11/11/08

La necesidad de la militancia activa y del asociacionismo.

Saliendo anoche de la reunión semanal del CEL de UPyD de Alcorcón, charlábamos dos compañeros, camino hacia casa, sobre el papel de la militancia y el asociacionismo. Yo, que siempre he militado, y mi compañero, que no lo había hecho nunca.

Me comentaba mi compañero, que ahora había sentido la necesidad de militar en un partido político y luchar, a nivel local, por sus ideales, ya que los dos grandes partidos de siempre, argumenta, han perdido el rumbo total,alejándose de la realidad cotidiana y manteniéndose ajenos a los problemas de los vecinos.

Yo, como dije con anterioridad, que siempre he militado, también expuse mis argumetos para hacerlo. Y esto me viene "al pelo" para el siguiente artículo que expongo y que tenía en mente.

No es preciso insistir demasiado en un hecho tan notorio como es la preocupante caída de la participación popular y el desinterés generalizado de la sociedad por todo lo relacionado con las cuestiones públicas y la política.

Resulta ya tópico hablar del desencanto que padecemos, del creciente abstencionismo ciudadano, de deshumanización e individualismo. Este fenómeno, a mi juicio, está reclamando una repotenciación del movimiento asociativo y de militancia en los nuevos partidos políticos, dado el permanente secuestro de la democracia real en las estructuras puramente formales de la misma. El desgaste de la democracia que tenemos, lleva planteando desde hace tiempo una recuperación ciudadana de las mismas, buscando formas más directas de participación en las distintas esferas de la sociedad.

Las múltiples carencias y demandas sociales que piden una respuesta inmediata y el progresivo deterioro de las condiciones de vida ahonda y hace más apremiante la exigencia de esa democracia directa y participativa. Hoy más que nunca es de necesidad perentoria la incorporación de los vecinos a la vida cotidiana de la ciudad, posibilitando que participen en corresponsabilidad entre la democracia de base y la representativa en permanente cooperación en la política municipal. Esta participación, tengo el convencimiento, de que llevaría implícitamente un enriquecimiento y los vecinos irían teniendo una visión más objetiva y solidaria de la situación.

La participación ciudadana debe convertirse en una necesidad esencial para la vertebración de la sociedad. El fortalecimiento del tejido asociativo y de la militancia política contribuiría a la estructuración de una sociedad civil fuerte y cohesionada y altamente reivindicativa. Hablar hoy de democracia participativa es sinónimo de la profundización de la democracia.

Siempre he pensado que la burocracia administrativa puede ahogar la vida asociativa de una ciudad, si ésta no se humaniza y se sensibiliza, poniéndose al total servicio de los ciudadanos. La participación es un derecho y un cauce necesario para hacer posible y operativa la creatividad social.

Desde estas líneas apelo a un contexto donde se conjugue la sociedad y la política, avalado por un gobierno de progreso, a que se rompan todas las cadenas burocráticas que en ocasiones separan a ambas sociedades, profundizando en la conquista de la democracia local, demostrando que la democracia directa es totalmente complementaria con la democracia participativa.

En UPyD de Alcorcón, estamos por la ardua labor de incorporar a la politica a todas esas personas con inquietudes sociales y políticas.

Desde UPyD Alcorcón animamos a todos los vecinos de Alcorcón a que se acerquen a conocernos y si, de verdad esas inquietudes y esa desilusión por las formas de hacer política actual, así como el cansancio y el aburrimiento de ver como, el partido que siempre has votado ya no defiende tus ideas e intereses, milites con nosotros de una forma activa.

Todos tenemos algo que decir. Todos somos bienvenidos a la nueva forma de hacer política. La política de la sensatez y de los vecinos. La política del cambio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

LLevas razón. Muchos somos los que hacemos política de salón y televisión y pocos los que se movilizan. Llevas mucha razón y me has dado mucho que pensar con este artículo. Gracias.