8/1/09

Basta de estereotípos y tópicos: Ni machismo ni feminismo.

Hoy dedico el artículo a una de mis tías, que tras una larga y buena conversación ayer, con un café buenísimo, diferíamos en puntos de vista sobre el tema que da título a mi artículo. Personalmente repudio el machismo y el feminismo. Creo en la igualdad de géneros. Pero en igualdad para todo, no para unas cosas sí y para otras no.

Parece ser que en esta sociedad estereotipada, a más no poder, únicamente puedes viajar en el vagón de los machistas y de los feministas. Y me niego a viajar en ese tren. Todo este pensamiento es motivo de mi lucha contra el SEXISMO.

Los hombres machistas
Es ese tipo de hominido bipedo alimentador de la sociedad patriarcal en la que aun nos encontramos inmersos, que ve en el sexo contrario un subdominio facil, una subdivision del ser que funciona en perfecta complementariedad y a su servicio.

Las mujeres feministas
El 95% de ellas convierten sus proyectos de vida en combatir el machismo,en vez de luchar por la igualdad del hombre y la mujer en esta absurda sociedad de clases. Para ello, las ocupantes de este vagon reinventan los estereotipos machistas para combatirlos y lo unico que hacen es cambiarles de nombre. El resultado es el mismo: Obsesion por sociedad dictada por el matriarcado, ponderacion extrema del valor de la mujer, perdida de valores de identidad, y un largo etc.

Creo que es bueno que la mujer quiera tener la misma situación que el hombre en todos los aspectos. Pero cuando digo la misma, es la misma, no superior.
Estoy a favor de que en los Ayuntamientos exista una Concejalía del Ser Humano, y no una Concejalía exclusiva de la Mujer. Estoy a favor de que en las listas electorales puedan presentarse hombres y mujeres, pero no estoy a favor de que exista una Ley de Paridad que exija el mismo número de hombres que de mujeres en las listas electorales. Sí que es verdad que hay que tomar medidas en muchos aspectos para conseguir que la situación se equipare porque las mujeres han estado apartadas en un segundo plano durante muchos muchos años, pero gracias a muchas mujeres que han estado luchando desde el anonimato y que no se han llevado ningún mérito, ha sido como su situación a mejorado.

En conclusión, se puede llegar a deducir fácilmente que ambas actitudes son negativas por naturaleza, porque hieren la corteza de la infraestructura de un ser humano, al tratar de ejercer control, e imponer un yugo de superioridad medieval, a la fuerza. Creando una doble moral, en donde existe un trato desigual que viola todo derecho elemental sobre ser humano, por medio de un abuso verbal y psicológico.

Este tipo de tóxicos sociales deben ser desenmascarados así sea en el trabajo o en el hogar. Porque tanto como un contrato de trabajo, no implica la compra o venta de la dignidad, ni tampoco una acta de matrimonio, significa que otro semejante puede disponer de nuestra libertad, que es lo mas precioso que la vida puede ofrecer.

Yo no creo que las mujeres sean mejores que los hombres, ni que los hombres sean mejores que las mujeres, simplemente somos iguales y no se puede generalizar. Por lo tanto, me gustaría exigir la igualdad entre hombres y mujeres. Que conste que no me considero feminista ni machista. Es más, estos términos me parecen absurdos y más propios de un tiempo ya pasado.

No hay comentarios: