5/1/09

Hospital Fundación Alcorcón.

Cuando en mi último artículo redacté una carta para Los Reyes Magos obvié pedirles una mejora para la sanidad pública. Y tenía que haberla pedido. ¡¡¡Vaya que si tenía!!!.

El día 4 de Enero, a las 12:35 de la madrugada, es decir, ya día 5 de Enero, un familiar del que suscribe, tras una larga tarde con dolor estomacal, sufrió un desvanecimiento, llegando a quedar casi inconsciente. En ese momento se llamó al 112 para pedir una ambulancia.

Tras cuanrenta y cinco minutos de espera, es decir, sobre la 1:15, y no llegar la ambulancia, y con una cierta mejora de la consciencia de mi familiar, decidímos trasladarla en vehículo propio al Hospital Fundación de Alcorcón.

A la llegada al mismo, sobre la 1:25 de la madrugada, la atiende en primera instancia una señorita, enfermera creo recordar, y le pregunta a mi familiar si sabe donde se encuentra, a lo que es respondida de forma correcta por mi familiar. Al preguntarle que es lo que le pasa, expresa que tiene un fuerte dolor estomacal. La enfermera comprueba que la tripa de mi familiar se encuentra muy hinchada.

La pasan al interior de las urgencias y la asignan una cama en el pasillo de las mismas, junto con otras personas que también necesitaban ser atendidas.

Sobre las 2:30 preguntamos por primera vez sobre la evolución de mi familiar. La respuesta es que no saben. Tras insistir durante un tiempo, logramos que dejen acceder a un familiar para, al menos, ver y hablar con mi familiar. Cúal es su sorpresa al entrar, que, a parte de encontrarse a mi familiar en una cama en el pasillo, esta se encontraba retorciéndose de dolor sin que nadie la hiciera caso. Y lo que es más grave. Desde que entró en urgencias, a parte de la señorita de la entrada, nadie, repito, nadie, se había acercado a ella para preguntarla y examinarla.

La primera visita que recibe mi familiar es sobre las 2:50 de la madrugada, tras mucha insistencia de la otra persona de mi familia que había entrado para ver como se encontraba, ya que en admisión no tenían ni idea.

Según expresa la doctora, como tiene muchos dolores, la van a poner un calmante y otra medicación para la diarréa que tiene. Sobre las 3:00 de la madrugada le cojen una vía y le ponen la medicación. La doctora nos dice que van a comenzar con las pruebas.

A las 5:00 de la mañana nos comenta la doctora que se le han realizado análisis de sangre, pruebas motrices, electrocardiográmas y una exploración completa del cuerpo, y que lo que le ha pasado es un síncompe producido por el fuerte dolor estomacal. Que en breve le daría el alta, ya que todos los resultados habían sido satisfactorios y sin ningún tipo de problema. Por cierto, el electrocardiograma no se quien lo haría, pero lo realizó con el libro de instrucciones en la mano.

Sobre las 5:30 de la mañana le preguntamos, de nuevo a la doctora, que cuanto tiempo quedaba para que le dieran el alta. Ella nos expresa, que falta una prueba. Al preguntarle que nos había expresado media hora antes que la daría el alta en breve, nos dice que faltan los análisis. Le replico que anteriormente me había dicho que la analítica había sido normal según ella misma. A lo que la doctora expresa: ¡¡ Es verdad, pues faltará otra !!. Se dió media vuelta y se marchó.

A las 6:30 de la mañana, se le vuelve a insistir a la doctora, que donde está el problema para que le de el alta, ya que mi familiar se encontraba mucho mejor, y que ella había expresado a las cinco de la mañana que las pruebas eran satisfacorias. Vuelve a insistir en que falta una prueba. Al reiterarle que nos dijera que prueba falta, se negó a contestar y se marchó de nuevo.

