben de donde vienen, y eso desconcierta. Si hiceran las cosas bien, otro gallo cantaría.

Ahora bien: No considero apropiado ser neutral en ciertos temas, debates o problemas. En el único caso en que la neutralidad está permitida, es cuando existe indiferencia por ambas partes. O sea, no puedes ser neutral o parcial en un debate en el que participas, a menos que te de totalmente igual, pero el hecho de participar en un partido político, de apostar por una formación diferente, con ideas diferentes, con la riqueza del mestizaje político, de dejar un comentario (o enviar emails) es prueba de interés y conferir una postura neutral, es un síntoma de cobardía digno solamente de un polichinela.

Si hay algo en este mundo que odie más que cualquier cosa, es precisamente a los cobardes, a los que no tienen agallas para afrontar lo que viene y se escudan en pantomimas neutrales y terapias políticas por no querer afrontar las consecuencias. Después de esto, odio a los saqueadores, a los mentirosos y a los aprovechados.

Seguir hablando del engaño en la política puede resultar engorroso, es por eso que lo aborde de otra manera y quiero destacar lo que saco de todo esto..., que existen muchos mentirosos en los actuales partidos politicos de Alcorcón, pero sobre todo cobardes políticos.

Yo podré tener muchas faltas, pero nunca he sido ingrato, procuro guiarme por la vida basándome en un precepto jurídico que aprendí cuando era jóven: “Darle a cada quien lo que merece“, trato de ser justo, legal y correcto, pero también soy muy práctico, lógico y no me tiento el corazón cuando hay que actuar y hacer las cosas. Y cuando uno se equivoca, debe saber pedir perdón sin avergonzarse de por errar. Todo el mundo se equivoca y acierta.... menos los cobardes políticos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta vez no he entendido nada.¿A quien va dirigido esto?

Anónimo dijo...

yo creo que esto va dirigido a todos en general y como autocritica de su partido en particular. Como dice mi marido me da en la nariz que es eso.

Pedro dijo...

Para el primer anónimo: La segunda anónima no va mal encaminada.

Un saludo.

Anónimo dijo...

soy el primer anónimo, sigo sin enterarme de nada. ¿su partido político? ¿el de antes o el de ahora?