5/12/08

¿Donde está el lider político?

Que tome nota quien la tenga que tomar. Creo que puede hacer falta.
Todos estaremos de acuerdo que un mal "lider" puede llevar al traste un gran proyecto. Ante esta obviedad, me pregunto ¿donde está el lider político?

En décadas pasadas, sobre el liderazgo, se ha escrito mucho y variado. Filósofos, intelectuales, empresas de márketing social, especialistas en recursos humanos e incluso los manuales de autoestima han tratado de definir lo que debe ser y hacer un buen líder. Hasta la década de los sesenta se creía que era aquel que sobresalía por encima de los demás y mandaba. O lo que era lo mismo, un jefe. Hoy en día cobra más relevancia la figura del dirigente que es capaz de encabezar una organización, encauzando, organizando y coordinando colectivamente los anhelos y necesidades de los distintos grupos humanos.

Lo que ha cambiado poco es cómo se llega a la condición de lo reconocido a nivel popular como líder en el ámbito político. Sigue pasando como siempre. Una vez gestado dentro de las organizaciones el que la encabezará, habrá grupos de presión ya instalados que se moverán por sus propios intereses. Estos serán los encargados de acunar al personaje y protegerlo hasta que su liderazgo interno traspase el umbral de donde salió para encumbrarse hacia otras cotas de poder. Luego, con el paso del tiempo, pasa con mucha asiduidad también, el nuevo dirigente acabará creyéndoselo tanto que querrá caminar por sí solo y rodeado de nuevos acólitos que le sean leales (de legalis , servir a un rey) y fieles (de fidélitas , servir a un Dios)

Cuando alguien es aupado a altas instancias en cualquier faceta de la vida, y la política es una de ellas, siempre creemos que éste debe ser el más brillante, el más carismático, el mejor comunicador, y sobre todo, el más listo. Creo que estos atributos, en lo que siempre hemos entendido como un líder, deberían ser valores añadidos, pero nunca méritos supremos y excluyentes.

Partamos de la base de que un buen liderazgo político es aquel que no existe por no ser necesario. Esto ocurriría si las organizaciones políticas o las instituciones fueran vivas, tuvieran equipos fuertes y formados a los que se les permitiera trabajar, proponer y decidir. Pero esto no es casi nunca así. Es incuestionable que sigue existiendo esa figura del presunto líder porque, según los que crean opinión, debe haber referentes de personas que al menos mediáticamente sean la cabeza visible y el antagónico de otro (aunque luego existan pocas diferencias reales).

No obstante, el inevitable liderazgo debe ejercerse sin que se haya tenido que buscar. Tiene que venir por sí mismo. Además, para encabezar cualquier cosa que se pretenda digna, lo primero que hay que tener es un proyecto claro y creíble, donde todo lo que se haga esté enmarcado en una filosofía o unos principios. Un buen dirigente, además de ser honrado y coherente, debe tener en su cabeza pensamientos fríos pero serenos. Ser un buen "escuchador" (que no oyente) más incluso que buen hablador. Desplegar su autoridad moral y no la autoridad de la fuerza y el mando de los galones. Ser generoso para gestionar las victorias y fuerte para superar los fracasos. Respetuoso con los demás, incluidos sus enemigos políticos. Pero nunca debe claudicar de sus ideas por un mal entendido ejercicio del gobierno para todos y por tanto olvidarse de por qué y para qué está donde está.

Como decía John F. Kennedy , no debe tener miedo a rodearse de personas, al menos, tan inteligentes como él. Pero ha de tener un trato afectivo y comprensivo con ellos, a los que debe ver siempre como sus aliados y nunca como sus enemigos. No menospreciarlos ni ningunearlos. Con los externos a él, debe ser respetuoso estén por la colaboración o no. Pero rechazando siempre a los que solo buscan prebendas, favores y engordar su ego o su cuenta corriente.

Debe ser altruista, no endogámico, humilde, cercano y creíble. Y nunca creerse superior a nadie. Tener un comportamiento ético. Acompasar las palabras con las acciones. Porque es verdad que todos nos volvemos más buenos si practicamos la bondad.

Lenin, Hitler, El Che, Evita, Martín Luther King, Franco, Mussolini o Ghandi eran muy distintos, pero tenían una gran fuerza moral y ética para llegar a sus congéneres. Todos actuaban según lo que creían. Uno pretendió liberar al obrero de la esclavitud del capitalismo, el segundo una Alemania grande, el tercero desvincular a toda Latinoamérica de la opresión. La gran dama, amparada en el poder de su esposo, creía que con la caridad se podría llegar a la justicia social. El pastor protestante abogaba por la no discriminación racial, Franco y Mussolini lo mismo que Hitler, y el indio quería conseguir la liberación de su pueblo por medios pacíficos. Todos eran auténticos. A su manera y sus creencias, pero auténticos.

Puede que estuvieran equivocados en algo. O puede que tuvieran algo de razón, pero sobre todo, lucharon por lo que creyeron. Algunos tenían principios políticos. Otros no. Ellos mismos, en algunos casos, inventaron su propia ideología. Todos tenían carisma suficiente y otras virtudes para llegar a ser referentes de generaciones en países distintos en unos años convulsos del fenecido siglo XX. Casi todos acabaron muriendo trágicamente. Hoy son reconocidos, unos como revolucionarios, otros como fascitas, otros como pacifistas, y en el caso de Evita como icono, eso sí, un poco rancio de un partido sin ideología. Pero ahí están, como verdaderos referentes históricos de su tiempo.

¿Dónde están los de ahora?

Lo dicho. Al pan, pan, y al vino, vino. Y al que no le guste, que se de cabezazos contra las esquinas, hasta que las ponga todas redondas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Donde esta vuestro líder político?. O mejor dicho vuestro coordinador general para manifestarse, denunciar, proponer para mejorar, etc..., soy sinceramente lamentables políticamente hablando. En este municipio nadie conoce, ni tampoco saben de vuestra existencia. Lo lleváis claro, seguir así que los resultados municipales darán vuestro justo premio a vuestra pasividad.Bueno, bla,bla,bla... ¿Pero que haríais para mejorar los problemas municipales?. Es lo que a la ciudadania nos interesa para inclinar nuestro voto al partido político que mejores propuesta pongan públicamente. Todo lo que manifestáis lo sabemos con crece, ¿cual son vuestros proyectos para y la necesidad de los vecinos?.

Fernando López Trejo dijo...

Tío, no puedes pedir más a un partido con un año de vida, con representación parlamentaria. Lo normal es que ahora se centren en las elecciones autonómicas vascas y catalanas, donde lo tienen muy dificil, por no decir imposible, y en las elecciones europeas. En las municipales ya veras sus propuestas. Que impaciente.

Anónimo dijo...

Me da en la nariz a mi que esto es una autocritica para alguien de su propio partido.... me da a mi.