4/11/08

Sensatez y liderazgo.

Sensatez y liderazgo, dos bienes capitales a recuperar, para retomar un rumbo fuerte de crecimiento, progreso y estabilidad. Creo que una ciudad regida por un régimen bipartidista, donde la oposición (PP) colabora sin rechistar en determinadas decisiones incomprensibles del Equipo de Gobierno (PSOE), y un Ayuntamiento donde la fuerza política que apoyan al gobierno municipal(IU) rechaza explícitamente cualquier tipo de oposición, está empezando a entrar en una zona turbulenta, quizás a las puertas de un rudo conflicto institucional.

No comparto ninguna de las decisiones. Ni la del PP de colaborar de forma ciega con el PSOE en el poder en situaciones absurdas, y mucho menos con IU, que no hace nada como partido independiente, sino que colaborar en todo con el PSOE como mera comparsa. Pero ese no es el punto.

El tema es apreciar que el cambio de correlación entre los partidos, en un contexto de ausencia de liderazgos que iluminen el debate político, puede generar una dificultad mayor para avanzar en los grandes temas y en los acuerdos necesarios para enfrentar problemas objetivos.

Algunos consideran que estos son juicios exagerados, pero la verdad es que las proximas elecciones municipales han de intentar impedir, con mayor o menor éxito, dictaduras de mayorías.

Ojo, nada de esto es contradictorio con la necesidad de una exigente fiscalización municipal, que debería ser siempre y principalmente un atributo, un derecho y una obligación de la minoría.

En el caso del Ayuntamiento de Alcorcón, su política dictatorial y los propios políticos en la oposición que fomentan esta situación manteniendo riguroso y vergonzoso silencio. A mí no me gustan ni la forma de hacer política del Ayuntamiento ni su doble estándar. No me gustan ni la composición del Ayuntamiento ni su estilo hermético, como tampoco las nefastas consecuencias que va a acarrear para los vecinos de Alcorcón.

La mayoría absoluta llegó por la ineficaz política de oposición de un PP más dividido que nunca. Existe una gran mayoría de vecinos de Alcorcón que da la espalda a las formas de hacer política del PP y del PSOE, pero deberá probarse en las urnas en las proximas elecciones municipales.

Entre tanto, esta extraña correlación de fuerzas requiere mucha sensatez de todos. No se justifica la sobreactuación de una oposición que ha perdido hasta la fecha, con su lider Fernando Díaz, dos elecciones consecutivas. Y tampoco deben olvidar los del PP que perdieron la mayoría hace tiempo y que recuperarla no será nada de fácil, como nada de fácil fue conquistarla. En fin, para unos y otros, la mayoría quedará lejos, en otra parte, y la disputa por conseguirla exigirá arduo esfuerzo, creatividad y liderazgo.

Y mucho liderazgo, que es el recurso más escaso en la política de Alcorcón actual, puesto que la decisión de varios de los principales actores en escena está exactamente al revés, y consiste en no pronunciarse, en hacerse los lelos y tratar de pasar de todo. Pero no podemos olvidar que Alcorcón requiere de conducción y el liderazgo es contraintuitivo, no es políticamente correcto, es desafiante por definición.

Ahí tenemos a Enrique Cascallana (PSOE) y a Fernando Díaz (PP). Esos, creo, son un buen ejemplo, pero desafortunadamente frecuente, de la falta deliderazgo y carisma que con urgencia, en nuestra política actual, deben diluirse para que Alcorcón camine más allá de cada contingencia.

No hay comentarios: