17/11/08

Molestamos a la izquierda y a la derecha. Entonces, vamos bien.

Me veo en la obligación de sacar este artículo, debído a la gran cantidad de email y algunos comentarios que afloran en el blog.

Me escriben personas de izquierdas, que normalmente se autoadjetivan como socialistas, llamándonos chaqueteros y fachas. Me escriben personas de derechas calificándonos de izquierdas e incluso rojos.

Hoy más que nunca cobra valor el famoso dicho español: "Ladran, luego cabalgamos".

Voy por partes, que esto puede ser entretenido.
He intentado escribier varios artículos defendiendo a capa y espada el progreso. Pero ojo, progreso no tiene porque ir de la mano del progresismo. Progreso ideológico para avanzar más allá de las izquierdas y las derechas.
Varias veces he comentado que las ideologías del siglo XX no sirven para el siglo XXI. Están anticuadas, enraizadas en los tipicos tópicos de siempre.

Mientras muchos analistas, siguen pensando la política desde la dimensión izquierda-derecha, las representaciones de las opciones públicas que se construyen en las sociedades van por otro lado. Muchos dirigentes políticos también se suben a aquel eje, aparentemente con la idea de que ello los ayuda a definir mejor su posicionamiento y por tanto a atraer votos afines y a confinar a sus adversarios en un lugar indeseable. No hay duda que en la presente atmósfera política es poco correcto autoproclamarse de "derecha", pero este sesgo de la moda corriente no tiene que ver con las opciones políticas reales.

Las realidades del mundo de nuestros días plantean problemas y dimensiones de la política pública que no encuadran en la clásica distinción entre la izquierda y la derecha. Algunos son problemas viejos que reclaman nuevos enfoques para hacerles frente; otro son simplemente problemas nuevos. ¿Es de derecha o de izquierda promover un tipo de cambio alto o bajo? El tipo de cambio llamado ‘competitivo' favorece intereses económicos, pero disminuye el poder adquisitivo del trabajo. La izquierda y la derecha adoran debatir sobre el tamaño óptimo del Estado; pero en casi todas partes las sociedades reclaman un estado más eficiente, cualquiera sea su tamaño. ¿Es de izquierda o de derecha demandar buena gestión de gobierno?

Cuando los votantes hacen sus opciones electorales pueden estar pensando en alguna de estas diversas dimensiones, o tal vez en otras. Ninguna de ellas corta sobre el eje clásico, y todavía no han sido descubiertos los conceptos generales apropiados para englobarlas en términos tan simples como aquellos de izquierda y derecha que fueron tan útiles durante dos largos siglos, pero que no sirven para solucionar los problemas reales de la sociedad de hoy.

La idea es bien simple: los conceptos de “izquierda” y “derecha” son incapaces de explicar de forma satisfactoria el abanico de aproximaciones políticas a los retos que nos vamos lanzando entre todos, en esta sociedad cada vez más entremezclada que tenemos entre manos.

Así que señores del PP y del PSOE. Dejen los insultos para otros y pónganse a trabajar de una vez para solucionar los problemas de los vecinos, que esos problemas no entienden de derechas ni de izquierdas.

Nosotros, mientras tanto, seguiremos a lo nuestro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Haber cuando los de UPyD denuncian problemas municipales y de la ciudadania. No partidismo barato y hechos pasados. Veo que no os mojáis ni con bañador.

Pedro dijo...

Señor anónimo.
Me parece que Usted no lee nada en absoluto. No sólo mi blog, cosa que agradezco, sino la web www.upyd.com. Dentro encontrará un muchas iniciativas en las que nos mojamos y mucho. Pero tenga cuidado, no se cale demasiado.