A las 7:30 de la mañana, vuelvo a insistir a la doctora. A lo que me dice que su turno termina a las ocho de la mañana y que ya el alta se lo dará el compañero que llegue. Al preguntarle por la prueba que decía faltar, me dice: ¿Que prueba?Yo nunca le he dicho que le falte ninguna prueba. Ya las tiene todas realizadas y sólo queda darle el alta. Mi cara pasa a un estado muy parecída a la del Presidente de Gobierno. Una mezcla de asombrado y de bobo, que no os podéis ni imaginar.

A las 8:30 de la mañana, una nueva doctora me dice que enseguida le dan el alta.
A las 9:30 de la mañana, le vuelvo a preguntar a la nueva doctora que es lo que pasa con el alta, a lo que me responde: Enseguida, enseguida.

El alta médica le fue dada a las 13:30 del día 5 de Enero, es decir, pasamos en Urgencias unas doce horas, de las cuales, mi familiar fue atendido durante un tiempo no superior a dos horas.

Doy fe, que desde las 3:00 de la mañana hasta las 8:00, en la zona de urgencias no había más de ocho pacientes, es decir, no había ningún colapso ni nada parecido. Eso sí, medicos/as, enfermeros/as, celadores/as y demás personal de Urgencia, tienen bastante poco tacto, ya que en la misma zona de urgencias ellos no paran de pasar mucho tiempo juntos en salas privadas e incluso en el mismo mostrador del interior de las urgencias charlando y riendo a carcajada limpia, mientras que los enfermos lo pasan mal.

Como anecdota, también digna de resaltar, es que infresó un señor con infección en la zona donde había sido operado de un tumor. Al verle la doctora dijo le pondrían una medicación para bajar la infección. Esto fue sobre 3:00 de la mañana. No fue medicado hasta las 9:00 de la mañana, encontrándose en todo momento sólo y retorcido de dolor sin que una sola persona de las urgencias se preocupara por él, pasando, incluso, por su lado.

La persona que llevamos a Urgencias era mi abuela. Cumple el día 8 de Enero 75 años. Y esa es la atención que reciben en el Hospital Fundación de Alcorcón.

Señores del PP, este es el tipo de sanidad que Ustedes defienden.
Verguenza de sanidad.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No hace más de un mes, acompañé a mi hijo con un problema parecido al que comentas, al hospital X. Le hicieron diversas pruebas: radiografía, análisis, ecografía y no recuerdo cual más, y después de hablar con el doctor que le atendió, nos dio las explicaciones sobre la valoración del enfermo,y en unas dos horas estábamos de vuelta en casa.
El hospital en cuestión es el Hospital Sur de Alcorcón (ubicado en Parque Oeste, junto al centro comercial), cuya propiedad y gestión es totalmente privada.
En mi opinión, el problema radica en el tipo de profesional que gestiona y atiende el servicio y al centro para el cual trabaja. En un hospital de Alcorcón, de titularidad pública y gestión privada,se tienen los mismos problemas que en un hospital de Móstoles, de titularidad y gestión totalmente públicos, con la salvedad que en el primero la resolución puede ser más rápida que en la del segundo (por simple cuestión económica). Por lo demás, son instituciones públicas.
Qué quiero demostrar con ésto, muy sencillo, la sanidad pública es buena para que miles y miles de funcionarios hagan la gran vida, sin importarle que el ciudadano sufra unas molestias que por supuesto se podrían ahorrar; y por el otro lado, la sanidad privada, que quizás con menos medios la gestión es mucho más efectiva.
No olvidemos que el Hospital de Alcorcón es un hospital público, aunque su gestión esté privatizada (para escarnio de los sindicatos).

De Alcorcón. dijo...

