24/11/08

¿Tenemos los políticos que merecemos?La falta de formación por bandera.

Tras acudir al "debate" sobre los presupuestos de Alcorcón para el 2009, asistir a plenos, escuchar las noticias, ver las formas de ejercer la política en Alcorcón, analizar varias facetas de los políticos, me he decido a escribir este artículo, que puede ser algo "picajoso" para algún lector..

Da verdadera lástima escuchar a muchos políticos de nuestro municipio. Ya sea por la carencia del don de la palabra, por su ineptitud o por ambas cosas. Tras llevar unos dias un poco atento, repasando algún hecho pasado, y escuchando alguna tertulia política he llegado a la conclusión de que no todas sus mentiras son intencionadas. Más que nada porque algunos tienen tan poca formación que, de donde no hay no se puede sacar.

La formación de los políticos es importante. No podemos confiar nuestros votos al primer inepto que nos presentan en un cartel con un rostro más o menos agraciado por obra de la naturaleza (Photoshop). Al político se le debe exigir una formación mínima.

Para operar a corazón abierto hay que estar titulado en medicina y haber superado una dura residencia y años de especialización. Para dirigir una obra civil hay que tener un titulo de ingeniería y estar colegiado en el correspondiente colegio profesional. Hasta para conducir un coche hay que pasar una mínima prueba de habilidad al volante.

¿Y para dirigir el destino de una sociedad vale cualquier mentecato iletrado?(Me da la impresion en que en esto se parece la política y la prensa rosa, solo hace falta tener la suficiente falta de sentido del ridículo, y adelante).

Ahora yo, haciendo un pequeño paréntesis a este artículo, propongo ponernos en el otro lado de la acera, y os dejo esta pregunta que se me viene a la cabeza:¿es un problema de falta de nivel de los politicos o de cultura politica de los votantes? Yo, personalmente creo que ambas se compenetran perfectamente. Los políticos, sabedores de su poca formación, se aprovechan de la falta de cultura democrática que, aunque poco a poco se va superando, aún impera en España.

En Alcorcón, y en España entera, la gente mira sin descanso ni desmayo telebasura, a la mayoría solo le interesa de los politicos lo que sale en los titulares (normalmente las medidas más demagógicas) y casi nadie se preocupa demasiado en saber si lo que se promete pueden o van a cumplirlo y si es coherente.

Merece la pena destacar que en España, los más grandes políticos de la historia no fueron grandes por ser buenos administradores, lo que se podría lograr con una formación apropiada. Si bien muchos tuvieron una gran formación, lo que los hizo grandes fueron sus ideales, sus convicciónes y la capacidad de convencer a toda una nación de que hacer determinada cosa valía la pena.

En democracia todos tenemos el derecho de elegir nuestros dirigentes y todos tenemos el derecho de presentarnos. Exiten otras limitaciones no escritas que son las que hacen que una persona inteligente y con capacidad de liderar un proyecto social eficaz no se pueda presentar y solo se presente marionetas de los poderes facticos.

En resumen, la política es como un "todo a 100" en el que todos tienen cabida: saldos, ofertas y gangas variadas, que luego se rompen al primer uso, pero, como enseguida encontramos otro sustituto baratito ...¿qué más da?

La democracia ha sido mal entendida, se piensa que da la posibilidad de que cualquier "aparecido" pueda ocupar cargos de elección popular, pero no se exige nada de su formación. Esta "libertad" ha sido mal entendida y nuestras elecciones parecen más una guerra de popularidad que de personas idóneas. Gana el más guapo, el más gracioso, el que grite más, el más populista... que da mucho bla, bla, bla, y nada de contenido. Lo peor de todo es que somos como borreguitos que se dejan llevar de la opinión de los medios de comunicación y terminamos haciendo lo que los grandes quieren.

Hasta tanto no exijamos no tendremos gobernantes preparados. Muchos se escudan en la democracia para justificar su pusilanimidad, quieren hacer grandes cosas pero no tiene con qué. Se podrán esgrimir todo tipo de argumentos para justificar esa actitud política pero tal vez la más realista consista en constatar, lamentablemente, que de donde no hay, nada se puede sacar.

2 comentarios:

De Alcorcón. dijo...

Creo que sería un buen ejercicio de comprensión de todo lo que comentas, invitar a la gente a ver los plenos municipales a través de internet y la web municipal.
Algunos los tienen incluso grabados.
Por curiosidad e higiene democratica (que esta muy de moda), invitemos a todos a verlos.
No te parece Pedro?

Una imagen con sonido, mas que mil palabras. Y te has quedado corto.

Gracias por tus articulos.

Ciudadano de ALCORCON.

Pedro dijo...

Los Plenos del Ayuntamiento, sería un ejercicio muy sano democráticamente para todos.
Pero he de reconocer que muchas veces, más parece un gallinero que el centro de solución de problemas y proyectos nuevos para los ciudadanos de Alcorcón.

Pero sí, habría que ver los plenos, incluso asistir, si fuera posible y los horarios y otras circunstancias no nos lo impidieran.

Un saludo.