Por desgracia el tema de la sanidad y la atención hospitalaria, es tan subjetivo que dependiendo de tus propias experiencias así determinaras su calidad.
En mi caso, y siendo usuario habitual de la Fundación Hospital de Alcorcón mi experiencia ha resultado ser siempre positiva y con una percepción de calidad alta sobre la atención y la profesionalidad del mismo.
No quiere decir que mañana , sufra algun contratiempo y cambie de opinión. De momento, dos partos (1 con riesgo) , numerosas urgencias, hospitalizaciones pediátricas y consultas externas rutinarias, han dado como resultado un indice de satisfacción elevado.

Anónimo dijo...

de Alcorcón:
Habrás tenído fortuna y núnca te habrá tocado asistir a ese hospital en Domingo, festivo, víspera de festivo y demás, ya que en esos días el personal está bajo mínimos y con poco experiencia, como le ha pasado al amigo Pedro.

Anónimo dijo...

No es lo mismo pediatría que geriatría ...

Chuso dijo...

Lamentablemente comparto la opinión de Pedro. Me ha tocado sufrir las "Urgencias" varias veces y siempre me voy de mal humor.
¿Qué se puede hacer al respecto?
- Pedro, ¿pusiste una queja?
- ¿Cómo se puede pedir al Ayuntamiento que tome cartas en el asunto y haga por mejorar la sanidad?

Estoy hasta cierto punto de acuerdo con la opinión del primer comentarista: El problema que sufriste no es de los partidos políticos (PP o PSOE)si no de los "profesionales" que te atendieron.

Anónimo dijo...

Espero que tu abuela se encuentre mejor. Lo de la sanidad es asqueroso.

Anónimo dijo...

En primer lugar,el mal hacer de los medicos,enfermeras y demas es de ellos,no culpa del PP.En segundo lugar,acudi hace poco a las urgencias del hospital de Alcorcon y,a pesar de que en anteriores ocasiones el trato por parte del medico fue pesimo,en esta ocasion me quede asombrada.Tanto doctora como enfermeros/as me trataron muy bien,atentos constantemente,amables,me hicieron pruebas,cosa que otras veces ni se dignaban a hacer...y la espera fue la justa para ser urgencias.Me sorprendi gratamente y les agradezco el trato que me dieron,sobre todo a los enfermeros/as.

Anónimo dijo...

Hola a todos. Pues yo he tenido que asistir estos diás de navidad con mi bebe y el trato ha sido excepcional por el personal que forma urgencias en el area de Pediatria, así como del personal de la planta en la que estuvo hospitalizado unos días. Vivo en Valencia y tengo un gran hospital pediatrico de referencia que es la Fe y puedo decir que el nivel de calidad que hemos recibido a sido muy alto. Claro, que como usuario en general de la sanidad publica he de decir que he notado siempre mucha diferencia del trato que se recibe como adulto en casi todos los hospitales que me ha tocado visitar. Logicamente, se ve que despertamos menos ternura que los niños, y eso se nota muchas veces en el trato y las ganas.
Independientemente de todo esto yo no creo que tenga que ver con partidos politicos sino con la gestión de la dirección de los hospitales, así como el contar con profesionales vocacionales e implicados o no con lo que hacen, como en todos los trabajos.

Anónimo dijo...

No te equivoques, el PP quiere que los hospitales tipo fundación (pública) funcionen mal. Eso les dará más evidencias para privatizar la Sanidad.
En un hospital hay miles de actividades anualmente (consultas, urgencias, ingresos, cirugías.....).
Un caso aislado no da fé de cómo realmente funciona un hospital. Estoy de acuerdo en que el tacto del personal es fundamental, y en eso fallan todas las urgencias. También me gustaría que la gente no se riera en los bancos, donde la gente va en situaciones desesperadas muchas veces a que les embarguen (no quiero ni imaginar que tuvieran que trabajar los empleados 24 horas), ni en hacienda, cuando vas asustado a, muchas veces, no sabes qué.

En fin, un caso que no acaba mal, en el que la atención no fue del todo buena. Que todo fuera eso.

Anónimo dijo...

El Hospital de Alcorcón es el peor de España.